Google invierte más en su división contra el cáncer y otras enfermedades

La renuncia de un consejero de Roche pone en evidencia el interés del gigante tecnológico en la biotecnología.
Equipo de punta para análisis clínicos.
Equipo de punta para análisis clínicos. (Shutterstock)

Londres

El hombre que Google espera que revele los secretos del envejecimiento renunció a su puesto en el consejo de la empresa farmacéutica suiza Roche. Un indicio de las ambiciones del gigante del internet por su reservada incursión en las ciencias biológicas.

Arthur Levinson, quien convirtió a Genentech en uno de los grupos de biotecnología más grandes del mundo antes de que lo adquiriera Roche, deja el grupo debido a un potencial conflicto de interés con su papel de director ejecutivo del start-up Calico de Google. El miércoles 3 de septiembre, Calico acordó una alianza de mil 500 millones de dólares con AbbVie, rival de Roche, para el desarrollo de tratamientos para combatir enfermedades relacionadas con la edad.

El ejecutivo de 64 años, quien también es presidente delegado de Apple, el año pasado fue designado por Google para dirigir su operación de biotecnología con la misión de extender la vida humana en condiciones saludables.

Aunque se maneja como una compañía aparte, Calico destaca el empuje de Google más allá de internet con una serie de de proyectos “increíbles” como los automóviles que se conducen solos.

Levinson dijo el miércoles que el acuerdo con AbbVie “pondría en turbo” los esfuerzos de la compañía. Destacó a la neurodegeneración y al cáncer como las áreas en las cuales se enfoca Calico, colocando a la compañía en un curso de colisión potencial con Roche, el fabricante más grande del mundo de medicamentos contra el cáncer.

Al anunciar la salida de Levinson, Christoph Franz, presidente de Roche, dijo: “Lamentamos la decisión de Art, pero al mismo tiempo entendemos sus razones”.

En noviembre se hizo evidente el potencial conflicto de interés cuando contrató a Hal Barron, director médico de Roche y ex colega en Genentech, para dirigir el departamento de investigación y desarrollo de Calico.

Con esta sociedad, Calico y AbbVie invertirán hasta 250 millones de dólares cada uno, y potencialmente otros 500 mdd cada uno para “explorar la biología básica del envejecimiento y el desarrollo de nuevos medicamentos para pacientes con enfermedades relacionadas con la edad”.

Esto implicará la creación de unas “instalaciones de clase mundial para investigación y desarrollo en la zona de la bahía de San Francisco”, añadió Levinson.

Calico no es la única incursión de Google en el mundo del cuidado de la salud. En julio, Google cerró un acuerdo con la empresa suiza Novartis para desarrollar lentes de contacto “inteligentes” que puedan monitorear los niveles de azúcar en la sangre. Otras empresas de la costa oeste estadunidense también muestran interés en la ciencia del envejecimiento.