Gobierno federal va contra el robo de identidad

Ante el aumento del delito, el gobierno federal establecerá mecanismos para que bancos, el SAT y el INE puedan intercambiar información antes de abrir una cuenta bancaria o solicitar un crédito.
Durante la firma del acuerdo.
Durante la firma del acuerdo. (Milenio Digital)

Ciudad de México

Representantes del sistema financiero mexicano y del gobierno federal firmaron las bases de colaboración para inhibir la suplantación de identidad en México, con la intención de frenar el crecimiento de este delito.

Mario Di Costanzo, titular de Condusef, explicó que si bien las quejas por robo de identidad no representan todavía un monto alarmante dentro del total de quejas que el organismo recibe anualmente, sí preocupa el crecimiento acelerado de este delito.

En 2011 las quejas atendidas por la Condusef, relativas a un presunto robo de identidad, ascendieron a 4 mil. En 2015 las quejas de este tipo, que fueron atendidas en el organismo, superaron las 10 mil; pero en la totalidad del sistema bancario las quejas se ubicaron en 59 mil 250 y si a eso se suma la información relacionada con este tipo de casos por nuevas causas, la cifra sube a 100 mil casos  en 2015.

“Las personas de un día a otro ven desaparecer su patrimonio; que fueron despojados de su quincena, que ya tienen siete deudas, etcétera, y esto no sólo afecta su historial de crédito, sino también moralmente a las personas”, aseguró.

En la estrategia participarán la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV); la Asociación de Bancos de México (ABM); el Instituto Nacional Electoral (INE); el Servicio de Administración Tributaria (SAT); el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI); la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) y la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, dijo que este delito está creciendo en parte a la conectividad y el avance de las tecnologías, que si bien representan avances en la economía, generan vulnerabilidades en el sector bancario.

Aseguró que le corresponde a las autoridades, sobre todo al INE y al SAT, asegurarse de tener procedimientos que minimicen estas vulnerabilidades; mientras que a la banca le toca establecer mecanismos de control para evitar que alguien más pueda hacer uso inadecuado de los datos de un tercero.

“Que cuando un ciudadano presente su credencial de elector en un banco, exista un control rápido y eficiente para verificar que realmente sea su credencial”, explicó.