Ghosn, feliz de mantener el statu quo de Renault-Nissan

Mayor influencia del gobierno francés desata un debate acerca de si la estructura de la firma requiere cambios.
El directivo de la marca.
El directivo de la marca. (Toru Hanai/Reuters)

Yokohama

Carlos Ghosn, presidente ejecutivo de Renault-Nissan, desestimó la necesidad de cambiar la estructura de capital de la alianza para contrarrestar el incremento de la influencia del gobierno de Francia en Renault, y dijo que los grupos de accionistas tienen “cero influencia” en las operaciones de la empresa conjunta.

Los analistas especularon que Nissan podría cambiar su participación de 15 por ciento de acciones sin derecho a voto en Renault, después de que el mes pasado el gobierno francés aumentó de manera temporal su participación en Renault a casi 20 por ciento para bloquear una propuesta que podría disminuir su control, lo que provocó la ira de Ghosn.

“La estructura de capital que tenemos entre Renault y Nissan es estable”, dijo el directivo el lunes.

“Funciona bien y no hay razón para que la cambiemos”, y agregó que puede ser difícil alterar la estructura de capital sin una razón sólida de estrategia o de operación.

La cooperación entre los grupos automotrices en todo el mundo va en aumento, ya que las empresas aprovechan la escala para reducir costos y expandirse hacia nuevos mercados. También hay beneficios tecnológicos: la semana pasada, Toyota y Mazda acordaron una alianza que incluye tecnología ambiental y de seguridad avanzada.

La alianza Renault-Nissan se remonta a 1999, cuando Ghosn entró a Nissan como director operativo para ayudar a rescatar al fabricante japonés de automóviles, que en ese tiempo batallaba.

Desde entonces, la alianza se amplió para incluir al fabricante ruso de automóviles, Avtovaz. Renault y Nissan también acordaron una sociedad con la alemana Daimler en 2010, y recientemente ampliaron sus lazos con una empresa conjunta de fabricación en México.

Ghosn dijo que la tendencia de la industria hacia la consolidación se acelerará entre los participantes más chicos. Pero agregó que no hay necesidad de ampliar las alianzas de su grupo por ahora, y dijo: “La alianza actual tiene todo lo que necesita en términos de tamaño, poder financiero, acceso a tecnología”.

“No hay necesidad de hacerlo, pero si hay oportunidad de hacerlo para beneficio de la alianza, obviamente lo haremos”, agregó.

A pesar de que Renault-Nissan se considera una de las alianzas más exitosas en la industria, la medida del gobierno francés para fortalecer su influencia en Renault desató un debate acerca de si la estructura necesita un cambio.

La rentabilidad de Nissan y Renault también se invirtió desde que comenzó la alianza hace 16 años, cuando Renault era financieramente más fuerte que Nissan. De los 8 millones de vehículos que vendió la alianza el año pasado, los Nissan representaron 5.3 millones. La utilidad anual neta de Nissan de 3 mil 800 millones de dólares también es superior a la que generó Renault el año pasado, de 2 mil 300 millones de dólares.

Para volver a equilibrar la estructura de capital, los analistas dijeron que una opción es que Renault reduzca su participación de 43 por ciento de los votos totales en su socio japonés a menos de 40 por ciento, lo que le permitiría a Nissan ejercer sus derechos de voto en Renault.

“Este problema originalmente no tenía relación con Nissan, pero se convirtió en una advertencia para examinar la estructura de la participación de Renault-Nissan”, dijo Tatsuo Yoshida, analista de la industria automotriz en Barclays.


8

Millones de autos que vendió la alianza el año pasado; 5.3 millones fueron gracias a Nissan