Muestran en Detroit el avance de GM en Silao

Lo que se hizo en Guanajuato no tiene comparación; en 1992 se exportaban 180 mdd y ahora 16 mil, dice el gobierno local.
Mustafa Mohatarem, director de negocios de General Motors.
Mustafa Mohatarem, director de negocios de General Motors. (Especial)

Detroit, Michigan

El director de negocios de General Motors Internacional, Mustafa Mohatarem, afirmó que en Silao son producidas 300 mil camionetas por año y ya es una de las plantas más grandes del mundo.

En un recorrido por el edificio corporativo de General Motors en Detroit, el directivo mostró en una exhibición cada uno de los autos que fabrican en el mundo hasta llegar a las camionetas armadas en Silao, Guanajuato.

"Esta es un camioneta Denali, de GMC, fabricada en Silao", dijo Mohatarem, al señalar una camioneta gris, en exhibición, junto al último auto Camaro y Cadillac.

"Es una camioneta de lujo, de gran calidad, hecha en Guanajuato para exportación", dijo.

Habló que la situación económica en México, Estados Unidos y Canadá es favorable para la industria automotriz.

"La tendencia es que México crezca en el mercado de consumo de vehículos, porque la tasa de autos per cápita todavía es baja. Ahí vemos oportunidad". El único riesgo es la importación de autos usados, agregó.

El directivo dijo que no le preocupa la llegada de empresas japonesas a Guanajuato y que solo hay que observar el tema de los sueldos en la región.

"Al mismo tiempo es un reto. Evitar los problemas de falta de empleos por la concentración", dijo. "La planta de Silao tiene buena calidad, los trabajadores están muy bien y hay buena relación con el gobierno", afirmó.

Manuel Fernández es un personaje clave para Guanajuato. Él casi nunca sale en la fotografía, pero siempre está detrás de las inversiones. Es el promotor de las inversiones del gobierno de Guanajuato en el mundo.

Su trabajo consiste en viajar de un continente a otro, de un país a otro, en busca de las empresas que quieran invertir en el estado. Manuel habla con los ejecutivos, mantiene el contacto con el secretario Héctor López Santillana, hace las citas de negocios con el gobernador de Guanajuato, Miguel Márquez, y amarra las inversiones. Se puede tardar dos o tres años en concretar una inversión, pero es lo de menos, lo importante es ganarla.

Fernández tiene su base de operaciones en Chicago y ha sido testigo de la inversión de la planta de General Motors en Guanajuato en 2001, de Mazda en Salamanca en 2011 y Honda en Celaya en 2012.

Ha trabajado con cinco gobernadores: Carlos Medina, Vicente Fox, Juan Carlos Romero Hicks, Juan Manuel Oliva y Miguel Márquez, siempre sin reflectores, sin llamar la atención y sin hacer ruido, aunque su trabajo ha sido fundamental para dar seguimiento a los proyectos.

"Lo que se hizo en Guanajuato no tiene comparación. En 1992 exportábamos 180 millones de dólares y ahora 16 mil millones", dijo el funcionario al arrancar ayer la gira por Detroit.

Guanajuato ha tenido una transformación excepcional, dijo este promotor coahuilense que trabaja para el gobierno del estado desde 1991.

El mandatario de Guanajuato recibió ayer un premio de la Cámara de Comercio Estados Unidos-México por promover las inversiones entre ambos países.