Gasto de $13.5 más al mes por tomar refresco

El gasto conjunto al año será de 19 mil mdp, denuncian organizaciones de la cadena productiva azúcar-refresco.
Mayores presiones a los bolsillos de las familias.
Mayores presiones a los bolsillos de las familias. (Mónica González)

México

De aprobar el Senado el impuesto especial de un peso por litro a las bebidas azucaradas, los consumidores pagarán alrededor de 19 mil millones de pesos más el año entrante, estimaron las organizaciones de la cadena productiva azúcar-refresco.

En conferencia de prensa indicaron que el consumo por persona es de 163 litros anuales, por lo que el impacto al bolsillo del consumidor será mucho más grande de los 12 mil millones de pesos que el gobierno federal prevé recaudar, en más de 7 mil millones.

Al tomar como base estos datos, a partir de 2014 los consumidores pagarán cada uno alrededor de 13.5 pesos adicionales, ya que beben 13.5 litros mensuales, lo cual da una cifra superior a mil 500 millones de pesos.

Esa no será la única afectación, pues de acuerdo con Fernando Ponce, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas, el impuesto ocasionará la pérdida de 10 mil plazas laborales en el corto plazo, pero éstas pudieran llegar a duplicarse en el mediano plazo, ante la falta de incentivos para mantener la planta productiva.

A decir del dirigente refresquero, esta medida no aporta nada para combatir la obesidad, pues es un problema multifactorial, por lo cual el impuesto se vuelve una medida recaudatoria.

Hizo un llamado a los senadores para que sean sensibles con las peticiones de la industria y eviten aprobar una medida que afectará a miles de familias.

A su vez, Cuauhtémoc Rivera, presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes, indicó que de lo que recaude el gobierno por este impuesto, solamente 300 millones de pesos estarán dedicados al combate a la obesidad, conforme a la propuesta presentada por el Ejecutivo y avalada por la Cámara de Diputados.

“En el Presupuesto de Egresos de la Federación solamente se menciona la palabra obesidad en tres ocasiones, en los anexos 12, 17 y 25, concretamente en los renglones donde se desglosan los montos de gasto para los programas, ahí solamente se habla de 300 millones de pesos para este fin”, afirmó.

Agregó que el secretario de Hacienda y Crédito Público ha sido muy insensible con las organizaciones de la cadena productiva azúcar-refresco, puesto que no se ha querido reunir con ninguno de los representes de los organismos para escuchar las peticiones del sector.

“Ha habido mucha soberbia de parte del secretario de Hacienda, puesto que no ha querido reunirse con nosotros para escuchar nuestras propuestas. Pareciera que no estamos en un país democrático y ellos nos puedan imponer todo lo que quieran”, subrayó.

A su vez, Humberto Jasso, director general de la Cámara Nacional de las Industrias Azucarera y Alcoholera, subrayó que el aumento de precios que provocará el impuesto a los refrescos, hasta de 21 por ciento en las presentaciones de tres litros, perjudicará en mayor medida a las personas de menores ingresos.

Los organismos señalaron que están en riesgo más de 800 mil “tienditas”, pues más de 40 por ciento de la utilidad que obtienen proviene de la venta de refrescos y otro tanto de los productos denominados chatarra, que también tendrán una carga fiscal.