Gasta 77% de regiomontanos su aguinaldo en comprar regalos

De acuerdo al mismo estudio, el 77 por ciento de los regiomontanos destinaría a la compra de regalos el aguinaldo, contra el 39 por ciento de los habitantes de Jalisco y el 31 por ciento de los ...
Pasaje comercial Morelos.
Pasaje comercial Morelos. (Daniel Anguiano)

Monterrey

Como ya es tradición, el pasaje comercial Morelos, en el centro de la ciudad es uno de los puntos más concurridos por los regios durante todo el año, sin embargo, en la temporada navideña la afluencia de personas satura los negocios y las vialidades prácticamente se paralizan.

Y así como los transeúntes saturan los andenes del corredor, los establecimientos hacen lo mismo con sus aparadores, que lucen repletos no sólo de un muy nutrido inventario, sino también de la lluvia de promociones y artículos propios de la temporada.

De esta manera, boutiques, tiendas de discos, librerías, restaurantes y demás comercios se convierten en las nuevas tiendas de raya donde los trabajadores dejan sus salarios o si es el caso, sus aguinaldos.

De acuerdo a un estudio realizado por la consultora GfK, en el 2012 al menos el 40 por ciento de los mexicanos que reciben un aguinaldo lo destinarían para la compra de regalos en la temporada navideña.

De acuerdo al mismo estudio, el 77 por ciento de los regiomontanos destinaría a la compra de regalos el aguinaldo, contra el 39 por ciento de los habitantes de Jalisco y el 31 por ciento de los capitalinos. 

Además de los comercios establecidos, los vendedores ambulantes también hacen su agosto  en pleno diciembre, que a pesar de las constantes pugnas con el Ayuntamiento durante todo el año, en el último mes prevalecen.

De esta manera se puede observar que la oferta del comercio ambulante la componen lentes, artículos de invierno como gorras, guantes y bufandas; aunque de vez en vez se encuentra a personas vendiendo cachorros, como quien ofrece cualquier otra mercancía.

Aunque Morelos es un punto de referencia, en general, el centro de Monterrey se satura de comerciantes ambulantes; pues basta un recorrido por las avenidas Padre Mier, Cuauhtémoc, Juárez, entre otras, para darse cuenta de ello.

Incluso, un nuevo punto es la calle Washington, justo frente a la Alameda, donde hay negocios establecidos, que por la apariencia de su local dan a entender que están instalados las 24 horas del día.

Lo que sí resulta una verdadera odisea, es transitar por las arterias del primer cuadro en automóvil, pues un recorrido por las avenidas Juárez, Cuauhtémoc o Pino Suárez puede extenderse hasta media hora, cuando en días habituales el trayecto no sobrepasa los 10 minutos.

Esto sin contar que los días más fuertes en la afluencia de personas y automóviles al centro de la ciudad son precisamente los más cercanos al 24 de diciembre, cuando predominan las “compras de pánico”.