Ganan más los que prestan a pobres

Los financieras de consumo y Compartamos, líder en microfinanzas, son los más rentables; esta última institución, con tasa positiva de 58.2%.
Banco Azteca paga a sus clientes por el dinero que depositan, tasa de 4.6%, y es rentable 20.7%.
Banco Azteca paga a sus clientes por el dinero que depositan, tasa de 4.6%, y es rentable 20.7%. (Claudia Guadarrama)

México

La necesidad de servicios financieros que tiene la población de bajos recursos es alta, y aunque entrar a ese segmento implica altos riesgos y gastos operativos, los frutos que un banco puede cosechar son jugosos; como prueba, los bancos de consumo y Compartamos, líder de microfinanzas en México, cuentan con los más elevados índices de rentabilidad; es decir, son los que más ganan por cada peso que tienen invertido.

Según datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), en promedio, la rentabilidad sobre activos (ROE) de la banca comercial es de 10.47 por ciento; sin embargo, la de Compartamos llega a 58.2 por ciento, por arriba, inclusive, de la media de 21.1 por ciento de las instituciones especializadas en el consumo, donde sobresalen Consubanco y Banco Azteca con 41.8 y 20.7, respectivamente.

“Las microfinanzas, bien gestionadas, continúan mostrando un crecimiento superior a la media y consistente rentabilidad, tal y como lo demuestra Gentera —dueña de compartamos—. Son entidades que cobran intereses superiores y que tienen pérdidas crediticias más altas, pero lo contrarrestan con márgenes de ajuste mayores al de la banca tradicional”, dijo Frederic De Mariz, analista del banco suizo UBS.

Durante los primeros nueve meses de 2014, la filial de Gentera registró una ganancia de 2 mil 539 millones de pesos, la cual fue superior a las del inglés HSBC y del canadiense Scotiabank, que reportaron una utilidad neta de mil 631 y de 2 mil 293 millones de pesos, respectivamente, ello pese a ser entidades que manejan carteras de crédito 10 veces más robustas.

Un estudio elaborado por el banco europeo UBS señala que Compartamos es el banco más rentable no solo de México, sino del mundo; le siguen VZ Holding con sede en Suiza, el sudafricano Capitec Bank, el mexicano Inbursa y el National Bank Of Georgia. 

“Gentera aparece con un valor atípico, con la rentabilidad más alta a escala mundial en nuestro universo de cobertura”, resalta el documento. 

De acuerdo con la CNBV, al cierre de septiembre de 2014, la tasa de interés promedio del sector bancario se ubicaba en 7.8 por ciento, no obstante, Compartamos Banco registró una de 60.2 por ciento, la más alta del sistema a la que solo se le acercan Forjadores, con 55 por ciento; Azteca, 41.4; Ahorro Famsa, 21.7; Pagatodo, 32.3; BanCoppel, 24.3 y Consubanco, 31 por ciento.

Luis Foncerrada, director general del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceesp), reconoció que al ser entidades que atienden al sector informal asumen más riesgos, pero ellas mismas propician el impago al elevar en demasía los costos, además, advirtió que estas altas tasas de interés son exageradas e impiden el desarrollo social y financiero del país.

En contraste, la tasa pasiva de estas entidades financieras —lo que pagan al cliente que deposita en ellos su dinero— , está muy por debajo de la activa, por ejemplo: la de Compartamos es de solo 5.5 por ciento; la de Banco Azteca de 4.6; Famsa ofrece 6.8; BanCoppel solo 2.6 y Consubanco llega a dar un rendimiento hasta de 12 por ciento a sus clientes.  

Acorde con la última Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, 27.5 por ciento de los mexicanos adultos cuenta con algún crédito formal, lo que equivale a más o menos 19 millones 300 mil personas; sin embargo, muchos de estos financiamientos llegan a alcanzar tasas de interés hasta de 90 por ciento en el sector bancario y de 150 por ciento o más, en el no bancario.

Alejandro García, director de instituciones financieras de la calificadora Fitch, explicó que el alto precio del crédito se observa más marcado en el segmento bajo de la población debido a factores como un nulo historial crediticio y que es un sector costoso de operar, en especial, al momento de calcular el riesgo; es decir, la probabilidad de que la gente deje de pagar.

“No es lo mismo dar una tarjeta de crédito en el segmento de altos ingresos, porque puede tener un comportamiento muy distinto en la morosidad, que cuando esa misma tarjeta se la autorizas a gente de ingresos medios o que no tenía experiencia crediticia, tiene mucho que ver el tipo de producto y el segmento al que va dirigido”, dijo García.

Frederic De Mariz, analista de UBS, señaló que curiosamente, los jugadores de microfinanzas tienen una menor diversificación de ingresos que los tradicionales, lo cual aumenta el riesgo de un colapso en el caso de un descenso cíclico en los préstamos, pero eso también los ayuda a tener una mayor rentabilidad si lo saben gestionar.

Pese a ser pequeño en comparación de los grandes bancos, solo tiene 0.3 por ciento del total del sector, Compartamos es el más poderoso en el microcrédito del país, según el “Benchmarking de las microfinanzas”, elaborado por Prodesarrollo y el Pronafim, domina el mercado con 44 por ciento de la cartera total bruta, la cual se acerca a los 40 mil millones de pesos.

Extranjeros

BBVA Bancomer, el banco más grande que opera en México, por ejemplo, registró al cierre del tercer trimestre del año una utilidad neta acumulada de mil 600 mdd, equivalente a 87% de los mil 900 que consiguió el grupo al que pertenece en el mismo periodo, lo que lo coloca como la joya de la corona de BBVA, al ser la filial que más aporta.

En México, cinco de los siete mayores bancos son extranjeros y contribuyen de forma importante a las ganancias de su matriz: Bancomer, del español BBVA; Banamex del estadunidense Citigroup; Santander, de su homónimo ibérico; HSBC, del inglés de igual nombre, y Scotiabank, del canadiense The Bank of Nova Scotia.