GM compra "startup" de vehículos autónomos

Ford lanza unidad de movilidad "inteligente".
El jefe de General Motors Dan Ammann (der.) posa con los fundadores de Cruise.
El jefe de General Motors Dan Ammann (der.) posa con los fundadores de Cruise. (Especial)

Nueva York, San Francisco y Londres

General Motors adquirió una startup de vehículos autónomos de San Francisco por la que pagó más mil millones de dólares (mdd), ya que se intensifica la carrera entre Detroit y Silicon Valley para controlar el futuro de la conducción.

La compra de Cruise por parte del fabricante de automóviles más grande de Estados Unidos es la más sorprendente de una serie de acciones que realizan las automotrices tradicionales, y los reguladores se preparan para patrones de movilidad radicalmente diferentes.

GM no quiso hablar sobre las condiciones de la compra, pero una persona cercana a Cruise dijo que la automotriz pagó más de mil mdd, en acciones y dinero.

El acuerdo se produjo el mismo día en que Ford, el mayor competidor estadunidense de GM, anunció la creación de una división separada, de nombre Ford Smart Mobility, en la que une sus propios crecientes esfuerzos en el desarrollo de nuevos servicios de movilidad.

Dan Ammann, presidente de GM, dijo que la empresa quedó impresionada por la velocidad de desarrollo de Cruise, que empezó ofreciendo kits para convertir los vehículos actuales y poder realizar una conducción autónoma en las autopistas.

“Tomaron los retos más difíciles y desafiantes y los resolvieron a un ritmo impresionante”, dijo.

La compra de GM se produce después de su inversión, que anunció en enero, de 500 mdd en Lyft, la startup para solicitar transporte, y el lanzamiento de Maven, su propio servicio de auto compartido. Se espera que la suma de Cruise ayudará a GM a lograr su objetivo de desarrollar una flota de taxis autónoma que va a operar Lyft.

Mark Wakefield, director del sector automotor de la consultora AlixPartners, dijo que espera ver que pocas automotrices o empresas de tecnología “avancen solas” en el desarrollo de tecnología de vehículos autónomos y conectados.

Las automotrices tradicionales y las startups de Silicon Valley compiten ferozmente y colaboran de manera en esfuerzos paralelos para desplegar coches realmente autónomos. Mientras que en cierto momento los grupos de tecnología, como Google y Apple, parecían tener la determinación de sustituir completamente a las automotrices tradicionales, los retos llevaron a que algunas compañías formen alianzas para aprovechar las fortalezas de la otra. “Esperamos más alianzas, más asociaciones en esta área”, dijo Wakefield.

La intensidad del interés en la tecnología autónoma quedó clara por el aumento incremento en la valoración de Cruise. De acuerdo con Crunchbase, que monitorea las inversiones de capital privado, en la última ronda de financiamiento de la compañía, que se completó en diciembre, se le valoró en alrededor de 90 mdd.

Egil Juliussen, director de investigación de la consultora IHS Automotive, dijo que GM quiere adquirir suficiente tecnología “para controlar su propio destino en los automóviles de autoconducción”.

1,000 mdd

Valor estimado de la transacción con la que General Motors compró la empresa Cruise de San Francisco