GB pagará millones a la UE para seguir en mercado único

Gran Bretaña contempla hacer contribuciones mayores a las esperadas para los programas de seguridad de la Unión Europea.
Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo.
Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo. (Carlo Allegri/Reuters)

Londres/Bruselas

Gran Bretaña pagará miles de millones de libras al presupuesto de la Unión Europea después del brexit para que la City de Londres mantenga el preciado acceso al mercado único bajo los planes que se discuten en el gabinete de Theresa May.

La exigencia de la primera ministra para que Gran Bretaña controle sus fronteras y elimine la jurisdicción de los jueces de la Unión Europea llevó a que muchos en Londres y Bruselas llegaran a la conclusión de que los bancos y las aseguradoras con sede en Reino Unido inevitablemente perderían sus derechos de “pasaporte”, que les permite operar libremente en Europa.

Pero en una medida que probablemente irrite a muchos conservadores euroescépticos, May no descartó que en el futuro se realicen pagos a la Unión Europea para tener acceso privilegiado al mercado único. Las finanzas se encuentran entre los sectores que tienen más probabilidad de beneficiarse de cualquier acuerdo que reconozca la “equivalencia” de los regímenes regulatorios.

El viernes se le aseguró a Nissan, el fabricante japonés de automóviles, que las condiciones de comercio para su planta de Sunderland no van a cambiar después del brexit, en la primera señal de que el gobierno podría favorecer a sectores para protegerlos del impacto de salir de la Unión Europea.

Varios altos ministros dijeron a Financial Times que el gabinete considera la forma como Gran Bretaña puede continuar con los pagos de miles de millones de libras para el presupuesto de la Unión Europea. “Tenemos que ser cuidadosos en la forma como debemos explicarlo”, dijo un ministro. “Pero Theresa es muy cuidadosa en no descartarlo”. Otro alto funcionario conservador dijo: “Con Theresa, tienes que escuchar con mucha atención los silencios”.

La Oficina Nacional de Estadísticas de Reino Unido dijo que la contribución anual neta promedio de Gran Bretaña a la Unión Europea entre 2010 y 2014 fue de 7 mil 100 millones de libras, una vez que se tomen en cuenta el cheque británico (el descuento en la contribución de Gran Bretaña a la Unión Europea) y el flujo de dinero regrese de Bruselas para las instituciones en Reino Unido.

Además de cualquier pago futuro a la Unión Europea después del brexit, Reino Unido también se enfrenta a un costo hasta 20 mil millones de euros por su divorcio del bloque, de acuerdo con un análisis de Financial Times.

Para tranquilizar a los partidarios conservadores del brexit, los ministros también buscan la forma de refinar los pagos futuros. Por ejemplo, Gran Bretaña podría hacer contribuciones mayores a las esperadas para los programas de seguridad de la Unión Europea o utilizar el presupuesto de ayuda para financiar proyectos europeos.

Los banqueros presionan para que el gobierno británico encuentre la forma para que el sector mantenga tanto como sea posible la mayoría de sus derechos de pasaporte para que se pueda tener acceso al mercado único. Argumentan que retroceder en los programas que tienen equivalencia regulatoria con la Unión Europea es demasiado riesgoso y no evitaría que trasladen fuera de la Gran Bretaña puestos de trabajo.

Oliver Letwin, ex jefe de políticas de David Cameron, dijo que es crítico que Gran Bretaña pueda vender servicios financieros minoristas en la Unión Europea. “Si tenemos que comprar este acceso al mercado a través de mantener las contribuciones al presupuesto de la Unión Europea, bien puede ser un precio que vale la pena pagar, dado el número de empleos en Reino Unido que se ven involucrados, dijo.

Pero Conor Burns, parlamentario conservador euroescéptico, dijo: “Salir de la Unión Europea no significa pagar dinero a la UE”. Dijo que el pueblo británico lo rechazó específicamente en el referendo del 23 de junio.

Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, dijo la semana pasada que “la esencia del brexit” parecía que incluía no realizar más contribuciones al presupuesto; dijo que la Unión Europea se dirige a una ruptura “radical”, con una relación económica más flexible en el futuro.

Pero un alto diplomático europeo dijo: “Incluso antes de la votación del brexit, el papel de la City de Londres era precario. Existía el problema de que el centro financiero del euro estuviera fuera de la zona euro. Ahora que está fuera de la Unión Europea, es punto final para el pasaporte”.

Los ministros británicos consideran hacer mayores contribuciones al presupuesto de la Unión Europea, durante cualquier periodo de transición entre el brexit, que se espera en 2019, y la conclusión de un acuerdo de libre comercio europeo, que puede requerir de muchos años más para llegar a acordarse. Los pagos se pueden extender incluso más allá de ese periodo.

Otro alto diplomático de la Unión Europea dijo: “Tendrá que existir una contribución al presupuesto a lo largo de la transición”. Sin embargo, probablemente se termine el descuento que aseguró Margaret Thatcher en la década de 1980. Los ministros consideran las opciones para el brexit y Downing Street se niega a que lo lleven a una posición de negociación, y a cualquier debate sobre las contribuciones futuras para el presupuesto lo consideran “minucias”.