En GB se disparan solicitudes de ayuda contra ciberdelitos

Las peticiones de autoridades extranjeras aumentaron 62% durante el año pasado.
La infraestructura financiera de Londres, tentadora para el 'lavado'.
La infraestructura financiera de Londres, tentadora para el 'lavado'. (Justin Tallis | AFP)

Corresponsal legal

Las solicitudes de autoridades extranjeras a Reino Unido en busca de ayuda en la lucha contra los delitos financieros aumentaron 62 por ciento el año pasado, lo que destaca el avance de los ilícitos cibernéticos y la vulnerabilidad de los bancos con sede en Londres a los intentos de lavado de dinero.

La Oficina de Fraudes Graves (SFO, por su sigla en inglés), que investiga el fraude transfronterizo, principalmente sobornos y corrupción, recibió 55 solicitudes de "asistencia legal mutua" el año pasado.

La cifra de asistencia legal mutua se compara con 34 en 2014, 25 en 2013 y 23 en 2012, de acuerdo con Thomson Reuters Legal, que recopiló los datos mediante la solicitud de libertad de información.

El aumento en el número de solicitudes del extranjero a la SFO sugiere que, a pesar de la disminución de las investigaciones mundiales más grandes en la manipulación del marco de referencia, el número de casos no desciende. De hecho, los fiscales en todo el mundo aumentan a un nivel sin precedentes las investigaciones de fraude transfronterizo en los casos que probablemente todavía no son públicos.

El Ministerio del Interior recibe miles de solicitudes cada año, pero solo envía los casos de fraude más grandes, que normalmente involucran más de un millón de libras, a la SFO en lugar de a la Agencia Nacional contra el Crimen o cualquier otra autoridad. La mayoría de los casos que toma la SFO implican al menos otra jurisdicción. Los casos actuales de la SFO, que incluyen investigaciones sobre acuerdos de Barclays en Qatar, Rolls-Royce, GlaxoSmithKline, Tesco y Sarclad, una compañía de tecnología del Reino Unido, implican trabajar con investigadores extranjeros.

Algunas solicitudes del extranjero provienen del Departamento de Justicia de EU, la fiscalía más activa a escala mundial en casos de sobornos. La agencia se comprometió a intensificar la aplicación bajo la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero, después de recaudar 24 millones 200 mil dólares en multas en 2015, en comparación con mil 200 millones de dólares en 2014.

Desde el compromiso que hizo el mes pasado Leslie Caldwell, directora de la división criminal del Departamento de Justicia de EU, el departamento estadunidense resolvió casos con VimpelCom, un operador ruso de telefonía móvil, y Olympus, el fabricante japonés.

El aumento de solicitudes desde el extranjero también puede deberse a que es posible que los bancos británicos se utilicen sin saberlo como conductos, porque "la infraestructura financiera de Londres los vuelve un lugar tentador para tratar de lavar dinero y hacer otras transacciones ilícitas", señaló Thomson Reuters.

El número de solicitudes de asistencia legal mutua que recibieron las autoridades de Reino Unido aumentó a 5 mil 728 el año pasado, cerca de 20 por ciento definidas como fraude habilitado cibernéticamente.