GB alista reglas más duras contra el "lavado" de dinero

Las personas ricas bajo sospecha de actividad criminal tendrán que explicar la forma en que obtuvieron sus activos.
David Cameron, primer ministro de Reino Unido.
David Cameron, primer ministro de Reino Unido. (Stefan Wermuth-Reuters)

Bajo una iniciativa contra el lavado de dinero que anunció ayer el gobierno de Reino Unido, las personas ricas que caen bajo la sospecha de que realizaron alguna actividad criminal tendrán que explicar antes de que se presente alguna acusación cómo obtuvieron sus activos.

Los planes aumentarán la responsabilidad de las empresas para informar sobre actividades financieras sospechosas y también se va a considerar como delito el enriquecimiento ilícito, una medida que se enfoca en los funcionarios públicos que aprovechen su poder.

Los investigadores podrán señalar a una empresa como “motivo de preocupación con relación al lavado de dinero”, una medida que obligará a los bancos, bufetes legales y despachos de contabilidad a aplicar medidas especiales al hacer negocios con ellos.

Esa medida es la más reciente en una serie de pasos que empezó a realizar el gobierno en el último año para fortalecer la transparencia y la aplicación de la ley en el sistema financiero británico.

Miles de millones de libras de dinero corrupto fluyen a través del sistema financiero de Reino Unido, de acuerdo con un análisis oficial que se publicó en octubre.

Los sectores bancario, jurídico y contable plantean un “alto riesgo” de lavado de dinero, según el informe conjunto que realizaron el Tesoro y Ministerio del Interior.

Theresa May, ministra del Interior, dijo que el sistema financiero británico corre el “riesgo de que lo socave el lavado de dinero, las finanzas ilícitas y el financiamiento al terrorismo”. El plan “enviará un mensaje claro de que no vamos a tolerar esto”, explicó.

El intento de limpieza llega tres semanas antes de que David Cameron sea el anfitrión de una cumbre internacional anticorrupción. En las últimas semanas el primer ministro empezó a sentir la presión política después de que la gigantesca filtración de datos de una firma de abogados panameña desató un escándalo internacional sobre la evasión fiscal. Como consecuencia, el primer ministro le encargó a las autoridades del Reino Unido crear un equipo especial de trabajo para examinar los impuestos, las malas prácticas financieras y delitos que se relacionan con los acuerdos que expuso la filtración.

El gobierno toma medidas para inyectar un mayor escrutinio al sistema financiero británico. El verano pasado, Cameron anunció una ofensiva contra las empresas offshore que utilizan el mercado inmobiliario del Reino Unido para lavar dinero sucio.

Eso significa que las empresas extranjeras que tienen propiedades en Gran Bretaña se pueden ver obligadas a publicar la identidad de las personas que se benefician de ellas, de acuerdo con las propuestas que se publicaron el mes pasado.

Parte del auge de las propiedades de lujo de Londres en los últimos años es atribuida a compradores extranjeros que utilizan sus ganancias producto de delitos para comprar casas de gran valor.

El director de la organización responsable de investigar los delitos económicos dijo el año pasado que los delincuentes extranjeros hacen que aumenten los precios de las casas al lavar miles de millones de libras a través del mercado inmobiliario. Donald Toon, director de la sección de delitos económicos de la Agencia Nacional contra el Crimen (NCA, por su sigla en inglés), dijo que le alarmaba la cantidad de casas que registran complejas empresas offshore. A principios de este año, May creó un nuevo grupo especial de trabajo contra el fraude, en el que los bancos trabajarán con el Banco de Inglaterra y la policía para enfocarse en los delitos financieros.