Funciona el rescate; baja el dólar a $16.35

Agustín Carstens, gobernador del Banxico, no descarta repunte en las tasas para reforzar la moneda, incluso al margen de lo que haga la Fed.
El Banco de México confía en que la subasta mitigue la depreciación.
El Banco de México confía en que la subasta mitigue la depreciación. (Javier Ríos)

México

Luego de que la Comisión de Cambios, integrada por funcionarios del Banco de México (Banxico) y la Secretaría de Hacienda, elevó el monto de las subastas diarias, de 52 a 200 millones de dólares, y redujo el porcentaje de variación para realizar una segunda subasta por otros 200 millones, el peso registró una apreciación.

En la última sesión de la semana, el peso se apreció 2.81 por ciento en operaciones al menudeo, al venderse en sucursales bancarias en 16.35 pesos, desde los 16.81 pesos del jueves; mientras que en operaciones al mayoreo se cotizó en un mínimo de 16.12 pesos, cifra inferior a los 16.27 pesos del cierre previo.

El gobernador del Banxico, Agustín Carstens, dijo en entrevista radiofónica que si bien se puede utilizar la política monetaria nacional para defender al peso (subir las tasas de interés), dado que la inflación está en un nivel históricamente bajo y las expectativas de precios son estables, esto implicaría agregar un mayor costo a la economía; por eso se utilizó el instrumento de la intervención en el mercado cambiario.

No obstante, advirtió que si el comportamiento del tipo de cambio necesita el refuerzo de mayores tasas, las autoridades las aumentarán, independientemente de qué es lo que haga la Reserva Federal; reiteró que el Banxico tiene alrededor de 190 mil millones de dólares, lo que le da mucho espacio para intervenir en el mercado cambiario.

Carstens señaló que las acciones realizadas por la comisión son inyecciones adicionales de recursos hacia el mercado y, obviamente, mientras más oferta, el tipo de cambio deberá comportarse mejor; es decir, que la depreciación que ha sido resultado sobre todo de factores externos, se mitigue.

El gobernador del Banxico explicó que la depreciación del peso responde a que la economía de Estados Unidos se ha ido recuperando; derivado de esto, la Reserva Federal de ese país elevará su tasa de interés, probablemente en septiembre; no obstante, una mejor situación en el vecino país del norte ayudará a la economía mexicana.

Carstens indicó que hace algunos meses, cuando la economía de Estados Unidos se fortalecía, la divisa mexicana se apreció porque el pensamiento era que más solidez de ésta y mayores exportaciones del país implicaban un peso más fuerte.

Sin embargo, ahora una mayor fortaleza en la economía estadunidense implicará el alza de las tasas de interés, lo que ocasionará un ajuste de portafolios, pero esto se terminará cuando dichas tasas logren su magnitud, más apegada a la nueva realidad del vecino país del norte.

Referente a la inflación, Carstens dijo que no es tan sorprendente el comportamiento bajo de los precios, pese a la situación del mercado cambiario, ya que el país tiene una política monetaria ordenada, las finanzas públicas han coadyuvado a la estabilidad y las reformas estructurales han contribuido a tener menores costos, como en las telecomunicaciones y la electricidad.

Pese a estas acciones, el área de análisis de Banco Base indicó que en el corto plazo el tipo de cambio seguirá enfrentando riesgos al alza con la publicación de indicadores económicos relevantes en Estados Unidos, como los datos de empleo.

Agregó que la situación de nerviosismo que ha originado el mercado de capitales de China podría desencadenar nuevos episodios de aversión al riesgo que incrementen las posturas a favor del dólar.

En Scotiabank estiman que habrá un tipo de cambio mayor en los próximos meses, porque los mercados internacionales están reaccionando con más inquietud al alza de tasas en Estados Unidos, porque los precios del petróleo se esperan más bajos y en el entorno interno se han producido malas señales que limitarían la velocidad de baja en el tipo de cambio cuando ceda la tensión en los mercados globales.

Defendiendo al peso

El banco central tiene 190 mil millones de dólares, lo que le da mucho espacio para intervenir en el mercado cambiario, dijo el gobernador Agustín Carstens.

Banco Base considera que el tipo de cambio seguirá enfrentando riesgos al alza por la publicación de indicadores económicos en Estados Unidos, como los del empleo.

Analistas de Scotiabank estiman que el tipo de cambio será mayor en los próximos meses, dado que los mercados internacionales están reaccionando con mayor inquietud al alza de tasas en Estados Unidos y porque los precios del petróleo se esperan más bajos.