Sudamérica, la nueva ruta de las armadoras al libre comercio

Con los acuerdos bilaterales entre México y países sudamericanos, las armadoras mexicanas incrementarán su mercado.

México

Corporación San Luis es una empresa de autopartes mexicana que invirtió 10 millones de dólares recientemente en su planta en Brasil. Las expectativas son alcanzar una participación de mercado de 10% en ese país para 2016.

“En Brasil casi todo se mueve por carretera por lo que la demanda es muy alta y ese es el mercado en el que estamos enfocados, nuestra planta está operando a una capacidad entre 90 y 95% y en general prevemos que nuestra participación de mercado crezca en 10 puntos para 2016”, comenta Juan Pablo Sánchez, director de finanzas y relación con inversionistas de San Luis.

Los acuerdos que se firmaron entre los gobiernos de México y Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay detonarán el intercambio comercial automotriz tanto de autos como de autopartes, coincidieron especialistas.

Aunque las exportaciones automotrices de México a esos países representan poco más de 5%, la diversificación que permite a las empresas es positiva.

Analistas y empresas consideran que los acuerdos recientemente firmados benefician el comercio exterior del sector dada la importancia que tienen las exportaciones para las empresas que operan en México.

“Aunque el comercio en el sector automotriz es prioritariamente con Estados Unidos, estos acuerdos permiten a las empresas del sector diversificar sus exportaciones, lo que es positivo en una industria que está mostrando un gran dinamismo y dadas las inversiones esperadas”, comenta Alejandro Cervantes, analista de Banorte.

En los últimos cuatro años las exportaciones de autos a Sudamérica registran caídas de hasta 25% afectadas por la suspensión de los acuerdos que se firmaron en el pasado.

En 2011 y 2012 las exportaciones de autos producidos en México a los países de Sudamérica, principalmente Brasil y Argentina, registraron los mejores niveles en su historia. La tendencia no se pudo mantener.

“En 2011 en algunas naciones, principalmente Brasil, los gobiernos optaron por imponer medidas proteccionistas a su producción, lo que limitó la entrada de autos. México estuvo afectado por esas medidas”, comenta Isaac Velasco, analista de BX+.

Hasta 2012, revelan datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), la exportación de autos a Sudamérica, principalmente Brasil y Argentina, sumaron más de 250,000 unidades, registrando ese año un crecimiento cercano a 8%.

Para 2013 la situación cambió y las exportaciones no llegaron a 200,000 unidades, lo que implicó una caída de casi 20%. La situación negativa para el comercio de autos se intensificó el año pasado cuando se comercializaron casi 154,000 unidades, lo que representó una baja de 23%.

En 2012, Brasil impuso restricciones de cupo a la industria mexicana equivalente a 164 mil millones de dólares, además de fijar un contenido de autopartes brasileñas de 35% para la fabricación de autos nuevos, lo que afectó las exportaciones mexicanas.

En ese entonces directivos de marcas como Nissan y Toyota afirmaron que la decisión afectaba sus metas de crecimiento para un mercado que estaba en expansión. La primera resultó ser la empresa más afectada.

Acuerdos firmados

De acuerdo con información de la Secretaría de Economía, México concluyó en el primer trimestre del año acuerdos con Argentina y Brasil  mediante los cuales prorroga por cuatro años los convenios automotores.

Asímismo firmó el otorgamiento de preferencias arancelarias en el sector con Uruguay y Paraguay.

En el caso de Argentina en el Diario Oficial de la Federación la dependencia precisa que las partes otorgarán de forma recíproca y temporal, por un periodo de cuatro años, arancel cero a las cuotas de importación anuales del 19 de marzo de este año al 18 de marzo de 2019, para que a partir del 19 del tercer mes de 2019 sea libre comercio.

Según lo acordado México y Argentina mantendrán el porcentaje de 35% en el contenido regional  de los vehículos para llegar a 40% en el 2019, informó la Secretaría de Economía.

Para Brasil, el tercer mercado más importante para las exportaciones automotrices de México, con una participación de 4%, el acuerdo implica que México será el responsable de distribuir 70% del cupo de exportación automotriz a Brasil fijado por 1,560 millones de dólares para el periodo marzo del 2015 a marzo del 2016, explica Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

“Es importante el acceso comercial a través de cupos que otorgó Brasil y Argentina a México”, comenta el representante empresarial.

Entre las empresas participantes para vender a Brasil y Argentina se encuentra: Ford, General Motors, Chrysler, Nissan, Volkswagen, Honda, Mazda, BMW y los planes que prevé Toyota y Mercedes Benz.

Según datos de la Secretaría de Economía, Nissan será la empresa que podrá exportar más vehículos a Brasil pues el cupo de exportación de vehículos a Brasil asignado a la automotriz es de 238.98 millones de dólares.

Le sigue Volkswagen con un cupo de 219.04 millones de dólares para Volkswagen y de 209.14 millones para Ford.

Le siguen General Motors con un saldo de cupo de 186.08 millones de dólares, Chrysler con 173.83 millones de dólares, Honda con 40.21 millones de dólares y BMW con 1.63 millones.

Cierran la lista BRP México con 0.75 millones y EDAG EngineeringDesigan de México con 0.98 millones.

Mercados en caída

Los especialistas manejan con reservas la negociación de los acuerdos pues las economías de las dos principales economías con las que se comercian autos, Brasil y Argentina, no pasan por un buen momento.

“Hace dos años cuando las exportaciones eran tan altas la economía brasileña estaba en buen momento, ahora las expectativas no son muy positivas lo que afecta la demanda y no sabemos si se logre llegar a los acuerdos pese a lo negociado”, comenta el analista de BX+.

De acuerdo con Katya Goya, analista de Banorte, la coyuntura económica de Brasil no deja de deteriorarse debido a factores que frenan la actividad, tales como la caída de los precios de las materias primas que son usualmente un motor de la actividad.

“La desaceleración de China, uno de los principales destinos de las exportaciones brasileñas; las tensiones sociales y políticas aunadas a sequía, inflación y la política fiscal restrictiva nos llevan a estimados de una contracción en la actividad económica de ese país”, afirma la especialista.

Para Argentina datos del Banco Mundial revelan que la economía argentina sufrió una caída de 1.5% en 2014. La misma perspectiva continuará este año, afirmó el organismo en un documento informativo donde estimó una contracción del 0.3% del PIB de ese país.

“Las exportaciones automotrices son el motor del sector en México, y aunque el mercado estadunidense sigue siendo el más importante es positivo tener estos acuerdos para aumentar la diversificación en el sector”, comenta Solís, de la AMIA.

El organismo estima que en 2015 la industria automotriz registrará un aumento de 10% impulsada principalmente por las exportaciones en el sector.