Víctimas del petróleo barato

Las acciones de empresas como Alfa, ICA y Mexichem han sufrido debido a la caída en los precios internacionales del petróleo. 
Instalaciones del conglomerado Alfa
Las acciones de Alpek, subsidiaria de Alfa, cayeron 22% por la baja en los precios del petróleo. (Cortesía)

México

Entre el 27 de noviembre de 2014 y el mismo día de enero en 2015 el precio de las acciones de Alfa cayeron casi 22%. Los mercados reaccionaron negativamente ante la caída de los precios del petróleo debido a las apuestas que la empresa mexicana está haciendo desde el año pasado en el segmento petrolero.

“La empresa compró acciones de la canadiense Pacific Rubiales, además están creando una empresa para invertir en petróleo en México, es quizá la compañía más afectada debido a lo que ha estado haciendo en el sector petrolero”, explica Fernando Bolaños, analista de Monex.

En 2014 Alfa realizó varias operaciones de adquisición de acciones de Pacific Rubiales, hasta alcanzar más de 10%, adicionalmente a finales de año anunció la creación de una empresa en conjunto para participar en las licitaciones en México que serían consecuencia de la reforma energética.

Sin embargo la caída de los precios del petróleo, cuya baja en forma abrupta inició el 27 de noviembre de 2014 cambió el panorama para la empresa mexicana.

“La baja en los precios del petróleo afecta la cotización de ALFA, al existir incertidumbre respecto de la magnitud y extensión de los precios bajos y su impacto en los posibles proyectos”, comentan analistas de Banorte en un reporte.

Pero Alfa no es la única empresa que está inmersa en la volatilidad generada por la caída en los precios del petróleo: Alpek, su subsidiaria petroquímica y la constructora ICA están en situaciones similares pues la cotización de sus acciones cayó 22 y 21%, respectivamente.

“ICA está buscando asociaciones y tiene claras intenciones de participar en el sector, pero además trae un tema de deuda que también le afecta a precio de las acciones”, explica Ramón Ortíz, analista de Actinver.

Asimismo empresas como Mexichem e IEnova también han visto caer el precio de sus títulos en el mercado de valores en 12.5 y 13.4%, respectivamente, sin embargo la afectación es menor pues su apuesta es a otros segmentos.

“Mexichem está más integrado en la reforma energética por el lado de la generación de electricidad mientras que IEnova podría beneficiarse de todo este entorno”, explica el analista de Monex.

Para los especialistas la reacción en el precio de las acciones responde también al hecho de que también fue replanteada la agenda de la reforma energética y las licitaciones que pensaban lanzarse fueron pospuestas por el gobierno.

“La caída en los precios del petróleo ocasiona que se retrasen las licitaciones y entonces se prolongan los tiempos en los que pudiéramos ver ganancias en las empresas que van a participar como es el caso de Alfa o ICA”, explica Isaac Velasco, analista de BX+.

De acuerdo con especialistas de Banamex actualmente con los precios del petróleo en los niveles actuales (40 dólares para la mezcla mexicana) es de esperarse un menor interés en las etapas iniciales de la reforma energética, no sólo por el recorte de gastos en capital de las compañías internacionales de petróleo, sino también por el alto costo de recuperación asociado a la mayoría de los proyectos incluidos en la Ronda 1.

“Por otro lado, esperamos que el mayor crecimiento en Estados Unidos en 2015 tenga un impacto positivo en el crecimiento de México, ayudando a mitigar el impacto negativo de la Ronda 1”, comenta Sergio Luna, analista de Banamex. 

¿Y las inversiones?

El retraso de las licitaciones y la reducción de presupuestos de inversión de empresas extranjeras afecta los intereses que empresas como ICA y Alfa tienen en el sector pues hay procesos de asociación para participar.

“Nosotros estamos buscando asociaciones con compañías extranjeras para participar en diversos segmentos que implica la reforma y creemos que es el momento de salir a decir que es momento de invertir en México”, comenta Alonso Quintana, director general de ICA en entrevista.

Y es que según explican analistas de Banamex, el monto de inversión esperada asociada a la reforma energética tiene que ver con la Ronda 1 que se está llevando a cabo actualmente – la cual por primera vez en 75 años permitirá a participantes privados entrar al sector – puede ser afectada por un pronósticos de precio de crudo más bajos.

Los 14 campos que ya han sido anunciados en la primera etapa de la Ronda 1 por ejemplo se encuentran en el límite inferior del segmento de aguas someras y muy probablemente atraigan mucho interés, aún a los niveles actuales de precio, pero estos 14 campos solamente suman el 4% del volumen total de recursos a considerar en la Ronda 1.

“Se está observando un declive a nivel global del gasto en capital en proyectos aguas arriba (exploración y producción petrolera) de aproximadamente 12-15% en 2015. En tiempos de precios bajos, el gasto usualmente se concentra en aquellas actividades que maximizan sus flujos de caja. Estas no son particularmente buenas noticias para la Ronda 1, con un 80% del volumen considerado como recursos prospectivos pues 60% del total son proyectos de shale y Chicontepec”, comentan los especialistas de Banamex.

Adicionalmente, y aunque en México el potencial de crecimiento en materia de inversión y generación de energía es muy alto, la reforma está en sus etapas iniciales de implementación por lo que las ganancias tardarán aún en verse, explica Jaime de la Rosa, presidente de la Asociación Mexicana de Energía.

De acuerdo con el representante empresarial, este año y parte del próximo serán de planeación y de modelación de planes de negocio por lo que las ganancias aún tardarán en verse por lo menos un par de años. 

¿Hasta cuándo durará el problema? 

Los precios del petróleo entre diciembre de 2014 y enero de este año mostraron caídas históricas, tan solo el Brent para finales del primer mes del año registraba un nivel de 49.6 dólares, una reducción de 36% en dos meses, el WTI rompía la barrera de los 50 dólares hacia la baja por primera vez en más de cinco años.

La mezcla mexicana está en menos de 39 dólares por barril y las expectativas por lo menos para el primer semestre del año son que no habrá niveles mucho mejores.

“Nosotros creemos que en el segundo semestre se corregirán los problemas que viene presentando el precio del petróleo y la mezcla mexicana rondará los 60 dólares por barril. No va a recuperar los niveles previos a la tendencia negativa observada desde finales de 2014”, comenta Velasco, de BX+.

Gabriela Siller, analista de Banco Base, explica que el nivel actual de los precios del petróleo es consecuencia de que la producción del energético de Rusia se ubicara en 10.66 millones de barriles diarios, su nivel más alto desde la época de la Unión Soviética.

Además de las expectativas de que Irak incrementará sus exportaciones de crudo a un nivel récord a 3.3 millones de barriles diarios en enero de acuerdo con el ministerio de petróleo, tras registrar exportaciones por 2.94 millones de barriles diarios durante diciembre, su nivel más alto desde 1980.

“Este año las consecuencias para México serán negativas pues hay varios factores en los que afecta, para empezar la expectativa de crecimiento se reduce de 3.5 a 3.2%”, afirma Velasco.

Según los analistas el impacto de primer orden se debe a una caída en el precio del crudo y de la plataforma de producción.

En segundo lugar, también afecta la depreciación del peso frente al dólar pues las importaciones de bienes y servicios restarán 0.5 puntos porcentuales debo a la debilidad del peso.

La balanza petrolera podría tornarse negativa ante una mayor sensibilidad al precio del petróleo de las exportaciones petroleras que de las importaciones de gasolina y gas natural, comentan analistas de Monex.

“Los bajos precios del petróleo y las presiones sobre el tipo de cambio podrían tener implicaciones negativas, por lo que hay que estar atentos a la evolución de los precios del petróleo y de la producción petrolera, así como a la volatilidad financiera asociados a la normalización de la política monetaria de Estados Unidos”, explica José Luis de la Cruz, Director General del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).


Viejos conocidos

Pero los bajos precios del petróleo y las grandes compañías son viejos conocidos, comenta Quintana de ICA, por lo que las perspectivas apuntan a que las inversiones llegarán a pesar de los precios del petróleo.

De entrada, comenta Sebastián Briozzo, analista de Standard and Poor’s, no se espera un freno en la inversión en las primeras licitaciones que se esperan en 2015 ya que todas ellas se relacionan con la explotación convencional de campos petroleros actualmente en operación por Pemex.

“El costo promedio de producción de Pemex es de entre 22 y 25 dólares por barril y, por consiguiente, estas inversiones siguen siendo rentables incluso con precios del petróleo cerca de 55 dólares”, afirma.

De acuerdo con Bolaños, de Monex en el corto plazo, es decir este año, es poco probable que la reforma energética muestre avances relevantes en materia de utilidades para las empresas que le están apostando a ese negocio.

Sin embargo, los precios tenderán a recuperarse o bien las empresas participarán en otros segmentos como electricidad o gas que tienen perspectivas positivas de mediano plazo y las acciones tenderán a recuperarse y disminuir su volatilidad.

“Para la segunda mitad del año podríamos comenzar a ver un repunte en los precios del petróleo, la única preocupación es que no alcancen niveles arriba de 60 dólares para la mezcla mexicana”, comenta Velasco.

Los analistas de Banamex aún confían en que algo de inversión en capital asociado a la implementación exitosa de la Ronda 0 y la Ronda 1 materializándose en la segunda mitad del año lo que sería positivo para la reforma energética y las empresas que participen en el sector.

Sin embargo, bajo el escenario actual, algunos de estas inversiones probablemente serán pospuestas, e indirectamente, otros inversionistas pueden ser afectados en la medida que la confianza disminuya.