Fortaleza del dólar es una amenaza a mercados emergentes, advierte el BPI

El empuje de la moneda vuelve vulnerables a las empresas endeudadas, dicen responsables de políticas globales.
La divisa estadunidense.
La divisa estadunidense. (Shutterstock)

Fráncfort y Londres

Los responsables de las políticas financieras globales han hecho sonar la alarma sobre el impacto de un renaciente dólar en los mercados emergentes, donde las empresas han acumulado enormes deudas con denominación en la moneda de Estados Unidos.

El Banco de Pagos Internacionales (BPI), conocido como el banco de los bancos centrales, advirtió ayer en su revisión trimestral que un repunte prolongado del dólar podría exponer las vulnerabilidades financieras en los mercados emergentes, al dañar la calidad crediticia de algunas compañías.

La organización con sede en Basilea agregó que cada vez había más señales de la fragilidad en los mercados financieros, a pesar de las renovadas esperanzas por el crecimiento económico, señalando la tensión en el mercado de 12.3 billones de dólares del Tesoro de EU que sirve como el cimiento del sistema global financiero.

“A mi juicio, esos eventos subrayan la fragilidad —me atrevo a decir creciente fragilidad— oculta bajo el optimismo de los mercados”, dijo Claudio Borio, director del departamento de economía y monetario del BPI.

El principal índice del dólar —que mide a la moneda frente a sus contrapartes más importantes— el viernes cerró en un máximo en ocho años, después de que se dio a conocer el reporte de empleo en EU, que mostró que se habían creado 321 mil puestos de trabajo en noviembre.

Históricamente, un dólar más fuerte ha demostrado ser una señal de caos en los países en desarrollo, contribuyendo a la crisis en América Latina en la década de los 80 y en Asia en la década de los 90.

Como resultado, los gobiernos han tenido fuertes deslizamientos en la paridad de sus monedas frente al dólar, alejándose por sí mismos del endeudamiento externo y reforzando las reservas de los bancos centrales.

Sin embargo, las empresas en los mercados emergentes se han estado endeudando fuertemente a través de la emisión de valores denominados en dólares.

El BIS dijo que los solicitantes de préstamos de los mercados emergentes habían emitido un total de 2.6 billones de dólares en títulos de deuda internacionales, de los cuales tres cuartas partes fueron con denominación en dólares.

Los préstamos transfronterizos de los bancos internacionales para las economías de los mercados emergentes ascendieron a 3.1 billones de dólares a mediados de 2014, principalmente en dólares estadunidenses, añadió.

Borio dijo: “Si el dólar estadunidense, la moneda internacional dominante, se mantiene en ascenso, esto podría exponer a desajustes en las divisas y en el financiamiento al incrementar la carga de deuda. El correspondiente endurecimiento de las condiciones financieras solo podría empeorar una vez que las tasas de interés en EU se normalicen”.

El informe también encontró que los flujos de crédito que cruzan las fronteras se habían incrementado sustancialmente por primera vez en tres años.

Los préstamos al extranjero crecieron 401 mil millones de dólares, para sumar 30 billones durante el segundo trimestre de este año. El crecimiento anual de 1.2 por ciento, de junio de 2013 a junio de 2014, fue el primero desde finales de 2011, y vino acompañado por más préstamos a los mercados emergentes asiáticos.

Borio describió el aumento de préstamos a China por parte de los bancos extranjeros como extraordinario, con los préstamos vigentes a China duplicándose entre finales de 2012 y junio de este año, para llegar a 1.1 billones de dólares.

“Estos eventos subrayan la fragilidad... oculta debajo del optimismo de los mercados”.