Ford y Toyota alistan inversiones en México

Líderes de la firma japonesa estarán hoy en Los Pinos para hacer oficial la llegada de mil mdd; el viernes, la estadunidense notificará 2,500 mdd.

México

El papel de México como una de las principales sedes de la manufactura de automóviles va a recibir un empujón esta semana con dos iniciativas de armadoras de Estados Unidos y Japón por aproximadamente 3 mil 500 millones de dólares (mdd).

La primera es por parte de Ford Motors, que para celebrar su 90 aniversario en el país prevé invertir 2 mil 500 millones de dólares en Chihuahua y en Guanajuato. El anuncio se hará este viernes.

La empresa destinará mil 300 mdd para la ampliación de la fábrica de motores en Chihuahua, donde se espera producir dos tipos de motores a diésel, y para instalar una planta de transmisiones en Guanajuato.

Asimismo, en alianza con la alemana Getrag, Ford planea abrir una segunda planta de transmisiones a la que destinará mil 200 millones de dólares, la cual se ubicará en el Parque Tecnoindustrial Castro del Río, en Guanajuato.

En el primer trimestre del año Ford produjo 108 mil 417 unidades en México, con lo que se coloca como el cuarto exportador más importante.

Esa inversión se suma los mil millones de dólares a la Toyota para la instalación de una planta en la zona de El Bajío, en Guanajuato. Este anuncio se hará hoy en Los Pinos por ejecutivos de la empresa ante el presidente Enrique Peña Nieto. Se prevé la producción de 200 mil unidades anuales del modelo Corolla.

Con esa inversión, Guanajuato tendrá ya presencia de las tres principales armadoras japonesas, pues Honda fabrica en Celaya el modelo Fit, en tanto que Mazda arma en Salamanca el Mazda 2 y algunos vehículos para Toyota.

Así, México se consolida como una de las potencias globales de la industria automotriz. Según la Organización International de Constructores de Automóviles (OICA), México es el séptimo productor de vehículos ligeros y de pasajeros, con casi 3.7 millones de unidades al año.

Y eso puede crecer, pues, de acuerdo con datos de la OICA, de los 10 principales productores de este tipo de vehículos, solo España —en el lugar 11— superó a México en crecimiento, con 11.1 por ciento de 2013 a 2014, para llegar a 2.4 millones de unidades.

PROVEEDORES A LA COREANA

Óscar Albín, presidente de la Industria Nacional de Autopartes (INA), describió el camino que siguen las armadoras para montar sus cadenas de abastecimiento al llegar a un nuevo mercado. 

Durante el 13 Congreso Internacional de la Industria Automotriz, organizado por INA, Albín dijo que para disminuir riesgos de operación,  firmas como la coreana Kia Motor, que construye una planta en Nuevo León, se aseguran de iniciar operaciones con sus propios proveedores

Por ello, dijo, la participación de proveedores mexicanos será hasta la segunda generación del auto que se produzca en México, cerca de 2020.

Añadió que los proveedores nacionales tienen mayor oportunidad de participar en la segunda generación del automóvil, es decir, son tres años después de que se inicia la investigación de proveeduría.

Refirió que así sucedió en el caso de las japonesas Mazda y Honda, que incursionaron en la producción de autos en México con gran parte de proveedores japoneses, y la segunda generación del automóvil será con más productos mexicanos.

“Hay que entender los procesos de riesgo para poder minimizarlos y no caer en el error de una falla de lanzamiento que nos daría mala publicidad”, dijo Albín, y apuntó que hasta ahora ninguna de las plantas que operan en México se ha retrasado por problemas sindicales o de logística.

El contraste de la cultura coreana de Kia con la mexicana es un problema que puede ocasionar un cuello de botella para el inicio de producción, apuntó Guido Vildozo, director general de la consultora IHS Automotive en Latinoamérica, no obstante está asegurado el inicio de operaciones en agosto de 2016.

“El problema que vemos es cultural, tenemos dos plantas que han entrado en operación este año, donde ha habido una demora en el lanzamiento de ciertos productos; considerando esa experiencia tenemos que ver el caso de Hyundai Group, el cual no tiene experiencia en México”, comentó.

Agregó que hay preocupación porque puede haber un cuello de botella por la falta de conocimiento del mercado. Y segundo está en la propia cultura de ellos; “los coreanos son muy cautelosos, muy cerrados a opiniones externas y en ese sentido va a ser difícil para México, que está acostumbrado a trabajar con las empresas estadunidenses.”

META IMPOSIBLE

Y aunque en México crece la producción automotriz, Vizoldo dijo que para ellos es imposible que México venda 2 millones de vehículos.

A pesar de que aquí existen las condiciones económicas necesarias para llegar a esa cifra, la importación de autos usados de Estados Unidos es un lastre para la industria local, añadió.

“Mientras que tengamos el Tratado de Libre Comercio y haya importación de carros usados, va a ser imposible que México pueda llegar a ese potencial de 2 millones de unidades. Nuestro modelo económico dice que ya debe ser un mercado de 2 millones de unidades, porque si vemos el producto interno bruto y el ingreso per cápita ya deberíamos de estar allá”.

La expectativa de IHS es que en el mercado mexicano este año se comercialicen un millón 280 mil unidades, mucho más alto de la previsión, porque se observa que las empresas no tienen el propósito de disminuir el ritmo de ventas.

La Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores informó que en el primer bimestre del año la importación de autos cayó 73.2 por ciento, comparado con el mismo periodo de 2014, lo cual se atribuyó a que ya no se autorizaron nuevos amparos y se revisaron los vigentes.

El DATO

Con su planta en Guanajuato, Toyota busca producir200mil unidades anuales del Corolla, uno de los autos más vendidos del mundo.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]