Fondos de pensiones evalúan retirar inversiones en el tabaco

Rendimiento de 988% desde 2000 del índice que da seguimiento al desempeño de las tabacaleras mundiales contrasta con el magro 131% que generan otras industrias.
Fábrica de cigarrillos.
Fábrica de cigarrillos. (Shutterstock)

Hace apenas 15 años se consideraba que la industria del tabaco estaba en una caída terminal, dada su exposición a las demandas multimillonarias, las ofensivas de los gobiernos sobre su mercadotecnia y la creciente aversión a fumar en los países desarrollados.

Pero ahora los fabricantes de cigarrillos, entre ellos Philip Morris y British American Tobacco, salieron ilesos de lo que se consideraba una combinación letal que amenazaba su rentabilidad.

El índice FTSE All World Tobacco, que le da seguimiento al desempeño de las empresas tabacaleras más grandes del mundo, tuvo un rendimiento de 988 por ciento desde el año 2000, con lo que supera de manera significativa al rendimiento de 131 por ciento del índice FTSE All World.

Esto plantea una pregunta incómoda para muchos de los programas de pensiones públicas más grandes del mundo: ¿deben invertir en tabaco?

Los que lo hacen compran en una industria muy rentable que mata lentamente a sus miembros y eleva los costos de salud. Esto a su vez merma los ingresos fiscales que las ciudades y Estados pueden pagar a sus programas de pensiones.

Phil Angelides, ex tesorero del estado de California y presidente de Riverview Capital, una compañía de inversiones, cree que las acciones en las empresas de tabaco no tienen cabida en las carteras de los fondos de pensiones públicas.

Dice: “Los programas de pensiones pueden invertir en una gran gama de opciones, sin tener que invertir en una industria que mata a mucha gente y provoca un enorme costo a la salud pública. Estas empresas hacen mucho daño a nuestra economía, salud y sociedad”.

“Creo que los argumentos (contra la desinversión en el tabaco) son intelectualmente superfluos y laxos. No examinan las oportunidades en otros lugares del mercado”.

Pero los programas de jubilación que excluyen al tabaco de sus carteras corren el riesgo de perder miles de millones de dólares de utilidades no ganadas en el largo plazo, como descubrió recientemente Calpers, el programa público de pensiones más grande de EU.

El año pasado el fondo de California de 290 mil millones de dólares (mdd) encargó una investigación para averiguar cuánto dinero perdió como resultado de poner en la lista negra a las empresas tabacaleras a partir de 2000.

Wilshire Associates, la consultoría que realizó la investigación, estima que Calpers puede perder potencialmente 3 mil mdd en rendimientos no ganados. El consejo directivo del programa de pensiones la semana pasada votó a favor de evaluar si debe regresar al sector.

Calpers no es la única que tiene pérdidas en término de utilidades al excluir a la industria del tabaco. Un pequeño grupo de grandes inversores institucionales en todo el mundo de manera similar salieron del sector en los últimos 10 años, muchos de ellos reconocen que su decisión perjudicó su desempeño.

Entre ellos se encuentra el fondo petrolero de Noruega, el fondo soberano más grande del mundo, que se estima perdió mil 900 mdd en rendimientos como resultado de dejar de invertir en los fabricantes de cigarrillos hace seis años.

Calstrs, el segundo mayor programa de pensiones de EU, y PFZW, el fondo holandés de pensiones de 215 mil mdd, también reconocen que perdieron rendimientos, pero no revelaron el impacto que tuvo en su desempeño la desinversión en el sector de tabaco.

A diferencia de Calpers, ninguno de estos inversores tiene la intención de regresar al tabaco.

Esa postura sorprende a algunos analistas, que creen que los administradores de fondos deben luchar por los mejores rendimientos financieros posibles, independientemente de las preocupaciones éticas.

“No invertir en tabaco es una de las peores decisiones que puede hacer un fondo. Los administradores están ahí para ganar dinero para sus miembros. No están ahí para ser políticamente correctos. Los fondos tienen el deber fiduciario de ganar dinero”, comentó un lector de FT la semana pasada.

A los ojos de varios administradores de fondos en el mercado de inversión principal, evadir las acciones del sector de tabaco se puede convertir pronto en una estrategia sensata para los programas de pensiones desde una perspectiva financiera.

Stephen Bailey y Jaime Clark, gerentes de cartera de Liontrust, el gestor de activos que cotiza en Londres, consideran a la industria del tabaco “una trampa de rendimientos”. Ello se debe en parte al cambio mundial hacia el empaque genérico de los cigarros para proteger la salud pública, medida que disminuyó el valor de la marca de las empresas tabacaleras y el poder de fijación de precio.

En una publicación reciente sobre la industria del tabaco, dijeron: “No hay muchas industrias que operen un modelo que implique matar a sus consumidores. Los mercados en desarrollo ahora siguen el ejemplo de los desarrollados, con legislaciones que inhiben las actividades de la industria”.

De Noruega a Nueva Zelanda, y de ésta a Nueva York, los grandes programas de pensiones abandonaron las empresas del tabaco en los últimos 20 años por dos razones: los riesgos financieros que enfrenta el sector y los escrúpulos éticos sobre las utilidades del sector.

Pero la gran mayoría de los programas de pensiones públicos y privados se quedó con empresas como Philip Morris y British American Tobacco, debido a los considerables rendimientos que ofrecen los fabricantes de cigarrillos.

Entre ellos está ABP, el mayor fondo de pensiones de Europa; USS, el programa de Reino Unido de 40 mil millones de libras para los empleados universitarios; Railpen, el fondo de pensiones de 21 mil millones de libras, y Florida State Board of Administration, que revocó la prohibición en su programa de pensiones de 150 mil mdd de invertir en acciones de tabaco en 2001.

Una portavoz de USS dice que los administradores del programa toman decisiones de inversión que son “en el mejor interés financiero para nuestros miembros”.

3,000 mdd

Proyección de las pérdidas de Calpers por alejarse de las inversiones en tabacaleras, según Wilshire Associates

15

Años desde que Florida State Board of Administration revocó la prohibición en su programa de pensiones para invertir en tabaco

1,900 mdd

Pérdidas del Fondo Noruego de Petróleo en rendimientos por dejar de invertir en los tabacaleras en seis años