Fondo de estabilización, un escudo frente a la caída de precios petroleros

El FEIP es la primera línea de defensa del gobierno ante eventuales caídas del precio del petróleo, estrategia que ha dado buenos resultados, como lo demostró la experiencia vivida en la crisis de ...
“No es la primer vez que se modifica a la baja el precio del petróleo”, recuerda Messmacher.
“No es la primer vez que se modifica a la baja el precio del petróleo”, recuerda Messmacher. (Mónica González | Archivo)

México

El Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios (FEIP), que maneja la Secretaría de Hacienda, seguirá siendo la instancia encargada de comprar coberturas petroleras y no el nuevo Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo, a cargo del Banco de México.

El subsecretario de Ingresos de Hacienda, Miguel Messmacher, explicó en entrevista con MILENIO que el FEIP es la primera línea de defensa del gobierno ante eventuales caídas del precio del petróleo, estrategia que ha dado buenos resultados, como lo demostró la experiencia vivida en la crisis de 2009.

Es el encargado de la política de ingresos y antes fue economista en jefe de Hacienda, posiciones en las que ha tenido la oportunidad de negociar ocho presupuestos en el Congreso; conoce la operación legislativa y es el funcionario más buscado por diputados y senadores de todos los partidos por su didáctica manera de explicar asuntos técnicos hacendarios.

Messmacher es economista del ITAM y tiene un doctorado en Harvard; ha trabajado en el Fondo Monetario Internacional y como investigador en el Banco de México. En 2007 le tocó diseñar el Plan Nacional de Desarrollo.

¿A qué instancia le corresponde la contratación de coberturas petroleras?

En principio seguirá siendo del fondo de estabilización, porque es la primera línea de defensa cuando hay posibles caídas del precio del petróleo respecto a lo previsto en la Ley de Ingresos.

¿Cuál ha sido la experiencia de México con las coberturas?

Se vienen comprando desde finales de los años 90 y la experiencia ha sido positiva; en 2009, cuando el precio terminó muy por debajo de lo que originalmente estaba previsto en el presupuesto, se tuvo un ingreso muy significativo derivado del programa de coberturas.

¿La salida son solo las coberturas?

Hay tres líneas de defensa frente a disminuciones del precio del petróleo, y una es el ajuste del tipo de cambio flexible, que ha funcionado bien; ante choques positivos se aprecia y en negativos se deprecia; en muchas ocasiones nos ha funcionado como un estabilizador automático que compensa parte del efecto de las fluctuaciones en el precio del crudo.

¿Por qué acudir al extranjero a comprarlas?

Por el tamaño de la cobertura, pues tiende a ser el programa de coberturas más grande del mundo. Para conseguir las contrapartes que se necesitan para completar el programa tiene que ser algo a escala internacional, pues en el ámbito doméstico no hay contrapartes del tamaño necesario para tomar la otra parte de la posición. Cuando ganamos en la cobertura hay que pensar que hay alguien que está perdiendo, y ese riesgo debe estar diversificado en todo el mundo, en lugar de que esté concentrado en alguna contraparte mexicana.

¿México es el contratante más importante de coberturas?

En general las contrapartes tienden a ser consumidores de petróleo que quieren tomar una posición contraria a la de un productor de petróleo; quién entra en las contrapartes, en las coberturas, es un tema que casi es secreto bancario, y es una ventaja hacerlo en el mercado internacional, porque el intermediario asume todo el riesgo de contraparte, por eso son instituciones financieras grandes y eso asegura que recibamos los recursos. Todas han cumplido, como en 2009.

¿Está satisfecho con la Ley de Ingresos 2015?

Creemos que es buena, sólida y robusta, que el Congreso de la Unión actuó con mucha responsabilidad en el sentido de que revisó lo que estaba sucediendo en las distintas variables en el proceso de aprobación, que derivó en el ajuste en la proyección del precio del petróleo a la baja.

¿Es la primera vez que se modifica a la baja el precio del petróleo?

No, en 2001 se había hecho una reducción, fue antes de que se tuviera la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria; también se hizo una revisión en el presupuesto de 2009, que se negoció en 2008, como resultado de la crisis financiera internacional, cuando se observó una disminución mucho más fuerte en el precio del crudo.

¿El ajuste obedeció a un cambio de tendencia o mero ruido en el mercado por una guerra de precios?

Esa fue un poco la lectura de los legisladores y nos solicitaron en distintas etapas que actualizáramos la fórmula del precio del petróleo; hubo un análisis continuo de ambas cámaras.

¿Actuaron a tiempo y de forma responsable?

Cuando hay noticias adicionales hay que hacer los ajustes necesarios. El proceso fue ordenado, constructivo y rápido, la aprobación fue antes de la fecha límite en la Cámara de Diputados y en el Senado, ninguna de las dos cámaras se esperó hasta el último minuto. Tuvo un apoyo (la Ley de Ingresos) amplio y generalizado.