Fonatur desinvertirá en seis proyectos

Operadora Portuaria, la filial de la promotora turística encargada de los financiamientos en el país, mostró una caída de 18 por ciento en sus ingresos.
Solo se dará atención a proyectos rentables.
Solo se dará atención a proyectos rentables. (Especial)

México

El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) prepara desinvertir en seis proyectos, entre los que se encuentran administraciones portuarias integrales (API), ante la baja rentabilidad y las pérdidas económicas que enfrentan.

En su “programa institucional 2013-2018”, la dependencia indicó que otros negocios en los que ya no participará son las marinas del proyecto Mar de Cortés, los campos de golf, los hoteles Desert Inn, el parque ecoarqueológico Copalita —en Huatulco, Oaxaca—, el paradero de autobuses Las Garzas y el Rv Park & Camping Playa Linda, en Ixtapa-Zihuatanejo, Guerrero.

Indicó que el área encargada de esos negocios es Fonatur Operadora Portuaria, la cual ante los resultados negativos ha mostrado una caída en sus ingresos de 18 por ciento.

El planteamiento en todas estas líneas de negocio es mejorar su desempeño financiero, “ante una eventual desincorporación de las inversiones”, indicó el Fonatur.

Respecto a las API que opera la dependencia, en Cabo San Lucas, Zihuatanejo y Huatulco, informó que han registrado un descenso de 24 por ciento en la recepción de cruceros, perjuicio derivado de la inseguridad en el país.

La primera API de la que se hizo cargo el Fonatur fue la de Cabo San Lucas, en 1997, para después comenzar a operar la de Oaxaca, en 1999, y por último la de Guerrero, en 2011, todas mediante títulos de concesión otorgados por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

En específico, en Huatulco Fonatur tenía como objetivo el uso, aprovechamiento y explotación de las áreas de agua y terrenos de dominio público, de las obras e instalaciones propiedad del gobierno, así como la construcción, mantenimiento y operación de obras, terminales, marinas e instalaciones portuarias.

En cuanto a las marinas, en el mar de Cortés se planeó originalmente la construcción de 24 escalas náuticas y un puente terrestre para atender embarcaciones privadas; sin embargo, a la fecha solo se operan ocho: La Paz, Puerto Escondido y Santa Rosalía, Baja California Sur; San Felipe, Baja California; Puerto Peñasco y Guaymas, Sonora; Mazatlán, Sinaloa, y San Blas, Nayarit.

Asimismo, dos están sin concluir: Santa Rosalita, Baja California, y Topolobampo, Sinaloa, señaló el Fonatur.

En este rubro de negocios la dependencia indicó que ha registrado una disminución en sus ingresos de 23 por ciento.

La dependencia explicó que este mal comportamiento de las marinas se debe que desde 2007 se acordó dejar de invertir en el proyecto; sin embargo, todos los intentos de salir fueron infructuosos y solamente se generó un deterioro en las instalaciones, lo que disminuyó su competitividad.

“Se estima que revertir los daños causados por la ausencia de mantenimiento mayor significará una inversión aproximada de 49.3 millones de pesos”, informó el Fonatur.

Asimismo, desde agosto de 2012 esos proyectos sufrieron desabasto de combustible, “circunstancia provocada por un déficit presupuestal generado durante la administración anterior”, indicó.

“El desabasto afecta sensiblemente la imagen comercial de las marinas del Fonatur y aleja a los consumidores de combustible, y por ende, a las embarcaciones que demandan servicios náuticos”, señaló la dependencia.

Respecto a la operación de los hoteles Desert Inn, se informó que fue concebida originalmente como una cadena de seis unidades, pero tras desincorporaciones solamente se quedó en tres.

“Lo que sería una cadena de hoteles cuya distancia entre sí generaría valor agregado a los turistas en su recorrido por la península de Baja California, quedó desvirtuada y truncó la posibilidad de sucesivas visitas de paseantes, a la vez que otros hoteles fueron construidos, lo que enriqueció la competencia y la diversificación de servicios”, señaló el Fonatur.

Asimismo, la entidad se comprometió a cumplir el decreto que establece las medidas para el uso eficiente, transparente y eficaz de los recursos, y las acciones de disciplina presupuestaria en el ejercicio del gasto público, lo que redundará en la adecuación de la estructura administrativa, la racionalización del gasto corriente y el aumento en los ingresos de la entidad, indicó.