Deuda de Coahuila es un lastre para el crecimiento: IMCO

El director del Instituto Mexicano para la Competitividad, Juan Pardinas, señaló que el Estado busca sanar el endeudamiento con carga fiscal, tal como el Impuesto Sobre Nómina.

Torreón, Coahuila

Algunos conceptos como el Impuesto Sobre Nómina, la mala recaudación del Impuesto Predial, entre otros, son cargas que restan competitividad y empleo, impactando de manera directa en la productividad de las empresas y la calidad de vida de los ciudadanos.

"El Impuesto a la Nómina es un impuesto tan malo que en Estados Unidos estaban de acuerdo de lo dañino que era para la generación de empleo formal".

Juan Pardinas, director general del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), destacó en su visita a Torreón que se debe aprovechar el talento de los jóvenes aportándole recursos, que en su opinión son desviados a la construcción de obras que no son las que necesita una región en su desarrollo.

En cuanto al endeudamiento del país, dijo que no se tienen los problemas que tienen otros países, "no tenemos problemas de deuda de Estados y municipios, pero sí tenemos problemas de Estados con deuda y Coahuila es uno de ellos".

Indicó que cargas fiscales como el Impuesto a la Nómina "se debe entender en un contexto del nivel de endeudamiento que se heredó del problema anterior, es el precio que está pagando el sector privado de Coahuila por el mal manejo financiero del gobierno", criticó.

Fue tajante al señalar que la deuda del Estado "es un lastre para el crecimiento". Cuestionó el comportamiento del dinamismo del empleo en la entidad si se tuviera un impuesto a la nómina más bajo.

"El Impuesto a la Nómina es un impuesto tan malo que en Estados Unidos estaban de acuerdo de lo dañino que era para la generación de empleo formal, debemos ver al empleo formal y a la empresa que lo genera como un bien público que hay que proteger", expuso.

"Pero en condiciones de debilidad financiera con una deuda de una escala como la que tiene el Estado, es difícil poder apoyar a la empresa, y ya no apoyarla, no ponerles obstáculos como los que se le pone. Hay que darle sustentabilidad, pero es el peor impuesto, pues lo que hace es encarecer el empleo formal".

¿Estaría a favor de eliminar el impuesto o reducir la tasa?. Su respuesta fue: "Sí aunque hay que darle sustentabilidad".

Ante situaciones en donde se recauda el impuesto pero no se ejerce ni se aplica, el director del IMCO indicó que no se debe "guardar", ni siquiera cobrarlo.

"Este impuesto debería irse a mejorar los ingresos de los trabajadores o a reducir los costos de la generación de empleo o a generar incentivos para la mayor participación de empresas".

Exhortó que se necesitan Estados capaces de financiarse con ingresos fiscales que no sean tan onerosos para la generación de empleos. Externó que este es un impuesto directamente enfocado a la generación de empleo formal, no es un impuesto sobre la riqueza, los activos de un particular como lo es el predial.

No hay impuesto que sea suficiente, mencionó que los gobiernos deben identificar sus prioridades, sea seguridad pública, salud, educación.

Al respecto señaló que el Impuesto Predial es una carga que no se ha sabido cobrar en México, externó que esta es una base fiscal que habría que explotar "y con consecuencias mucho menos perversas sobre la generación de empleo y el dinamismo económico".

Si bien reconoció que no hay impuesto que sea suficiente, mencionó que los gobiernos deben identificar sus prioridades, sea seguridad pública, salud, educación, pero se vienen acarreando problemas de deuda, malos manejos financieros que hay que saldar.

Resaltó la necesidad de que las obras públicas que se prometan sean realmente las que necesita el Estado, dijo que una carretera puede ser una gran plataforma de desarrollo o un desperdicio de dinero.