BlackRock y First Reserve son nuevos socios de Pemex

La Sener pide a la IP que aumente su participación en sus proyectos de modernización de las refinerías, para los que se necesitan 260 mil millones de pesos a 2018.

México

Petróleos Mexicanos anunció que firmó un acuerdo con BlackRock y First Reserve en el que ambas firmas adquieren una participación combinada de 45 por ciento en la construcción de la segunda parte del gasoducto Los Ramones.

La operación se realizó mediante PMI, el brazo comercial de Pemex, en una operación de alrededor de 900 millones de dólares. BlackRock es la mayor gestora de activos del mundo y First Reserve la mayor firma de inversión de capital privado en el sector energético.

El proyecto Los Ramones II tiene una extensión de 744 kilómetros y, a decir de las autoridades del sector, garantizará el suministro de gas natural en beneficio de la industria nacional.

A detalle, la petrolera mexicana refiere que tanto la fase I de Los Ramones, como la II se beneficiarán de un acuerdo de servicios de transporte por 25 años con Pemex Gas y Petroquímica Básica.

Los Ramones I, que viene desde Eagle Ford, en Texas, hasta Los Ramones, Nuevo León, fue inaugurado el pasado 2 de diciembre por el presidente Enrique Peña Nieto.

La fase II llegará hasta Guanajuato para abastecer las zonas centro y occidente del país.

Para BlackRock, es la primera inversión en infraestructura en México; la firma gestiona más de 4.6 billones de dólares de activos a escala global y su intención es extender su presencia en el país.

En días pasados, su director general, Larry Fink, ha hecho elogios del programa de reformas estructurales emprendido por México.

Por su parte, First Reserve administra 30 mil millones de dólares de activos en el sector energético, con este proyecto amplía su participación en infraestructura mexicana.

Emilio Lozoya, director general de Pemex, señaló que con la inversión de ambas compañías, la reforma energética da otro paso para materializarse en derrama económica.

Por su parte, Jim Barry, director del Grupo de Inversión en Infraestructura de BlackRock, destacó su flamante alianza con la empresa mexicana.

"La asociación con Pemex en estos proyectos iniciales es de gran relevancia para nosotros", afirmó.

Asimismo, refirió que "las reformas, el crecimiento en México y la estabilidad económica, las oportunidades de inversión en infraestructura mexicana definitivamente han llamado nuestra atención y esperamos explorar otras oportunidades en un futuro próximo".

Por su parte, William Macaulay, presidente y codirector general de First Reserve, dijo que su primera alianza con Pemex será fundamental para afianzar nuevas asociaciones, que irán en beneficio tanto de la infraestructura energética de México como en toda su cadena de valor.

"Anticipamos una relación fructífera con Pemex y esperamos continuar ampliando nuestra participación en el mercado energético mexicano, con beneficios sustanciales para la economía mexicana", concluyó.

De acuerdo con Pemex, mediante la participación en asociación con capital extranjero, Los Ramones II se convertirá en uno de los primeros proyectos que materializará el potencial de la reforma energética, al permitir suministrar energía a bajo costo y generar empleos.

Refinerías a la espera

Ante la posposición de diversos proyectos de reconfiguración del sistema de refinerías del país, la Secretaría de Energía (Sener) pidió una mayor participación de la iniciativa privada en iniciativas en este ramo.

Según Lourdes Melgar, subsecretaria de Hidrocarburos de Sener, se necesitan 260 mil millones de pesos para modernizar las refinerías hacia 2018, de los cuales en solo una tercera parte de ese monto participará la iniciativa privada —87 mil millones de pesos— y todo lo demás provendrá de recursos públicos.

Pero ante el impacto de la caída en los precios del crudo en las finanzas públicas, que derivó en el recorte del gasto de Pemex, la inversión privada puede ser mayor, dijo Melgar.

Durante la décima edición del Summit de Capital Privado en México, de la Amexcap, Melgar dijo que en la actual administración se cambió el paradigma del sector energético, donde un pilar fundamental es la participación de capital privado en áreas antes reservadas al Estado.

Melgar dijo que la idea de la reforma energética es modernizar la industria y garantizar el suministro seguro y confiable de energía a precios competitivos.

Para ello, dijo la ex directora y fundadora del Centro de Sostenibilidad y Negocios de la EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey, se requieren "cuantiosos y crecientes montos de dinero que el Estado tendría que utilizar en lugar de destinarlo a tareas prioritarias para el desarrollo económico y social del país".

Por su parte, Ernesto Cervera, director general de Grupo de Economistas y Asociados, señaló que se estima que la producción de crudo en México caiga 3 por ciento debido al recorte presupuestal.

Dijo que el monto de los proyectos que están en riesgo, previstos para 2014-2018, asciende a casi 800 mil millones de pesos, y destacan los de refinación, exploración y extracción en aguas someras, gas shale y los relacionados con Chicontepec.

La subsecretaria de Hidrocarburos refirió que con los nueve campos que se están licitando para la extracción en aguas someras en la Ronda Uno, se asegura una producción en el corto plazo, lo que hace que sea más atractivo para los inversionistas.

Al ser campos con reservas certificadas, se espera que a partir de 2017 produzcan 124 mil barriles diarios de crudo.

Los contratos para la segunda licitación se adjudicarán el 30 de septiembre de este año y se anunciarán en tiempo real y de manera pública.

Asimismo, a finales de abril será lanzada la tercera licitación de campos maduros terrestres, muchos fueron abandonados por Pemex hace más de una década y con esta tercera etapa se busca atraer a participantes mexicanos.

Es así que las empresas nacionales se podrán ir graduando y en los próximos 10 años, o antes, participar en la exploración y extracción en aguas profundas, ya que éstas implican un reto muy importante.

En junio de este año se dará a conocer la cuarta licitación de la Ronda Uno y se tratará de bloques de aguas profundas y aceites extrapesados.

Hacia el segundo semestre del año se lanzarán los no convencionales y Chicontepec, donde aún se evalúa un ajuste por la caída de los precios del petróleo, ya que los costos de producción son altos y la infraestructura es nula.

En tanto, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, dijo que aunque no hay un monto exacto de inversión extranjera en el sector energético, sí se ve un incremento en el interés, y una muestra es la amplia participación de las empresas en las primeras licitaciones de la Ronda Uno

En octubre del año pasado, Pedro Joaquín Coldwell había anunciado a los medios de comunicación que ya no se construiría otra refinería en Tula y que solo habría una reconfiguración de las seis que opera Pemex.

"Eso es lo que establece el plan de negocios de Pemex", dijo entonces al ser entrevistado luego de participar en la inauguración del GLP Forum, organizado por la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas Licuado y Empresas Conexas.

Las fases

-La primera fase, Los Ramones I, contempla 116 kilómetros y va de la frontera en Tamaulipas a Los Ramones, Nuevo León, e implica una inversión de 2 mil 500 millones de dólares.

-La fase dos, anunciada en diciembre pasado, Los Ramones II, medirá 738 kilómetros y se divide en dos partes: "Ramones Norte" y "Ramones Sur", a fin de cumplir con los tiempos de entrega y minimizar los riesgos en la ejecución del proyecto. Se habló entonces de una inversión de mil 847 millones de dólares.

-La fase uno que se puso en marcha el año pasado, llevará gas natural no solo al centro del país sino también a Oaxaca, Chiapas y Guerrero.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]