Financieras burlan reforma y sus reglas

Las Sofom deben cumplir tres normas: comprobar objeto social, reportar información crediticia y obtener un dictamen sobre "lavado" de dinero.
El saldo de la cartera total de la banca cerró el 2014 en 3 billones 347 mil millones de pesos
(Especial )

México

Las sociedades financieras de objeto múltiple (Sofom) han crecido de forma exponencial en los últimos años, al grado de que representan poco más de 70 por ciento de las instituciones que operan en el sistema crediticio, razón por la cual las autoridades plantearon controles más estrictos en la reforma financiera, pero jamás imaginaron que algunas tenían bajo la manga un esquema para operar de la misma forma sin someterse a ningún escrutinio.

La legislación que entró en vigor el año pasado establece que las Sofom que quieran mantenerse en operación deben renovar su registro mediante el cumplimiento de tres normas: comprobar su objeto social, reportar a alguna sociedad de información crediticia y obtener un dictamen en prevención de lavado de dinero.

Con esas exigencias, especialistas auguraban una depuración del sector, de modo que solo continuaran en el sistema las entidades con los mejores estándares de calidad; no obstante, hay una laguna en la ley que hasta la fecha han aprovechado 625 Sofom, más las que se sumen antes del 4 de julio próximo, límite para renovar el registro.

Las más de 600 sociedades financieras cambiaron de figura y se convirtieron en sociedades anónimas, un movimiento sencillo pero estratégico que les permite operar de la misma manera y esquivar la reforma financiera y sus nuevas normas, toda vez que han dejado de ser supervisadas por las autoridades financieras para entrar solo en el terreno competente de la Procuraduría Federal del Consumidor.

Para Lamberto Corral, presidente de la Asociación Mexicana de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Asofom), el hecho de que algunas financieras cambien de figura es un acto de competencia desleal, pues no es lo mismo ser una empresa apegada a estrictas normas de vigilancia, a estar fuera del radar de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

El representante de más de 100 Sofom explicó que al convertirse en simples entidades mercantiles, dichas instituciones no tendrán que absorber los gastos que representa cumplir con los controles antilavado de dinero que exige la nueva normativa, aunado a que las tasas de interés que ofrecen al público se incrementarán porque no tendrán acceso al fondeo de la banca de desarrollo.

De acuerdo con la Ley de Ahorro y Crédito, cualquier persona física o moral puede prestar dinero, pero no captarlo. De ahí que el cambio de nominación no afecta para que sigan ofreciendo sus servicios.

A más de un año de que se promulgara la reforma financiera, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) informó que tiene perfectamente identificadas las sociedades que optaron por cambiar de figura, por lo que dio aviso a la Profeco para que se mantenga informada, pero la procuraduría no ha emitido las acciones a realizar.

Mario di Costanzo, presidente de la Condusef, destacó que la finalidad de informar con exactitud a la Profeco sobre las Sofom que han migrado a su jurisdicción es para que esté atenta y realice los trabajos necesarios en el ámbito de sus facultades, en virtud de que el objeto social de dichas entidades es el otorgamiento de crédito, particularmente para consumo y micro y pequeñas empresas.

En su momento, Corral lamentó que la Comisión Federal de Competencia Económica no haya tomado cartas en el asunto, pese a que es un problema que la Asociación Mexicana de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple denunció desde marzo del año pasado.

La principal razón que ha orillado a las Sofom a esquivar la reforma financiera es el punto del lavado de dinero, dado que las nuevas disposiciones les exigen acudir a la CNBV y obtener un dictamen técnico que certifique la presencia de los controles necesarios para no ser utilizadas por el crimen organizado para blanquear recursos.

No obstante, cumplir con ese requisito no es barato, ya que, según estimaciones del presidente de la Asofom, adquirir las herramientas para tener controles eficientes puede costar hasta 500 mil pesos, cifra considerable si se toma en cuenta que dentro del sistema financiero muchas de esas organizaciones apenas cuentan con una cartera que no supera los 300 mil pesos.

Por ese motivo las diferentes asociaciones que respaldan a ese tipo de entidades entablan pláticas con las autoridades para trabajar en una regulación diferenciada, señalan las firmas asociadas.

El próximo 4 de julio vence el plazo para que las Sofom renueven su registro, pero de las más de 3 mil que se tienen identificadas solo 31 han solicitado el trámite, equivalente a 1 por ciento; hay aproximadamente 500 que no están localizables y otras 636 que no han cumplido con sus obligaciones ante la Condusef.

El año pasado el organismo defensor impuso mil 228 multas a diversas Sofom que incumplieron disposiciones, por un monto de 36 mil 300 millones de pesos.

:CLAVES

FUERA DE ALCANCE

De alrededor de 4 mil instituciones que operan en el sistema financiero, poco más de 70 por ciento, es decir, 3 mil entidades, son sociedades financieras de objeto múltiple no reguladas.

Ante su crecimiento desmedido de los últimos años, las autoridades optaron por crear más y mejores normas, de modo que solo quedarán las más sólidas y transparentes.

Sin embargo, más de mil Sofom han encontrado un hueco en la ley, con el cual seguirán operando mediante otra figura que está fuera del alcance de la CNBV y de la Condusef.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]