Falta sumar empresas al combate contra la obesidad

El programa ponte al 100 ha dado buenos resultados, pero es insuficiente porque “no habrá quien sostenga al país si no hay freno a esta epidemia”.
Las bebidas endulzadas son uno de los productos que se han visto afectados por la crisis alimentaria en Venezuela
(AP)

Ciudad de México

Ante el problema de obesidad que enfrenta el país, la industria refresquera ha enfocado gran parte de sus programas de Responsabilidad Social (RS) a la salud, el deporte y la educación. En 2015 destinó 70 por ciento de los 160 millones de pesos de presupuesto a ese tipo de iniciativas. Falta, sin embargo, que se sumen más empresas, organizaciones y gobiernos para combatir esa epidemia.

La Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas ya ofrece 37 por ciento de sus productos bajos o aun sin calorías. Aunque 63 por ciento tenga alto contenido calórico, “¿cómo es posible que achaquen la causa de la obesidad a un solo producto, cuando es un problema multifactorial?”, señaló en entrevista Vivian Alegría, directora de asuntos comunitarios y de la Fundación Coca-Cola. “Lo importante es reconocer que hay un problema y saber que puede controlarse. Para ello se necesita medir a la gente y una serie de acciones como educar en la importancia del balance energético, poner atención en la alimentación y el ejercicio”.

De acuerdo con Felipe Cajiga Calderón, director de Responsabilidad Social Empresarial del Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi), es importante que las refresqueras y la industria de la alimentación pongan en marcha programas de salud y deporte. “Es esencial  que la industria ayude a minimizar los impactos negativos. Veo un esfuerzo, por ejemplo, en ampliar los productos con menos calorías, o en realizar acciones que van más allá de lo que indica la ley”, agregó tras referir que no dirigir publicidad a menores, dar información nutrimental en el etiquetado y no vender productos altamente calóricos en escuelas son obligaciones. No obstante, “les falta tener mejores esquemas de comunicación para que esos proyectos tengan mayor alcance”.

Problema de todos

La obesidad y el sobrepeso afectan a siete de cada diez mexicanos, según la Secretaría de Salud. El problema no solo está relacionado con la ingesta excesiva de calorías; tiene muchas causas, entre las que destacan el sedentarismo y la predisposición genética.

Coca-Cola tiene programas para promover un estilo de vida saludable, pero “es necesario que todos se sumen a este tipo de esfuerzos; no podemos solos. Nos encantaría ir a todas las escuelas, pero nos come el tamaño de este maravilloso país”, abundó Alegría.

A la pregunta de qué otras empresas deben asumir el compromiso de ayudar, respondió: “Aquellos que nos invitan a estar sentados tanto tiempo en la casa deberían de sumarse para llevar actividades benéficas a las escuelas y fuera de ellas. Al final, todos salimos beneficiados y, más que nada, el país, porque no habrá quien lo sostenga si continúa esta epidemia”.

Destacó también que es difícil cambiar hábitos. “Me ha tocado platicar con algunos científicos, especialistas de la fundación y con el doctor Juan Manuel Herrera, que está detrás de toda la base de datos del programa Ponte al 100. Sostienen que el problema es que hay que motivar un cambio de cultura, y eso no ocurre de un día para el otro, tarda entre nueve y 12 años”.

Dijo que Ponte al 100 es uno de los mejores programas que han implementado con la Fundación Movimiento es Salud y el Consejo Nacional para el Desarrollo de la Educación Física y el Deporte en la Educación Básica. La iniciativa no solo promueve el deporte, sino que mide tres aspectos: el corporal, la capacidad física y el ámbito psicométrico, para obtener un enfoque integral.

La ventaja es “que realmente es medible y entrega resultados, por eso lo apoyamos fuertemente. Entre los logros destaca que se han medido un millón 600 mil personas, de las cuales 500 mil lo han hecho dos veces. Los resultados arrojan que 22 por ciento de quienes han seguido la receta de la buena alimentación y el ejercicio ha mejorado su capacidad funcional (mental y física)”. Ese porcentaje “es un gran avance, pero es como todo en esta vida: no resulta fácil”.

Que ayuden los medios

Respecto al comentario de Cajiga de que falta dar a conocer esos esfuerzos, la directiva de Coca-Cola lamentó que algunos medios de comunicación no hayan difundido suficientemente ese programa. “Sufrimos porque uno le pone el corazón, las ganas, habla con los científicos, va y platica con las comunidades; hay toda una tarea y un compromiso y de repente los periodistas publican cosas horribles”.

“La prensa está llena de malas noticias y en tales proyectos batallamos con la comunicación. Creo que deben difundirse aún más. De hecho, proyectamos comerciales más corporativos sobre lo que Coca-Cola hace por las comunidades, pero pasan un poco desapercibidos. Algo que falta para la expansión y el éxito de este programa es conocerlo y que estemos dispuestos a empujarlo. El problema nos sobrepasa a todos, así que debe haber una suma de esfuerzos entre sociedad civil, gobierno y empresas. Debemos unirnos para llevar a cabo un cambio de cultura. No sirve de nada hacer ejercicio y comer bien un mes, y que después se te olvide el rollo porque ya te dio flojera”, concluyó.   



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]