Tiendas online ofrecen facilidades de pago

El comercio electrónico va en aumento a pesar del bajo uso de tarjetas de crédito en México y la desconfianza de los usuarios. 
Compras online.
20% de los usuarios mexicanos utilizan el comercio electrónico. (Shutterstock)

México

Hasta el año pasado, Javier tenía miedo de usar su tarjeta de crédito en internet, así que prefería los sistemas de prepago para descargar canciones de iTunes e ir personalmente al supermercado por la despensa.

“Pero en enero tuve que comprar de urgencia un juguete para mi hija que sólo pude conseguir en una tienda en línea, así que desde entonces vencí el miedo y ha sido una gran experiencia comprar en internet, ¡especialmente el súper!”, reconoce el economista de 31 años.

Como él, cada vez más mexicanos están empezando a conocer las ventajas del comercio electrónico, el cual se espera que, para el final de la temporada decembrina, tenga un crecimiento de 35%, de acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI).

“Sabemos que 2015 será el año con más crecimiento de comercio electrónico en México, entre otras cosas, gracias a la llegada de empresas como Amazon y a que otras están acelerando su presencia en el mercado local como Walmart”, afirma David Heinsen, vicepresidente de Comercio Electrónico de la AMIPCI.

Durante 2013, el valor del comercio electrónico en México fue de 121 mil millones de pesos (mdp), y para 2014 se espera que llegue a 165 mil millones; para 2018, se estima que alcance los 250 mil mdp.

Para Rafael Flores, director general de Netshoes, la mayor tienda en línea de artículos deportivos en el mundo con presencia en Brasil, Argentina y México, ya pasó la “etapa de prueba” para el comercio electrónico mexicano, por lo que problemas como la resistencia a comprar por internet es cada vez menor, sobre todo entre personas de 18 a 35 años.

“Las siguientes generaciones de mexicanos no se preguntarán ‘¿es bueno comprar por internet?’, sino ‘¿qué compraré hoy?’”, prevé, “la confianza es el motor fundamental para este negocio”.

El crecimiento del comercio electrónico en México depende de diversos factores, que van desde la facilidad de compra y la confianza de los consumidores, hasta  la penetración de internet, la bancarización e, inclusive, la situación económica del país.

“México tiene un potencial enorme de crecimiento, dado el tamaño de su población y economía; sin embargo, es muy importante continuar con el desarrollo de nuevas herramientas para incentivar y facilitar las compras online”, advierte Ignacio Caride, director general de MercadoLibre México, compañía que ofrece soluciones para que cualquier persona o empresa pueda comprar, vender, pagar y publicitar productos a través de internet.

Mil y un formas de pago

Las empresas pioneras del comercio electrónico en México, además de adecuarse a los constantes cambios de esta industria a nivel global, han tenido que superar diversos obstáculos particulares del mercado nacional, pero el principal es la de las formas de pago.

“Mientras que en México sólo 20% de las personas que pueden tener tartjeta de crédito cuentan con ella, en Brasil hay más tarjetas de crédito que brasileños”, ejemplifica Heinsen, quien también es director general de Dafiti, empresa online que vende ropa, calzado, accesorios y productos de belleza.

Así, estas empresas se han visto obligadas a diversificar sus formas de pago, como hacerlo directamente en las ventanillas o portales de los bancos o en tiendas de conveniencia, como las sucursales de Oxxo.

Pero revelar información como datos bancarios y personales, todavía es algo que genera desconfianza en gran parte de los consumidores mexicanos; sin embargo, parece haber confianza en que esta situación cambiará a corto plazo.

“Antes, por ejemplo, la gente tenía miedo de sacar dinero en un cajero automático, pero ahora es algo muy normal; lo mismo está pasando hoy con internet: llegará el momento en el que realicemos cualquier actividad en línea, así como sucede en otros países”, confía Caride.

Mientras tanto, empresas como Dafiti están ofreciendo formas de pago que reduzcan la percepción de riesgo, como el pago contra entrega, es decir, en efectivo al momento de recibir el producto en el domicilio solicitado.

“En México sólo hay 13.3 millones de personas que tienen una tarjeta de crédito, una penetración relativamente baja, pero nosotros no queremos limitarnos únicamente a la gente que sí tiene un plástico”, subraya Heinsen.

Hace unos meses, MercadoLibre.com lanzó “MercadoPago”, una tarjeta recargable para realizar compras en línea que se puede adquirir en denominaciones de 150, 300 o 600 pesos, y que después puede recargarse mediante depósitos interbancarios, transferencias electrónicas y en tiendas 7-Eleven.

Pero una de las formas de pago más populares en internet y que ha resultado más confiable para muchos consumidores en el mundo es PayPal, compañía que tiene presencia en 203 mercados y 157 millones de usuarios, de los cuales, un millón se encuentran en México.

PayPal funciona como intermediario entre el cliente y las tiendas para hacer y recibir pagos en línea, por lo que los usuarios pueden pagar de diversas formas, como tarjetas de crédito o débito, cuentas bancarias o comprando saldo, todo sin compartir información financiera con terceros y utilizando únicamente su correo electrónico y un password.

“Compartir sus datos financieros es un tabú entre los mexicanos porque no se sienten seguros; sin embargo, están protegidos con nosotros, ya que tenemos años de experiencia en el manejo de la información y seguridad de nuestros usuarios”, asegura Carol Eid, gerente de Marketing de PayPal México.