Cae la inversión extranjera en China

Los problemas diplomáticos con Japón y las investigaciones antimonopólicas contra empresas extranjeras han desmotivado las inversiones en el dragón asiático.
La inversión extranjera en China cae a su nivel más bajo.
La inversión extranjera en China cae a su nivel más bajo. (Shutterstock)

Beijing

La inversión extranjera directa en China cayó a su nivel más bajo desde la fase más álgida de la crisis financiera, mientras Beijing apunta a una serie de empresas globales en el país por supuesto comportamiento monopolístico y fijación de precios.

La inversión en China proveniente del extranjero llegó a 7 mil 200 millones de dólares en agosto, el nivel mensual más bajo desde julio de 2010, de acuerdo con las cifras que el martes publicó el Ministerio de Comercio Chino y a los cálculos del Financial Times basados en los datos de la Oficina Nacional de Estadísticas.

Esto es el 14% menor que el año pasado, después de una caída del 17% en julio comparado con el año anterior.

La disminución del interés en China se da cuando la segunda economía más grande del mundo continúa mostrando signos de una fuerte desaceleración, particularmente en su gigantesco sector de bienes raíces, por años el principal motor de crecimiento en el país.

También coincide con el creciente enojo y resentimiento de empresas multinacionales que han visto que sus operaciones son expuestas públicamente en los medios de comunicación estatales y son el blanco de investigaciones regulatorias opacas, que algunas veces han impuesto enormes multas.

Las empresas que incluyen a muchas de las armadoras de automóviles más grandes del mundo, gigantes de la tecnología como Microsoft y Qualcomm y de otros sectores tan diversos como las farmacéuticas y fabricantes de fórmula para bebés, han sido investigados por supuestas fijaciones de precio y actividad monopolística.

El mes pasado, la Cámara de Comercio de la Comunidad Europea en China criticó fuertemente lo que describió como tácticas de intimidación utilizadas por los investigadores antimonopolios, y en un reporte de la semana pasada, la Cámara de Comercio de EU dijo que el uso discriminatorio de las leyes antimonopolios podrían violar los compromisos que hizo China cuando se unió a la Organización Mundial de Comercio.

En días recientes, el secretario del Tesoro estadounidense, Jack Lew, envió una carta al viceprimer ministro de China, Wang Yang, alegando que las investigaciones en contra de las empresas extranjeras podrían tener graves consecuencias en las relaciones China- Estados Unidos, de acuerdo con los medios de comunicación estadounidenses.

Un vocero de la embajada estadounidense en Beijing declinó a hacer comentarios sobre la carta.

La semana pasada, funcionarios chinos respondieron a las críticas diciendo que las empresas extranjeras solamente componen 10% de los casos antimonopolio en la campaña actual.

Pero los ejecutivos occidentales señalaron que ninguno de los monopolios estatales más grandes del país, de cualquier sector, desde finanzas hasta transporte, han sido objeto de un importante caso antimonopolio hasta el momento.

El martes 16 de septiembre, un vocero del ministerio de comercio de China dijo que la caída de la inversión extranjera directa “no tiene relación” con la presión antimonopólica de China.

A parte de la caída durante la crisis financiera mundial, el flujo de inversión extranjera directa ha crecido establemente desde que el país se unió a la Organización Mundial del Comercio en 2001 y alcanzó un récord de 118 mil mdd el año pasado, de acuerdo con el Ministerio de Comercio Chino.

Este año, la caída de inversión más obvia es la que proviene de Japón, que ha entrado en una amarga batalla diplomática con China por las interpretaciones históricas y la soberanía de unas islas deshabitadas en el mar de China Oriental.

La inversión japonesa cayó un 43.3% con respecto al año anterior en los primeros ocho meses del año, mientras que la inversión extranjera directa de Estados Unidos y la Unión Europea también cayeron entre el 17 y 18% cada una.

En contraste, la inversión de Corea del Sur aumentó 31.3%, mientras que la inversión del Reino Unido subió un 18.9% en los primeros ocho meses del año, respecto al año anterior.