10 pronósticos para la economía mexicana en 2015

Algunos economistas dieron sus pronósticos de la economía mexicana en cuanto al crecimiento del PIB, inflación, el tipo de cambio y la generación de empleos. 
Para que el empleo tenga un impacto en el consumo se debe aumentar la productividad con empleos formales.
Para que el empleo tenga un impacto en el consumo se debe aumentar la productividad con empleos formales. (Shutterstock)

México

Los datos macroeconómicos permiten tener una mayor claridad sobre qué es lo que viene para el país el siguiente año. Consultamos a algunos economistas sobre lo que podemos esperar en términos económicos.

Aquí los indicadores de los que se estará hablando en 2015, cómo creen los economistas y expertos que van a comportarse y qué otros factores podrían tener impacto en las expectativas.

Aquí 10 preguntas para saber qué esperar del Año Nuevo.

1.    ¿Cuánto crecerá el PIB?

El crecimiento esperado para 2015 se ha ajustado a la baja. Banamex hizo una reducción a 3.4% por dos factores, uno externo y otro interno, explica Arturo Vieyra, subdirector de Estudios Económicos del Grupo Financiero Banamex.

El factor externo es el menor crecimiento en Asia, especialmente en China, que ha frenado la actividad a nivel global. El interno, por su parte, es la demanda interna y en particular el consumo privado que ha tenido un crecimiento pausado.

No obstante, explica Vieyra, “no se espera, incluso con el ajuste del crecimiento a la baja, una desaceleración económica, más bien una aceleración menor a la pronosticada” y añade que “la perspectiva de crecimiento económico es optimista”.

Este crecimiento está fincado en lo fundamental a un optimismo en cuanto al desempeño del crecimiento en Estados Unidos (EU), por lo que si hubiera una desaceleración en el resto del mundo, Asia y Europa en particular, que tuviera un impacto en EU, el crecimiento esperado para México podría ser afectado.        

2. ¿Habrá inflación?

“Por lo menos hasta noviembre esta ha sido de las variables silenciosas y menos preocupantes”, dice Arturo Vieyra, subdirector de Estudios Económicos del Grupo Financiero Banamex. Incluso el rebote que se vio este año en el que la inflación llegó a 4.30% era esperado por los expertos y derivado de los cambios fiscales por la reforma, además del cambio en precios agropecuarios y energéticos.

El incremento en la inflación resultado de la reforma fiscal, explica Carlos Serrano Herrera, economista en Jefe de BBVA Bancomer, se diluyó los meses siguientes. Por lo que esperan una trayectoria estable en la inflación.

Banamex estima que el 2014 cerrará con una inflación del 4%, pero que a partir de enero vaya disminuyendo para cerrar el 2015 en 3.32%.

Uno de los factores que pueden afectar esta perspectiva es el tipo de cambio que ha mostrado una debilidad en el peso frente al dólar, pero los expertos consideran que este factor podrá ser compensado por otros como una demanda débil y los precios de materias primas.

3. ¿Se estabilizará el tipo de cambio?

Esta es una de las variables que ha tenido mayor volatilidad en los últimos meses, en parte por el fortalecimiento del dólar, no solo frente al peso, sino en general frente a todas las monedas.

No obstante, en un mayor plazo las instituciones financieras esperan un fortalecimiento del peso frente al dólar.

Según Banamex el peso estará a 13.30 pesos por dólar para finales de 2015. Esperan que en diciembre se cierre con una relación de 13.60 pesos por dólar y que a partir de enero se vea una disminución paulatina. Los factores que podrían afectar esta perspectiva son el precio del petróleo y las decisiones de política monetaria. 

4. ¿Qué sucederá con la reforma energética?

El 2015 será un año clave para este sector, explica Carlos Serrano Herrera, economista en jefe de BBVA Bancomer, pues se verán los primeros resultados de la reforma energética. En particular en la formulación de contratos y las licitaciones. “El resultado de las primeras licitaciones demostrarán el grado de interés que se tenga por invertir en México”, dice Serrano.

En cuanto a la extracción de crudo, el riesgo será siempre el precio del petróleo, pues un precio bajo por barril podría hacer poco interesante la inversión en aguas profundas, explicó el economista.

En el gas y electricidad habrá también asuntos definitorios. La compra de gas a Texas en EU podría bajar los costos que hasta ahora ha tenido México. Por otro lado, se verán las primeras inversiones privadas en generación de electricidad.

“En este año vamos a tener una mejor evaluación de qué tan exitosa puede ser la reforma”, añadió Serrano.

5. ¿Seguirán cayendo los precios del petróleo?

En BBVA Bancomer esperan una recuperación del precio del petróleo a niveles de 70 y 80 dólares; no creen que la recuperación llegue a niveles vistos este 2014 de 100 dólares.

Esta bajada en los precios, explica Carlos Serrano Herrera, economista en jefe de BBVA Bancomer, viene de factores permanentes como la mayor producción de crudo en EU, y de factores coyunturales como la desaceleración económica en Europa y China. Los factores coyunturales son los que permitirían el incremento del precio esperado para 2015.

“Para las compañías energéticas y países exportadores de petróleo, estas (el desplome de los precios del petróleo) no son muy buenas noticias. Los precios bajos enfriarán el entusiasmo del inversionista - afectando también a los trabajadores y comunidades que dependen de la industria - y significará menos ingresos a los presupuestos de algunos gobiernos de la región”, escribió Antonio Garza, exembajador de EU en México, en su nota “México: En camino al 2015”.

6. ¿Continuará el boom automotriz?

La industria automotriz en México es ya la cuarta plataforma de exportación más importante del mundo, según datos de BBVA Bancomer.

De hecho, se calcula que de los 2.5 millones de autos producidos en México en 2014, 2.3 millones se exportaron. “Y pensamos que 2015 será un año mejor que 2014, que ya fue récord”, dice Serrano, de BBVA Bancomer. La institución financiera espera que el crecimiento del número de automóviles exportados incremente entre 10 y 15% en 2015.

La industria automotriz representa el 2.7% del PIB total y 15.9% de la producción manufacturera. La perspectiva es positiva porque marcas de autos como Audi y Hyundai, siguen invirtiendo en plantas; la mano de obra se ha calificado para llegar a producir hasta 60% de las partes de algunos automóviles; y la recuperación económica en EU incrementará la demanda. Además es un sector beneficiado por los tratados de libre comercio, en especial el TLCAN. 

7. ¿Cómo será el panorama laboral?

La clave para que el panorama en el tema de empleo sea positiva es el crecimiento del país. Si, como se espera se da un crecimiento de 3.5%, según las expectativas de BBVA Bancomer, y hay una eficiente implementación del gasto -en particular de los proyectos de infraestructura-, habrá una disminución en la tasa de desempleo, explica Serrano. De hecho, la tasa podría disminuir del 4.7% actual a 4.2%.

Se espera que para 2015 se creen entre 700 mil y 750 mil empleos, de los cuales dos terceras partes no son nuevos, sino empleos ya existentes, pero formalizados. Aún así, explica Serrano, esta formalización es positiva porque implica empleos más productivos.

El problema es que de 60 a 70% de los empleos creados ofrecen sueldos de entre uno y tres salarios mínimos, y con estos niveles de salario es difícil empujar el consumo en el país, añade Serrano. Para que el empleo tenga un impacto en el consumo se debe aumentar la productividad y esto solo se logra con empleos formales, por un lado, y mejorando la educación para que en el futuro los empleados puedan ser más productivos. Este es uno de los retos que Serrano ve para el país.

8. ¿Aumentará el salario mínimo?

La discusión de un aumento del salario mínimo es buena idea, dice Serrano, siempre y cuando se tomen estas dos medidas antes:

1.    Desvincular el salario mínimo sobre todo en términos de los créditos del Infonavit.

2.    Seguir impulsando y revisando la formalización de los empleos.

Tomando estas dos precauciones un incremento de entre 10 y 15% al salario mínimo como se ha planteado no necesariamente afectaría la inflación. Con un aumento de 10% al salario la inflación podría subir entre 0.3 y 0.6% pero se diluiría a  lo largo del año, explica Serrano.

Y mientras haya un esfuerzo por seguir con la formalización de los empleos, no hay riesgo de que pudiera impactar los niveles de empleo.

9. ¿Qué pasará en el sector de telecomunicaciones?

2015 será el primer año en el que estén en vigor los cambios hechos por la reforma de telecomunicaciones. “Un escenario de éxito sería que el gobierno logre avanzar en consolidar sus planes de licitaciones y en establecer el IFT”, dice José Gabriel Martínez, director del programa de Maestría en Políticas Públicas del ITAM.

El riesgo en el año estará en ver “si este nuevo organismo, el IFT, va a comenzar a resolver los conflictos de la industria o va a reiniciar la etapa de litigio, esa es la pregunta para el año que viene”, añade Martínez.

La apertura y mayor competencia del sector seguirá, explica el experto, sobre todo en telefonía fija y móvil. Pero ve un riesgo en la parte de radiodifusión y televisión pues la reforma pide una integración vertical que va en contra de las tendencias internacionales del sector que se inclinan hacia una ruptura vertical de las empresas que optan por sistemas de streaming.

10. ¿Qué podemos esperar de la Bolsa?

2015 será un año de volatilidad en el mercado accionario mexicano, en principio por el nivel de endeudamiento en dólares de algunas empresas mexicanas, explica José Gabriel Martínez, director del programa de Maestría en Políticas Públicas del ITAM.

Si bien la economía mexicana va estable y no hay señales de recesión, el tipo de cambio puede afectar a ciertas empresas y sus deudas, añade Martínez.

Según estimaciones de la Dirección de Análisis de CIBanco el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) cerrará el 2014 con 43 mil puntos y llegará a finales de 2015 con 47,500 puntos.