Hagan sus apuestas en zonas petroleras conflictivas

Hasta ahora, los precios del petróleo se han mantenido estables a pesar de tanta convulsión en varios países productores pero persisten riesgos a futuro.
Importantes interrupciones en el suministro de petróleo.
Importantes interrupciones en el suministro de petróleo. (Shutterstock)

México

El derramamiento de sangre en Irak, las sanciones a Rusia, el conflicto en Palestina. Si a principio de año le preguntaras a los participantes del mercado qué podría pasar con el precio del petróleo si esos eventos coincidieran, pocos hubieran pronosticado que continuaría cerca de los 100 dólares por barril.

Pero desde que aumentó a 115 dólares a mediados de junio, en medio del temor inicial de que el combate con los militantes islamistas en Irak resultaría en mayores interrupciones, el precio mensual por adelantado del crudo Brent cayó a su nivel más bajo en 14 meses.

Las turbulencias geopolíticas que involucran a los principales países productores de petróleo no ha podido interrumpir la producción en una manera significativa. Las reservas de Irak no han resultado con daños importantes a pesar de la violencia que asola al país, mientras que la producción de Libia y sus exportaciones van en aumento.

Al mismo tiempo, el exceso de suministros en el Mar del Norte y en la cuenca del Atlántico, así como la poca demanda en las refinerías europeas han agravado el efecto de los grandes incrementos en la producción norteamericana. “Está claro que hay un exceso de producción que tiene un rápido impacto en el precio del Brent”, dice Amrita Sen de la agencia consultora Energy Aspects con sede en Londres.

La mezcla Brent, que pasó tres años en mercado invertido (backwardation) - una estructura de mercado cuando los contratos de precio corriente son más altos de los pagos a futuro - cambió al lado opuesto, llamado Contango. Esto indica un exceso de producción de petróleo (surplus), pero es difícil que se mantenga.

La producción en Estados Unidos y Canadá aumentó al mismo tiempo en que las golpeadas refinerías europeas disminuyeron su demanda, dice Sen. “Algo de esto es (parte de) un cambio estructural Pero viendo a futuro, a 2016 y más adelante, es probable que los eventos geopolíticos en Irak, Rusia y otros países tengan un impacto en la producción”.

Los precios del Brent a futuro para final de la década aumentaron más de 10 dólares por barril que lo que se indicaba a principio de año.

“El mercado ya votó”, dice Tom Nelson, administrador del co-portafolio del Investec Asset Management’s Global Energy Fund. “Para los inversionistas y las empresas petroleras que piensan en una distribución estratégica a largo plazo, esto es más significativo que ver los contratos de mediano plazo. Si ves hacia 2016 y más adelante, la preocupación se trata de dónde se surtirá”.

La Agencia Internacional de Energía dijo en su informe de julio que “el mercado actual de petróleo se ve mejor surtido de lo esperado”, pero el observador de energía de las naciones ricas advirtió que varios países clave productores de petróleo “se mantienen con mayores riesgos que nunca”.

Los participantes del mercado mantienen su atención en Irak, el segundo productor más grande de petróleo de la OPEP, que en los últimos años volvió a surgir como una fuente importante de petróleo. A pesar de que la producción en su mayor parte no se vio afectada por el conflicto, los efectos a largo plazo de los violentos enfrentamientos con militantes islamistas permanece incierto.

Cuellos de botella en la infraestructura, problemas de agua y problemas laborales ya frenaron las expectativas de producción de Irak, que tiene objetivos ambiciosos de producción de entre 8.5 y 9 millones de barriles diarios para 2020, comparado con los 3.6 millones de barriles diarios a principios de este año. Las recientes hostilidades amplificaron estos problemas y crearon unos nuevos.

Por otro lado, esta semana Libia volvió a empezar sus exportaciones de petróleo desde su puerto más grande por primera vez desde el bloqueo que duró un año. Pero los fuertes combates fuera de Bengasi y en Trípoli solamente han resaltado la fragilidad de la situación política y de seguridad del país.

Ucrania, Rusia, Siria, Israel y Gaza se encuentran entre los focos rojos geopolíticos que presentan riesgos para la estabilidad en el futuro y que no se han valorado correctamente, dice Nelson.

Por ahora, las preocupaciones sobre Irán han pasado a segundo plano, pero podrían regresar al primer plano.

“Incluso si no puedes señalar siempre una instalación o campo petrolero o una ruta de exportación que físicamente esté bajo amenaza, no significa que la producción futura y la inversión extranjera (en ese país) permanecerá sin ser afectada. El mercado es demasiado optimista y complaciente con la oferta”, dice.

Nelson, quien es más optimista con el precio del Brent que sus colegas, pronostica que el próximo año su precio alcanzará los 115 dólares por barril y entre 130 y 150 dólares por barril al final de la década.

Los que son más pesimistas dicen que cualquier interrupción en el suministro puede equilibrarse con un aumento de la producción no solamente en Estados Unidos y Canadá, sino también en otros países que buscan cultivar su propia industria petrolera de lutitas (shale o tight), así como los mercados emergentes de energía como México.

“La producción petrolera no convencional continuará creciendo significativamente en Estados Unidos durante los siguientes años y se extenderá a otras partes del mundo”, dice Thomas Pugh, economista de commodities (materias primas) de Capital Economics, quien espera una caída mayor de 10 dólares en el precio del Brent para el próximo año.

Precio de Brent a corto plazo llega a su nivel más bajo en 14 meses

Precios del petróleo crudo Brent (dólares por barril).


Enero ….. 2014 …. Agosto.

Los detractores mantienen que la sustentabilidad del fuerte crecimiento del petróleo estadounidense todavía es desconocido. Sin embargo, los grandes campos petroleros convencionales que han sido el sustento de la industria están por acabarse.

Los nuevos suministros son dominados cada vez más por yacimientos en aguas profundas, petróleo de lutita (tight oil) no convencional y campos petroleros más pequeños en donde el índice de disminución es más rápido. El éxito en exploración de las principales empresas petroleras decrece, mientras los costos son cada vez más altos.

Mientras que la demanda de petróleo aumentará a 100 millones de barriles diarios para final de la década, de los 90 millones de barriles diarios en la actualidad, algunos participantes en el mercado se preguntan de dónde vendrán los barriles extra para lograr cubrir el déficit, incluso si los precios son mayores al final de la curva ayudan a incentivar la exploración.

Precios a futuro para final de la década aumentan más de 10 dólares desde principios de este año

Precios de crudo Brent (dólares por barril).


Cambio pequeño en precio spot en un año.  

Precio actual  Hace seis meses

Hace un mes  Hace un año

El precio de Backwardation (mercado invertido) cayó de 22 dólares a solamente 6 dólares por barril
  

El alto costo de producción en el mundo, desde el petróleo shale en Estados Unidos, las arenas bituminosas de Canadá o los yacimientos de petróleo profundo de la costa de Brasil, pondrán un buen cimiento en el precio del petróleo. Aunque las mejoras tecnológicas ayudarán, esto solamente será un factor que lo compense parcialmente”, dice  Abhishek Deshpande, analista de mercado petrolero, Natixis.

En el corto plazo, se espera que aumente la demanda de petróleo en el tercer y cuarto trimestre, lo que ayudará a absorber el exceso de oferta en la base del Atlántico que ha pesado (en el precio) del Brent.

Pero viendo a futuro, analistas como Francisco Blanch del Bank of America Merrill Lynch, dice que los observadores del mercado petrolero deben permanecer alertas.

El vínculo entre el aumento de las víctimas de guerra en los países productores de energía (se cuadriplicaron en los últimos 10 años) y la disminución de la producción petrolera sigue siendo fuerte, dice.

“Creemos que los mercados petroleros deben prepararse para una mayor agitación”.