Nueva York o Londres: ¿cuál es la capital financiera del mundo?

La Gran Manzana tiene la mayor bolsa de valores del mundo, mientras que la capital británica lidera en el intercambio de divisas y de derivados extrabursátiles.
Nueva York lidera en mercado de capitales.
Nueva York lidera en mercado de capitales. (Shutterstock)

Londres

Hace siete años, un informe encargado por Michael Bloomberg, entonces alcalde de Nueva York advirtió que la ciudad corría el peligro de ser destronada por Londres como la capital financiera del mundo.

Nueva York fue perdiendo su atractivo como un lugar para hacer negocios de servicios financieros debido al exceso de litigios, regulaciones sofocantes y reglamentos restrictivos para la migración, de acuerdo con cerca de 50 directores ejecutivos entrevistados por McKinsey para el estudio. En contraste, Londres estaba atrayendo a los bancos y casas de inversión mientras los políticos británicos pregonaban las “flexibles” regulaciones de la capital.

A seis años del colapso de Lehman Brothers, los dos centros financieros se han transformado. Los bancos en ambos lados del Atlántico fueron derrumbados por la crisis, pero, tomando riesgos en sus balances generales, ahora están de regreso. Mientras tanto, los reguladores han endurecido sus requerimientos de seguridad y solidez y, particularmente en Estados Unidos, se encuentran en una misión para imponer penas máximas por las fechorías del pasado.

¿Con esto como queda la competencia entre Nueva York y Londres? ¿Qué centro financiero está en ascenso? ¿Y los centros asiáticos en Hong Kong, Singapur y Shanghai se pueden robar la corona mundial?

Por ahora, los bancos más grandes que cotizan en Nueva York por capitalización de mercado hacen ver pequeños a sus rivales en Londres y la ciudad todavía se mantiene como el rey global indiscutible del mercado de valores.

Sus dos bolsas de valores -NYSE, que este mes fue sede de la oferta pública inicial de Alibaba, y Nasdaq- han realizado OPIs que recaudaron 77 mil millones de dólares entre los dos en lo que va del año, o el 41% de los 186 mil mdd de lo que se recaudó  mundialmente, de acuerdo con Dealogic. Londres solamente recaudó un poco más de 25 mil mdd, para una participación del 14%.

Cuatro de cada 10 fondos de cobertura se encuentran en Nueva York.

Christian Meissner, director global de banca corporativa y de inversión de Bank of America Merrill Lynch, dice que los mercados de capital más profundos del mundo se encuentran en Nueva York.

“A pesar de que Londres pudiera pensar que es el centro financiero, creo que no hay duda de que Nueva York todavía es el centro del sistema financiero”.

“Es el dólar, es la Reserva Federal, es porque los mercados de capitales y la economía de EU son las más profundas; tiene la mayor cantidad de las empresas más grandes”.

Meissner dice que Londres se queda en un cercano segundo lugar.

“Si estás haciendo negocios en Asia y en los mercados emergentes, Londres es mucho más conveniente. Cuenta con la zona horaria y es el más global”.

Xavier Rolet, director ejecutivo de London Stock Exchange Group insiste que en general la ciudad de Londres es claramente el centro financiero internacional líder en el mundo. Y el reciente incremento de fortunas económicas del Reino Unido le han dado otro impulso.

“En los dos últimos años, las medidas regulatorias y fiscales introducidas por el gobierno del Reino Unido para recalibrar el financiamiento (de los pequeños negocios) alrededor del riesgo y capital privado han nutrido a una revolución tecnológica que ha ayudado a impulsar un impresionante recuperación económica y laboral”, dice Rolet. “Asegurar que estos pecesillos tengan éxito en el trayecto desde el inicio de la start-up hasta el estrellato es una de las prioridades del LSE”.

El Reino Unido domina el intercambio de divisas y de derivados extrabursátiles sobre tasa de interés, representando el 41 y el 49% del volumen de ventas en cada mercado, respectivamente, de acuerdo con el Banco de Pagos Internacionales. En contraste, Estados Unidos tiene 19% de participación de intercambio de divisas y 23% de derivados extrabursátiles sobre tasa de interés.

Recientemente Londres se convirtió en el hogar del primer banco de compensación fuera de Asia para el renminbi, impulsando su intento de ser el principal centro de intercambio de moneda china en el extranjero.

“Londres tiene una enorme ventaja de zona horaria”, dice Kevin Burrowes, de la consultoría PwC. “Se mantiene como el mercado de intercambio de divisas más grande gracias a la capacidad de negociar con oriente y con occidente en el transcurso de un día normal de trabajo”.

Al menos hasta el momento, las nuevas restricciones europeas en bonificaciones no han afectado dramáticamente a Londres, sin que haya un cambio generalizado de empleos de servicios financieros fuera del Reino Unido, tampoco a Nueva York o Asia.

Después de la caída durante la crisis, el año pasado la cifra total de empleos bancarios en Londres alcanzó el nivel que tenía previo a la crisis,  llegando a 147 mil 100 empleos, de acuerdo con un estudio de un grupo de la industria The CityUK. Con esto el total de empleos de servicios financieros en la ciudad, incluyendo la gestión financiera y de financiamiento, alcanzó un nivel récord de 367 mil 300.

A pesar de que es difícil conseguir las cifras de igual a igual, las estimaciones del Departamento del Trabajo del estado de Nueva York sugiere que la ciudad tiene 502 mil 400 empleos en finanzas y seguros, 8% por debajo que el punto más alto del sector en 2007.

Aún así, el fondo de bonificaciones para los empleados de firmas de valores de Nueva York el año pasado fue el más grande desde 2008, con 26 mil 700 mdd, un 15% arriba de 2012, frente a los 14 mil millones de libras (22.9 mil mdd) pagadas en todo el sector financiero y de seguros como un total.

Hay sugerencias anecdóticas de que el impacto de las nuevas reglas de bonificaciones y otras presiones regulatorias todavía tienen que llegar completamente: actualmente 90% del personal senior de la ciudad dice que está dispuesto a mudarse al extranjero, comparado con  77% el año pasado, de acuerdo con un estudio realizado por la empresa de reclutamiento Astbury Marsden.

El concurso de los súper ricos la gana Nueva York, tiene a 98 de los multimillonarios en dólares comparado con 55 en Londres, de acuerdo con las estimaciones de WealthInsight.

Un estudio reciente realizado por la empresa de investigación, Wealth-X, y UBS, el banco suizo, también encontró que Nueva York es el hogar de la mayor cantidad de multimillonarios con 103, seguido por Moscú (85), Hong Kong (82), y Londres (72).

Hay un dulce atractivo tanto en Londres como en Nueva York, dice Sir Martin Sorrell, el director ejecutivo británico de la empresa de publicidad WPP, quien pasa cerca de 100 días al año trabajando en cada ciudad. Dice que los trayectos más largos y el inicio del horario de trabajo en Nueva York pueden ser frustrantes, pero que las dos ciudades tienen “soberbias” ofertas culturales y están presionando fuertemente para que crezca su sector de tecnología.

Londres, dice, tiene el reto de su pobre infraestructura aeroportuaria y la incertidumbre sobre el futuro del Reino Unido en la Unión Europea.

“Desde mi punto de vista, las dos ciudades funcionan extremadamente bien”, dice Sorrell. “Probablemente en el fondo prefiero Londres, pero cada vez soy más ambivalente y agnóstico”.

Mientras que los reguladores en las dos ciudades se han quitado los guantes en respuesta a una serie de escándalos de manipulación de mercados, se percibe que las autoridades neoyorquinas actúan con mucho más dureza. Incluso antes de que el banco francés BNP Paribas recibiera una penalización récord de 8 mil 900 mdd por evadir sanciones, los bancos de Wall Street y sus rivales extranjeros habían pagado 100 mil mdd en acuerdos en Estados Unidos desde la crisis financiera.

Pero mediante la imposición de una gran parte de las recientes penalizaciones a los bancos fuera de territorio doméstico, las autoridades neoyorquinas se arriesgan a una reacción en contra de sus operadores domésticos por parte de los reguladores extranjeros, dice Mark Yeandle, autor del más reciente Global Financial Centres Index, una clasificación semestral de evalúa un rango de medidas de competitividad.

El futuro de Londres está ligado a la permanencia de Gran Bretaña en la Unión Europea y la perspectiva de que salga ha puesto nerviosos a los inversionistas. Los bancos de Wall Street han estado considerando planes para trasladar a Irlanda algunas de sus actividades en Londres, en parte debido a que la inminente unión bancaria de la zona euro amenaza con aislar a Gran Bretaña, pero también en el caso de que el Reino Unido salga de la Unión Europea.

Como sugirió el estudio del ex alcalde Bloomberg en 2007, los negocios pueden cambiarse de jurisdicción a donde el ambiente legal y regulatorio sea más atractivo. Y en el mundo actual, Nueva York y Londres tienen razones para tener cuidado con sus rivales asiáticos.