Tabasco y Pemex: terapia de pareja

Con la reforma energética, el estado busca cambiar su relación con la petrolera de una “industria indemnizadora” para convertirse en socios del desarrollo económico.
El Puerto Frontera estará tan cerca de las plataformas que Pemex podrá trasladar a sus empleados por mar.
El Puerto Frontera estará tan cerca de las plataformas que Pemex podrá trasladar a sus empleados por mar. (Shutterstock)

México

“En mi época, era muy difícil conseguir novia”, confiesa Eduardo Pérez, hijo de un ingeniero petrolero de Pemex, cuya familia se mudó de la Ciudad de México a Villahermosa en los años 70.  En los inicios del auge petrolero en Tabasco, las ricas familias tabasqueñas menospreciaban a los recién llegados empleados de Pemex, quienes carecían de fincas ganaderas y de apellidos reconocidos. En su mayoría, los empleados de la paraestatal rentaban o compraban grandes casas a las afueras de Villahermosa.

“Y ahora todas quieren casarse con un petrolero”, bromea Pérez, quien trabaja para el gobierno estatal.

Al igual que las mujeres en Tabasco, el gobernador estatal Arturo Núñez habla de “una nueva relación con Pemex” y el estado comienza a trabajar en la atracción de los nuevos inversionistas y proveedores que llegarán al estado a través de la reforma energética. 

“Ya no queremos proveedores para Pemex que lleguen en el vuelo de la mañana y se vayan en el de la noche; queremos proveedores tabasqueños, que operen aquí, generen empleos aquí y paguen impuestos aquí”, dijo Núñez durante la firma de un convenio para desarrollar proveedores locales con el director general de Pemex, Emilio Lozoya, en octubre del año pasado.

Actualmente, 15 de los 17 municipios de Tabasco son productores de petróleo y gas, pero durante décadas, sushabitantes han visto cómo “Pemex llega, hace pozos, los trabaja, contamina y genera derrames”, dice Herminio Silván, subsecretario estatal de Desarrollo Industrial y Comercio.

El funcionario se muestra optimista ante los cambios que generará la reforma energética en Tabasco, el segundo mayor productor de hidrocarburos en el país. “Pemex ya no va a ser el patrón para cumplirle los caprichos”, dice.

En su opinión, los gobiernos estatales y locales tendrán una mayor injerencia para regular las actividades del sector energético. “Será diferente porque las empresas tendrán que ajustarse a marco normativo federal y estatal, por lo tanto, el estado tiene capacidad de negociar con empresas”.

Actualmente, el gobierno estatal planea inversiones y estrategias para atraer inversiones y generar una mayor derrama económica del sector que genera 65% del PIB estatal y que está relacionado con 80% de la actividad económica. Tan solo Pemex genera una derrama de entre 55 y 60 mil millones de pesos anuales, según cálculos de SDET.  “Dependemos del sector petrolero, lo tenemos que cuidar y mantener una relación cordial”, dice Silván.

Con los brazos abiertos

Tan sólo en el primer semestre de 2014, Tabasco registró una inversión extranjera directa (IED) de 46 millones de dólares (mdd) y 2013 cerró con más de 77 mdd de IED, en su mayoría relacionados con la industria energética.

Tras la reforma energética, los funcionarios estatales quieren que Villahermosa conserve el título de “la capital energética de México”, ya que esta ciudad es la sede de dos importantes divisiones de Pemex: Gas y Petroquímica Básica así como Exploración y Producción. Atraídas por sus negocios con la paraestatal, otras petroleras como Halliburton, Weatherford, Petrofac, Metropak y Schlumberger ya cuentan con oficinas en la capital tabasqueña. La reforma energética está generando todavía más actividad en el estado con la construcción de parques industriales, un nuevo centro de convenciones, más hoteles, mayor frecuencia de vuelos, la ampliación de puertos marítimos y de carreteras.

“Al inicio de 2014, todos como hormiguitas empezaron a salir y tuve muchas visitas de clientes potenciales de Francia, Alemania y Estados Unidos”, platica Alejandro Casas, gerente comercial del parque industrial Tabasco Business Center, ubicado a 30 minutos del puerto petrolero Dos Bocas. De los potenciales arrendatarios, 90% eran del sector energético,agrega.

La Secretaría de Desarrollo Económico de Tabasco ya tiene un plan para impulsar aún más las inversiones en el sector a través de proyectos de infraestructura, incentivos fiscales, desarrollo de proveedores locales y esquemas de financiamiento.

Su primera apuesta se encuentra a mitad de camino entre el puerto petrolero de Dos Bocas en Paraíso y Ciudad del Carmen. Ante la probable saturación de estos puertos administrados por el gobierno federal,el estado construye con la iniciativa privada el Puerto Frontera en Centla, frente a la costa del Golfo de México, donde se encuentran estacionados unos cinco mil buques petroleros y donde hay cáculos de 1.7 millones de barriles de reservas petroleras en el Litoral de Tabasco que incluye los campos de Tsimin Xux y Kimbé además de aguas profundas.

El Puerto de Frontera tendrá mayor profundidad y se ubicará sólo a 38 kilómetros de los campos marinos mientras que Paraíso Dos Bocas y El Carmen están al doble de distancia. El puerto estará tan cerca de las plataformas que Pemex podrá trasladar a sus empleados por mar en lugar de usar helicópteros e incluso, sus empleados podrán hospedarse en tierra durante los relevos en lugar de floteles (hoteles en altamar), según explicó el coordinador de comunicación de la subdirección de Producción del Suroeste de Pemex, José del Carmen Rodríguez Vera a los funcionarios estatales. Con una inversión de 430 mdd, el gobierno prevé que el Puerto Frontera inicie operaciones este año.

Aprovechando la reforma energética, el gobierno estatal se asoció con la empresa Abengoa para construir el tercer tren de cogeneración de energía eléctrica A3T. Bajo este esquema, la empresa proveerá una inversión de 700 mdd y el gobierno estatal consumirá la electricidad en sus dependencias y usará el excedente como una estrategia para atraer inversiones con un costo competitivo de electricidad, según explica Silván. Este proyecto podría estar listo a finales de 2016.

El gobierno estatal también ha sumado a 200 empresas locales a un programa de desarrollo de proveedores que firmó con Pemex, y en febrero pasado, firmó un acuerdo de cooperación técnica con el Banco Mundial para aplicar mejoras regulatorias para facilitar el ambiente de negocios. El estado también ha anunciado incentivos fiscales y programas de capacitación para atraer inversionistas nacionales y extranjeros.

Antes que concluya la ronda uno de la reforma energética, el sector inmobiliario en Tabasco ya es un indicador del tamaño de las expectativas de inversión pues los precios de las rentas en la zona de Paraíso han subido hasta un 20% en el último año en comparación con el año anterior, de acuerdo con Casas, administrador del Tabasco Business Center.

“Para beneficiarte de la reforma energética, o eres CFE o Pemex o tienes hoteles”, dijo recientemente Francisco Zinser, director general del Grupo Hotelero Santa Fe, que próximamente abrirá un hotel en Paraíso, cerca del puerto de Pemex en Dos Bocas, al igual que ya lo hizo la cadena City Express. 

En 2013, el Aeropuerto Internacional de Villahermosa, el cual incluye vuelos a Houston, por primera vez recibió un millón de pasajeros. Tanta llegada de foráneos ha cambiado a la sociedad tabasqueña, que ahora incluye también a 10 mil inmigrantes extranjeros, entre ellos a seis mil venezolanos que en su mayoría trabajan en actividades de la industria petroquímica, de acuerdo con datos de la SDET.