"No es bueno ser un mercado emergente", dice director de la Bolsa Mexicana

Entrevista con el director general adjunto de Servicios Corporativos y Relaciones Institucionales de la Bolsa Mexicana de Valores, Pedro Zorrilla Velasco.
Pedro Zorrilla Velasco
Pedro Zorrilla Velasco (Cortesía)

México

Desde que el 21 de octubre, Luis Téllez renunció a la presidencia de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), su director general adjunto Pedro Zorrilla se perfila como uno de los posibles candidatos del Comité de Prácticas Societarias. La renuncia de Téllez será efectiva a partir del 1 de enero y la elección del nuevo presidente se realizará en las próximas semanas mediante un proceso “transparente y terso”, según dijo Zorrilla a los medios. En entrevista, habló sobre los esfuerzos de la Bolsa para aumentar el número de emisoras.

¿Qué esfuerzos están haciendo para aumentar el número de empresas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV)?

Este ha sido un propósito permanente en la bolsa en los últimos años, hemos venido adecuando los servicios que ofrecemos en la bolsa para atender las necesidades de empresas de menor tamaño.

¿Qué tan abajo estamos del máximo número de emisoras en la historia de la BMV?

Llegamos a tener casi 200 empresas, hoy el número de emisoras son 144, muy pocas para el tamaño de economía que tenemos. Estamos en fase en expansión. Los mercados son entidades vivas, siempre hay entradas y salidas. Pero vamos a entrar en una etapa que la adición neta va a ser positiva, pues me parece que por la condición económica y las perspectivas que abren de reformas por productividad y competitividad, va a beneficiar número.

¿Hay algún objetivo de número de empresas que deseen integrar al mercado bursátil?

Si de manera consistente somos capaces de subir o de sumar al mercado de subir 10 o 15 empresas cada año, en cinco años, tendríamos casi 40% de empresas de las que hoy tenemos.

Debido a la fortaleza del dólar y la caída de los precios de materias primas, los inversionistas extranjeros se están alejando de portafolios de países emergentes, ¿cómo ha afectado esto a México?

No dejamos de ser un mercado emergente, eso no es bueno, porque a la hora que se reconforman portafolios, los inversionistas no distinguen entre mercados emergentes y mercados emergentes. México es un mercado con características distintas, porque la economía está sólida, tenemos reformas en proceso muy importantes. Somos una economía muy bien localizada, geográficamente y económicamente. Estamos pegados a la economía norteamericana que es el motor más importante de la economía mundial. En el contexto de sus reformas, México tiene una propuesta de valor estratégico para las inversiones bien interesante, que se fortalece en los próximos años en el contexto de las reformas.

¿Entonces su diagnóstico de la economía mexicana es optimista?

Soy optimista en el mediano plazo, pero en el corto plazo ha sido difícil, la coyuntura ha sido complicada. Los fundamentos y las bases son sólidas para el largo plazo para tener una perspectiva positiva.