Recorta el FMI a 2.4% crecimiento de México

Señala la necesidad de la demanda interna por medio de una reforma fiscal, la reordenación del gasto público y atraer flujo de inversión.
Index sugiere mayores apoyos para el sector exportador.
Index sugiere mayores apoyos para el sector exportador. (Héctor Téllez)

México

México crecerá este año menos de lo esperado debido a la turbulencia económica mundial, una menor actividad económica en Estados Unidos y los bajos precios del petróleo, informó el Fondo Monetario Internacional (FMI) en la última actualización de sus Perspectivas Económicas 2015, donde redujo su pronóstico del PIB a 2.4 por ciento, desde 3 por ciento.

El organismo advirtió que las economías emergentes —entre ellas México— deben impulsar su demanda interna por medio de una reforma fiscal, la reordenación del gasto público —como el presupuesto base cero que implantará Hacienda en 2016— y la adopción de reformas que aumenten el flujo de inversión.

Ante el recorte del FMI, la Coparmex coincidió en que es necesaria una política de mayores incentivos fiscales a las empresas para aumentar el crecimiento. El presidente de esta confederación patronal, Juan Pablo Castañón, agregó que también se necesitan programas para simplificar los trámites a las empresas, y más financiamiento para el sector
privado.

Por su parte, Emilio Cadena, presidente de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación (Index), coincidió que ante un clima de menor crecimiento en México deben aumentar los apoyos, especialmente al sector exportador, para incluso aumentar el número de empresas de 3 mil 300 a 6 mil, a través un mayor número de certificados al comercio exterior y un incremento a la inversión en infraestructura.

El nuevo pronóstico del FMI está en línea con las recientes disminuciones de la propia Secretaría de Hacienda, el Banco de México y el Banco Mundial, que ubican el crecimiento de México entre 2 y 3 por ciento este año, después de haber vaticinado una cifra hasta un punto porcentual arriba.

El FMI también disminuyó la
previsión económica de México para el próximo año 0.3 puntos porcentuales y la ubicó en 3 por ciento. Por lo tanto, la expectativa de crecimiento de México se ubicará por debajo de lo que espera el organismo para el resto del mundo, que será 3.2 por ciento para 2015, y 3.8 por ciento en 2016.

Por otro lado, México se ubicó por encima de lo que crecerá América Latina. La región crecerá apenas 0.5 por ciento este año —una reducción de 0.4 puntos porcentuales—, y 1.7 en 2016 —una caída de 0.3—, principalmente por el descenso en los precios de las materias primas.

Razones globales

La mayoría de las exportaciones de México son manufacturas, por lo que la caída en los precios de petróleo, cobre, acero y productos agropecuarios afectaron en menor medida los ingresos del país, a diferencia de economías como Brasil.

"La caída en los precios de materias primas impone riesgos mayores a la perspectiva de economías en desarrollo, después de años de fuerte crecimiento", afirmó el FMI.

La revisión a la baja se debió a choques económicos internacionales que han sacudido a la economía global este año, como la crisis en Grecia, el aumento de tasas de la Reserva Federal y la reciente caída de 30 por ciento en la bolsa de China, además de un lento crecimiento de las desarrolladas economías de EU, Unión Europea y Japón.

El fondo indicó que esos riesgos a la actividad económica mundial todavía hacen presión hacia un menor crecimiento. En el corto plazo el FMI observa una mayor volatilidad en los mercados financieros, además de una menor productividad tanto en economías avanzadas como en emergentes.

En tanto, Oliver Blanchard, economista en jefe del FMI, dijo en conferencia que "el mayor reto será la combinación de un bajo
potencial de crecimiento, en conjunto con una creciente desigualdad que continuaremos observando, por lo que se anticipan mayores problemas sociales, políticos y fiscales".

Resultados mixtos

"En México estamos observando resultados mixtos. Por un lado tiene herramientas para enfrentar los choques internacionales, pero por otro lado enfrenta volatilidad en su tipo de cambio y menores ingresos por la caída en los precios del petróleo", explicó en entrevista Oliver Ambía, director académico del departamento de finanzas del Itesm Santa Fe.

El académico refirió que México presentó una mejoría en su comportamiento económico en el primer semestre del año, con una inflación controlada por debajo de 3 por ciento, una ligera recuperación en la confianza del consumidor, un consumo de bienes en ascenso —según datos de Walmart y la Antad— y un buen ritmo en las exportaciones manufactureras, especialmente en el sector automotor.

"En cuestión de finanzas públicas, el gobierno anunció una reestructuración del gasto con el presupuesto base cero para el próximo año, y la recaudación fiscal ha crecido respecto a años anteriores. Además creció el número de afiliados al IMSS, por lo tanto México ha tenido un bueno comportamiento en varios de los aspectos que se evalúan", afirmó Ambía.

Sin embargo, la volatilidad en los mercados ocasionó que el peso se depreciara frente al dólar más de 20 por ciento respecto al año pasado, hasta superar los 16 pesos por dólar en semanas recientes, lo que puede aumentar los precios en el corto plazo; además, las exportaciones petroleras se desplomaron 45 por ciento en los primeros cinco meses del año respecto al mismo periodo de 2014, lo que ha generado presión en las finanzas públicas y, por tanto, recortes al presupuesto.

Ambía señaló que uno de los problemas en México es que hay sectores con gran crecimiento, pero otros son seriamente afectados por la coyuntura internacional.