Hoy la gente invierte más en terapias para el “bienestar”

Hace 14 años, unas 60 empresas participaban en la feria de Expo Ser, actualmente acuden 250 para ofrecer terapias, masajes, cursos o libros, platica la organizadora de la exposición.
Marilú Figueroa, organizadora de Expo Ser a realizarse del 15 al 17 de mayo en el WTC
Marilú Figueroa, organizadora de Expo Ser a realizarse del 15 al 17 de mayo en el WTC (Cortesía )

Ciudad de México

La depresión y la tristeza extrema se convirtieron en un problema de salud pública generado por situaciones de estrés, baja autoestima, problemas económicos y relaciones labores poco satisfactorias, de acuerdo con la Secretaría de Salud.  

Marilú Figueroa, organizadora y fundadora de Expo Ser, un espacio donde se  reúnen empresas de la industria “del bien estar del ser”, dijo que dichas condiciones socioeconómicas provocaron que en 14 años la gente invierta más en terapias, masajes, clases de yoga, o cursos de meditación.   

“Sabemos que actualmente las principales enfermedades son la depresión y el estrés”, agregó.

Hace 14 años cuando se llevó a cabo la primera edición de esta feria, el gasto percápita -dentro de este espacio- era de 575 pesos; actualmente es de mil 750 pesos.

De igual modo,  en este lapso, aumentó el número de asistentes y de empresas que ofrecen sus servicios para el “bienestar”, detalló la fundadora de Expo Ser.  

En la primera edición participaron 60 empresas para ofrecer servicios, actualmente acuden 250. El número de asistentes aumentó de seis mil a 21 mil, explicó.     

Marilú platicó que desde hace 15 años empezó a observar que la “industria del bienestar del ser” crecería año con año.  “A mayores crisis, la gente siente mayor necesidad de alcanzar la plenitud y encontrar respuestas”, aseveró.

A la pregunta de cuál es el producto de mayor demanda en esta feria, Marilú contestó que las terapias alternativas, “la gente en este espacio busca paz”.  Este año el evento se realizará en mayo.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Salud, en México entre el 12 y 20 por ciento de la población cuyas edades oscila entre los 18 y 65 padece los efectos de la depresión.