Expansión mundial salvó a los grandes bancos españoles

Cuando llegó la crisis a casa, la diversificada cartera de los grupos financieros ofreció un colchón para sobrevivir.
Las oficinas de BBVA en Madrid.
Las oficinas de BBVA en Madrid. (Shutterstock)

Madrid

Los banqueros españoles recuerdan 2012 como su annus horribilis.

Fue el año en el que muchos bancos del país finalmente pagaron el precio de su comportamiento durante el auge inmobiliario, impulsado por la deuda con una década de duración. Decenas de bancos se fusionaron por primera vez, después los rescataron y nacionalizaron, en un doloroso proceso que al final costó a los contribuyentes más de 42 mil millones de euros.

Fue un año difícil, en particular para los dos principales bancos del país. Se obligó a Santander y BBVA a reservar importantes cantidades de dinero para cubrir las pérdidas en sus carteras de hipotecas y préstamos en España, lo que resultó en una fuerte caída en las ganancias. Sin embargo, nunca se dudó de su supervivencia, y tampoco de su capacidad para registrar utilidades de los grupos por miles de millones de euros.

Santander y BBVA se comportaron con mayor prudencia en su país de origen que algunos otros bancos, especialmente los bancos de ahorro regionales de España. Aún más importante es el hecho de que ya no dependían exclusivamente de su mercado doméstico. En los años previos a la crisis, Santander trabajó incesantemente para ampliar su alcance en todo el planeta, desde Brasil y Chile hasta Gran Bretaña, Polonia y Estados Unidos. BBVA puso sucursales en Turquía, EU, México y otros países de América Latina.

Cuando llegó la gran crisis a casa, la cartera diversificada de los dos grupos financieros ofreció un colchón vital contra la recesión en España.

“La diversificación internacional es lo que salvó al sistema bancario español”, dice José María Roldán, presidente de la asociación bancaria española AEB. “Eso no es teoría. Eso es lo que ocurrió en realidad. Teníamos 30 por ciento del sistema bancario español en la quiebra, pero no contaminó el interior del nivel más alto”.

José García Cantera, director financiero de Banco Santander, es un ardiente defensor de la diversificación. “Cuando ves tu cartera, el perfil de riesgo de la suma de las partes es menor que el perfil de riesgo de cada uno de los componentes individuales”, dice. “Esa es una ventaja competitiva”.

García Cantera señala que no todos los participantes de los servicios financieros cuentan con una posición para manejar el riesgo a través de la expansión internacional. “Esto solo funciona porque somos un banco minorista”, dice. “Si eres un banco de inversión, no funciona, porque los bancos de inversión tienen vínculos con los mercados financieros y los mercados financieros tienen una correlación en todo el mundo”.

Los mercados de los bancos minoristas, por el contrario, muestran poca correlación, especialmente cuando, como Santander, un banco que tiene actividad en diferentes continentes. De acuerdo con los últimos resultados que publicaron, las divisiones más rentables del banco estaban en Gran Bretaña y Brasil, dos mercados que prácticamente no tienen nada en común. Cada uno representa alrededor de un quinta parte de las ganancias subyacentes del grupo, le siguen España, Estados Unidos y México.

Si bien varios de los mercados principales de Santander tienen sus problemas, éstos en su mayoría son diferentes entre sí: por ejemplo, la amenaza de una recesión prolongada en Brasil, en Reino Unido el riesgo de salir de la Unión Europea o la persistencia de las tasas de interés bajas en España. Estos y una gran cantidad de riesgos pueden o no convertirse en problemas serios, pero, si eso ocurriera, serían independientes entre sí, y surgirían en momentos distintos.

En el corto plazo, dice García Cantera, la diversificación puede limitar el aspecto positivo de la presencia de un banco en un mercado saludable de rápido crecimiento. Sin embargo, en el largo plazo rinde frutos. “Si en este momento eres un banco canadiense, es mejor no estar diversificado”, dice. “Pero, ¿qué pasa si eres un banco brasileño? En los buenos tiempos no tuvimos un desempeño tan bueno como un banco no diversificado. Pero tampoco sufrimos tanto durante los malos tiempos. Con el paso del tiempo ves los beneficios”.

Si las ventajas del modelo diversificado son claras, también lo son sus desventajas. Desde un punto de vista de su administración, los bancos como BBVA y Santander demostraron en repetidas ocasiones ser inversores con la capacidad de administrar sus imperios. De hecho, la intensidad de ese reto es claro por el extremadamente pequeño número de bancos minoristas globales; sin tomar en cuenta a los dos bancos españoles, solo HSBC, —y en menor grado— Standard Chartered y Citigroup caen en la misma categoría.

“Tanto BBVA como Santander desarrollaron un verdadero conocimiento sobre el manejo de sus operaciones minoristas locales y, al mismo tiempo, solo usan sus centros corporativos para elevar las cosas que se pueden ampliar, desde la informática y gestión de riesgos hasta la ayuda a las transferencias de productos exitosos de un mercado a otro”, dice Jordi Canals, decano de la escuela de negocios IESE, que tiene campus en Barcelona y Madrid.

Ser diverso, pero no distante, no es una tarea fácil. Eso no impidió que otros bancos españoles lo intentaran. El año pasado, Banco Sabadell adquirió TSB en Reino Unido, mientras que Caixabank hizo una oferta por BPI, el banco portugués. Los dos tienen un largo camino por recorrer para igualar el alcance y la diversificación de los dos líderes del mercado, al igual que muchos de sus rivales no españoles.

Sin embargo, si nos guiamos por los ejemplos de BBVA y Santander, al final los frutos pueden ser importantes, no importa cuándo o en dónde pegue la próxima crisis.

42,000 mde

Costo para los contribuyentes españoles de la nacionalización y fusión de la banca durante 2012, medidas tomadas dada la deuda del área de crédito hipotecario y préstamos personales

30%

Parte del sistema bancario español que quedó en quiebra en la crisis, pero no sufrió afectaciones a escala general dada la diversificación financiera