Exigen IVA por comida preparada a los omisos

Las autoridades hacendarias aclaran que el impuesto existe desde hace 15 años; Oxxo prefiere no responder al asunto.
Aristóteles Núñez, jefe del Servicio de Administración Tributaria.
Aristóteles Núñez, jefe del Servicio de Administración Tributaria. (Jesús Quintanar)

México y La Paz, BCS

El IVA de 16 por ciento en alimentos preparados no vulnera el Acuerdo de Certidumbre Tributaria; existe desde hace 15 años y solo se pidió su cumplimiento a tiendas de conveniencia y minisúpers, que lo omitían, afirmó Aristóteles Núñez, jefe del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Explicó que en meses anteriores trabajaron de cerca con algunas tiendas departamentales y de autoservicio, por lo que se detectó que cada vez que vendían un producto alimenticio preparado se hacía con impuesto de 16 por ciento, como corresponde en términos de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, en el artículo 2A, lo cual no se replicaba en las tiendas de conveniencia.

En entrevista radiofónica, afirmó que para las tiendas departamentales y de autoservicio esta situación significaba una competencia desleal, y "lo que pedían era que todos se ajustaran a lo que ellos ya estaban haciendo", subrayó.

El jefe del SAT dijo que ante esa situación, el decreto publicado el pasado 16 de junio va dirigido especialmente a minisúpers y a tiendas de conveniencia, que ya conforman el segundo segmento de tiendas más importantes de venta al menudeo, y que no estaban trasladando el impuesto al valor agregado, aunque están obligados a hacerlo.

Explicó que los alimentos a los que se les debe aplicar el impuesto de 16 por ciento son sándwiches o emparedados, tortas, lonches, chapatas, pepitos, baguettes, paninis o subs, gorditas, quesadillas, tacos, flautas, sincronizadas o gringas, burritos y envueltos —incluidos los llamados rollos y wraps.

También los croissants o cuernitos, bakes, empanadas o volovanes, pizzas o focaccias, guisos o discadas, hot dogs, banderillas, hot cakes, alitas, molletes, hamburguesas, bocadillos o snacks, sushi, tamales, sopas instantáneas y nachos.

En tanto, Manuel Herrera Vega, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales, señaló que ante un mercado interno debilitado y la desaceleración por la que atraviesa la industria, no es momento de establecer más cargas impositivas.

Agregó que el decreto que entrará en vigor el 1 de julio es un nuevo criterio de aplicación que se tiene que revisar, ya que puede tener efectos negativos para la actividad económica.

El líder industrial enfatizó que en un contexto económico en el que el consumo se encuentra debilitado, se requieren acciones contrarias a ese planteamiento, las cuales deben tener como objetivo reactivar el mercado interno.

Al respecto, Francisco Conejo, director general de Financiera Coincidir, en el contexto de la primera convención nacional de la Asociación Mexicana de Sociedades Financieras Populares, señaló que es un hecho que con esta medida las personas de menores recursos contarán aún con menos dinero y se verá reflejado en un menor consumo y adquisición de crédito.

Por su parte, Guillermo Colín, presidente de la Asociación Mexicana de Sociedades Financieras Populares, dijo que el incremento de 16 por ciento al precio de los alimentos preparados influirá en la capacidad de pago, toda vez que es un gasto adicional que saldrá irremediablemente del ingreso de las personas.

MILENIO buscó la opinión de la cadena comercial Oxxo, pero mediante su oficina de Comunicación dijo que por el momento no dará alguna postura al respecto.