Euro, en riesgo de seguir a la libra en su deterioro

Aunque los caminos se separaron, Europa y Gran Bretaña comparten la pérdida de confianza de sus respectivas monedas.
Debido al "brexit", expertos prevén que la volatilidad se mantenga.
Debido al "brexit", expertos prevén que la volatilidad se mantenga. (Michaela Rehle/Reuters)

Gran Bretaña y Europa van por caminos separados, pero comparten problemas similares, entre ellos, un futuro con la pérdida de la confianza en sus monedas.

Si gran parte del drama posterior al brexit del viernes se presentó con la caída de 11 por ciento de la libra, las próximas semanas se ven amenazadoras para el euro. Al día siguiente del brexit, el euro cayó 4.7 por ciento, antes de —al igual que la libra esterlina— tener una recuperación al finalizar la tarde.

Se percibe que las dos monedas van para abajo, ya que la caída continuó ayer. La inestabilidad política en Reino Unido sugiere que la libra tendrá una paridad de 1.20 a 1.25 dólares, de acuerdo con varios estrategas de tipo de cambio.

Ahora existe la posibilidad de una caída de tamaño similar en el euro. La recomendación popular de 2015, la paridad euro-dólar, se desempolvó en algunos trimestres, aunque la mayoría de los bancos no va tan lejos, prefiere un pronóstico de una caída del euro de 1.05 a 1.08 dólares en el corto plazo.

Sin embargo, fue notable, dice Steven Saywell, director global de estrategia cambiaria de BNP Paribas, cómo el brexit provocó que el euro perdiera su condición de refugio, estatus que normalmente comparte con el yen y el franco suizo en épocas de turbulencias del mercado y aversión al riesgo.

El grupo de monedas de refugio fue más pequeño en esta crisis, y eso se debe a que el euro “participa en la situación”, dice Saywell.

En circunstancias normales, hay razones sólidas para tener fe en el euro. Se logró superar crisis anteriores prácticamente sin recibir daño y su actual superávit de cuenta corriente debería darle apoyo cuando se cae el apetito de los inversores por el riesgo.

Las preocupaciones por el euro pueden ser exageradas, puede ocurrir que los inversores lleguen rápido a conclusiones erróneas, dice Saywell. El continente pierde un miembro de la Unión Europea, no un miembro de la eurozona, señala.

“No hay nada que se empiece a preparar en la eurozona, no hay un próximo referendo. El problema clave es la crisis en Reino Unido y cómo lidiar con esto”, dice.

Otros temen que el brexit saque a la luz varios problemas residuales para el euro. Una Unión Europea sin Gran Bretaña le quita al continente un contrapeso al dominio franco-alemán; el brexit desata un mayor euroescepticismo en toda Europa; se corre el riesgo de que la incertidumbre de inversión en Reino Unido tenga un efecto de contagio.

Los problemas de Europa tal vez no son tan inmediatos como el brexit para Reino Unido, pero la procesión de declaraciones públicas de los líderes en toda Europa durante el fin de semana dicen mucho acerca de que se tendrá que luchar para evitar una crisis inminente en Europa.

Las elecciones generales en España una vez más tuvieron como resultado un estancamiento político, Italia enfrenta la prueba de la opinión pública cuando en octubre se realice el referendo sobre una reforma constitucional, la coalición de gobierno en Alemania está dividida acerca de cómo responder al brexit, y la aspirante a la presidencia de Francia y líder del partido de extrema derecha Frente Nacional, Marine Le Pen, quien presiona con el caso de un equivalente nacional para el brexit, fue homenajeada por Françoise Hollande en el Eliseo.

Los mercados de valores europeos todavía sienten el impacto. Como señala Simon Derrick, de BNY Mellon, la libra esterlina es “una válvula de escape” para las presiones que se ejercen sobre Reino Unido.

Por el contrario, “los mercados locales dentro de la zona del euro no tienen el lujo de tener monedas que puedan recibir parte de la tensión cuando surgen las presiones de venta”. Así que si bien el índice FTSE 100 descendió el viernes, los mercados de valores en Europa tuvieron una caída aún mayor.

El índice de bancos Euro Stoxx, que el viernes sufrió su peor caída porcentual en su historia, el lunes volvió a caer 5.2 por ciento más. El FTSE de Italia de todas las acciones de bancos cayó 6.4 por ciento.

Ayer, las acciones de los bancos de Reino Unido volvieron a caer drásticamente, aunque todavía están por encima de los mínimos a los que llegó al iniciar la mañana del viernes. Barclays disminuyó 10.4 por ciento. RBS y Lloyds cayeron 15.2 y 8.9 por ciento, respectivamente.

Heartwood, un asesor de gestión patrimonial, no se quedó a esperar, decidió reducir su exposición a los capitales europeos. Si bien el euro se mostró resistente, “estamos muy conscientes del actual riesgo político en Europa”, dice Noland Carter, director de inversiones.

Ayer, los rendimientos de los bonos de Reino Unido cayeron a un nuevo mínimo histórico. Los inversores de Reino Unido destacaron anteriormente el riesgo de la exposición del sector bancario a las bajas tasas de interés, que también ayudaron a impulsar la ola de ventas en el primer trimestre en toda Europa.

Los líderes europeos tal vez no tengan otra opción más que tomar una postura dura con Reino Unido, con el fin de proteger el euro. La presión sobre el euro se va a determinar por el crecimiento económico en la zona euro, dice John Wraith, economista senior de UBS, y si el brexit se vuelve contagioso.

“Por lo tanto, se tendrá que proteger la moneda con una respuesta rápida y decisiva hacia el procedimiento de la salida de Reino Unido, ya que la incertidumbre y cualquier señal de ‘tolerancia’ sobre Reino Unido puede exacerbar los problemas subyacentes en otros países con un alto nivel de desempleo y las fuerzas políticas euroescépticas”, dice Wraith.

El mercado no espera que ocurra pronto algo rápido o decisivo. “Los inversores se encuentran en un modo de esperar y observar”, dice Ugo Lancioni, gerente de cartera de renta fija y moneda de Neuberger Berman. “El panorama político es increíblemente importante, y las tasaciones están en pausa hasta que se tenga un panorama más claro”.

11%

Caída que tuvo la libra esterlina el viernes, después de darse a conocer la decisión de Reino Unido de dejar la Unión Europea.

4.7%

Pérdida que presentó el euro al día siguiente del referendo sobre el brexit.

1.20 a 1.25

Paridad que tendrá la libra frente al dólar debido a la inestabilidad política en GB.