Etileno XXI no cubrirá las necesidades de Altamira

Analistas de Platts consideran que la planta de Braskem Idesa, instalada en Coatzacoalcos, difícilmente sustituirá las importaciones de insumos.
La necesidad de polietileno y polipropileno en Altamira cuesta millones de dólares en importaciones.
La necesidad de polietileno y polipropileno en Altamira cuesta millones de dólares en importaciones. (Milenio Digital)

Altamira

El proyecto Etileno XXIdifícilmente cubrirá las necesidades de polietilenos en México, particularmente en Altamira, concluyen analistas de Platts y McGraw Hill Financial.

Durante un seminario impartido vía internet, los editores Bernardo Fallas, Emmanuel Gallegos e Ingrid Furtado afirmaron que el proyecto de la brasileña Braskem y la mexicana Idesa pretende cubrir el 100 por ciento del mercado interno.

Sin embargo, manifestaron sus dudas con respecto a que los compradores quieran adquirir su material, y faltará ver cómo están sus precios de competitivos.

Esto se trató durante la exposición "Etileno XXI y su impacto en la balanza en México", que formó parte del seminario "Dinámica de mercados de polietileno en Norte y Centroamérica" Durante la sesión de preguntas y respuestas, se inquirió si será suficiente el abastecimiento de etano para Etileno XXI y si se conseguirá lo que se necesita.

"Lo que me han dicho en Braskem Idesa es que tienen contrato con Pemex para conseguir etano, 66 mil barriles diarios; pero como seguidores de los mercados, vemos que en el pasado la producción no ha sido tan fuerte.

"Nos han dicho que tienen contratos con ellos y que tienen mucha fe en que contarán con ese material, pero también tienen alternativas y esperan no tener que buscar en otro lugar", expuso Emmanuel Gallegos, editor de Mercados Latinoamericanos. A su vez, Bernardo Fallas, jefe de redacción en el tema Olefinas y Polímeros para Platts, señaló:

"Es válido mencionar también el punto de vista del mercado en México, y muchos que están envueltos en el mercado de polímeros, inclusive olefinas en México, suelen comentar que México está corto de etano y que esto podría llegar a ser un problema.

"El contrato que tiene Braskem Idesa con Pemex incluye una cláusula donde dice que, si Pemex no puede entregar el material acordado, tiene que pagar multas importantes. Estos tipos de contratos son normales, muy corrientes en la industria, entonces es fácil decir que Pemex está en su mejor interés de poder entregar la cantidad acordada de etano; obviamente, si están cortos, podría significar que algunas de sus plantas que consumen etano también, como son Morelos y Pajaritos, podrían verse afectadas en caso de que haya menor suministro de esto".

La siguiente pregunta versó sí, con la apertura de la planta en Coatzacoalcos, Veracruz, ¿se esperaría estabilidad para los precios del etileno en 2016 en el mercado mexicano?

"En el etileno, hemos visto que en Estados Unidos ha estado en nivel bajo, se ha estado cambiando debajo de 20 centavos la libra hace unas semanas; con varios contactos que hemos platicado, que el precio del etileno y polietileno no están tan cercanos como en el pasado, como cuando se decía que si el etileno subía 20 centavos, el polietileno estará en 100 dólares más la tonelada. Se ha quebrado ese factor de esos dos productos", comentó Gallegos.

"Vale la pena mencionar que el precio de etileno en la región de Norteamérica anda en 25 centavos la libra, niveles que no habíamos visto desde 2009. Cabe recordar que hoy hay más producción de etileno que en 2014, por ejemplo, y que en Estados Unidos es un mercado insulado, solo tiene una terminal para exportación de etileno, y a su vez un solo productor.

El precio del etileno en Estados Unidos influye en el precio de México y Sudamérica", apuntó Fallas. Una pregunta más: ¿Etileno XXI cubrirá las necesidades de producto en México? Porque se importan más de 1 millón de toneladas de polietileno de Estados Unidos al año.

"Será interesante observarlo porque ellos mismos han dicho que les gustaría cubrir el 100 por ciento del mercado en México, pero también tienen dudas de que los compradores quieran adquirir su material y cómo estarán los precios.

"Si se basarán en precios norteamericanos, como se han visto los contratos de productores, tal vez no sea tan competitivo como la gente en México crea".