¿Por qué Estudios Tepeyac dejó la licitación de las nuevas cadenas de TV?

La dificultad para obtener ingresos por ublicidad y la disminución en el número de pantallas digitales a entregar este año, son algunas razones, dijo el presidente del IDET.  
La apertura de las ofertas de cobertura y la económica para las nuevas cadenas será el 11 de marzo.
La apertura de las ofertas de cobertura y la económica para las nuevas cadenas será el 11 de marzo. (Especial )

Ciudad de México

La noticia de que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes este año entregará menos pantallas digitales para transitar hacia el apagón analógico y concretarlo  el 31 de diciembre, puede ser uno de los factores que incidieron en la decisión del Centro de Información Nacional de Estudios Tepeyac por no continuar en el proceso de licitación de las nuevas cadenas de televisión, opinó Gerardo Soria, presidente del Instituto de Derecho de las Telecomunicaciones (IDET).

La señal de las nuevas cadenas de televisión  abierta es digital, por lo tanto se requieren pantallas digitales que capten la señal de no haber las suficientes televisiones se reducen la expectativas de audiencia, dijo el experto en temas de telecomunicaciones.

Menos pantallas digitales

Como parte de los recortes al gasto público que realizará este año la Secretaría de Hacienda, la dependencia informó que la SCT disminuirá de 13.8 millones a 10 millones de unidades la entrega de televisores digitales a la población de bajos recursos. Esto es entregará 3.8 millones de pantallas menos.

Para transitar hacia el apagón analógico, se determinó que la Secretaría de Desarrollo Social realizaría un padrón para identificar la ubicación y número de hogares donde se entregarían estas pantallas y así concretar el apagón analógico el 31 de diciembre de este año.

Según el padrón de Sedesol alrededor de 12.6 millones de hogares dependen de la televisión abierta analógica. A la fecha, la SCT reporta la entrega de dos millones 079 mil 445 pantallas, es decir 19 por ciento del total de hogares que requieren una televisión digital.

“Probablemente no se cumpla con la penetración de receptores digitales prevista para el 31 de diciembre de 2015, lo cual significa que no habrá suficiente audiencia para las nuevas cadenas y evidentemente el negocio será más difícil”, dijo Soria.

Si esto ocurre, será complicado concretar el plan de negocios previsto, agregó el presidente del IDET.

El pastel de la publicidad  

A esto se suma la complejidad para obtener ingresos por la venta de publicidad, analizó.  

En la resolución mediante la cual el IFT determinó el valor mínimo de referencia para el proceso de licitación detalló que en el primer año los nuevos operadores obtendrán cero por ciento de participación de mercado y 4.25 por ciento en el segundo. Después de cinco años los nuevos jugadores captarán de forma gradual hasta 8.5 por ciento de los ingresos totales de la industria.

El estudio Condiciones del mercado de televisión abierta en México realizado por el CIDE y la Comisión Federal de Telecomunicaciones (sustituida por el Instituto Federal de Telecomunicaciones) el valor del mercado de la publicidad en el segmento de la televisión abierta equivale a, aproximadamente, 0.4 por ciento del PIB, esto es 57 mil millones de pesos.

De este valor comercial, Televisa capta 68 por ciento (38 mil 760 millones de pesos) y Televisión Azteca 31 por ciento (17 mil 670 millones de pesos).    

“El negocio de la publicidad en la televisión abierta es un negocio que va de salida porque está migrando a otras plataformas”, este es un factor que puede determinar la decisión de los interesados en alguno de los nuevos canales digitales, finalizó.

Los que quedan

En noviembre pasado Cadena Tres, Grupo Radio Centro y el Centro de Información Nacional de Estudios Tepeyac presentaron al IFT la propuesta técnica y económica para participar en la licitación de las dos nuevas cadenas de televisión abierta digital.