Una policía afrancesada

Para la creación de la Gendarmería Nacional, Francia se comprometió a compartir su experiencia y proporcionar asesoramiento y colaboración a la nueva fracción de la Policía Federal mexicana
Para el 28 de abril, la Academia Superior de la Policía Federal en San Luis Potosí fue sede de un curso para 195  aspirantes a mandos de la División de Gendarmería, impartido por 10 instructores de la Gendarmería Francesa
Para el 28 de abril, la Academia Superior de la Policía Federal en San Luis Potosí fue sede de un curso para 195 aspirantes a mandos de la División de Gendarmería, impartido por 10 instructores de la Gendarmería Francesa (Foto: Cortesía Presidencia de la República)

A principios del año pasado, ambas naciones anunciaron el “relanzamiento” de sus relaciones bilaterales, en la visita del presidente francés François Hollande a México. Anunciada como la apertura de “una nueva página” en la diplomacia, tras su “empantanamiento” por el caso Florence Cassez, el 10 de abril ambos mandatarios se comprometieron a mantener la cooperación en la lucha contra la delincuencia organizada y a favor de la consolidación del Estado de derecho.

Entre los acuerdos suscritos en Los Pinos, se formalizó el apoyo de Francia en la creación de la Gendarmería Nacional, como una nueva división de la Policía Federal, mediante el intercambio de información, asesoramiento y colaboración entre las policías.

De esta forma, se anunciaba la integración de una fuerza policiaca con competencias nacionales y bajo el mando de una autoridad civil basada en el modelo de la Gendarmería Nacional Francesa, una de las instituciones más antiguas y sólidas de esa nación, heredera del Cuerpo Militar de Caballería de Francia.

La propuesta ya había sido perfilada en la campaña presidencial de Peña Nieto, en mayo de 2012, pero se definió todavía más durante su primer acercamiento con el mandatario francés en un viaje a París, cuando el entonces presidente electo calificó de eficiente la estrategia de seguridad de Francia y expresó abiertamente la intención de replicar esta experiencia en México con el apoyo de las autoridades francesas.

Meses después, el proyecto se concretaría con la firma del Pacto por México, el 2 de diciembre de 2012, entre cuyos acuerdos suscritos por las principales fuerzas políticas del país estaba el compromiso 76, que se refería a la necesidad de reformar los cuerpos de policía y el ejercicio de la soberanía del Estado mexicano “en todos los rincones del país, sin importar su lejanía, aislamiento o condición de vulnerabilidad”.

Ese mismo mes, el Ejecutivo Federal dio la instrucción para que la Secretaría de Gobernación pusiera en marcha la corporación, que incialmente contaría con 10 mil elementos responsables de fortalecer el control territorial en los municipios con mayor debilidad institucional así como en instalaciones estratégicas.

Como lo anunciaron los mandatarios en la reunión de abril de 2014, las autoridades francesas participarían en la instrucción de los miembros de esta fuerza de seguridad. Así lo había expresado antes la embajada francesa en México, cuando reafirmó la voluntad de su país de apoyar la capacitación de los nuevos elementos.

En la primera etapa del proceso de formación, el apoyo francés adoptó la forma de misiones de capacitación metodológicos, en particular con el envío de formadores y facilitando la disponibilidad de un Oficial superior de la Gendarmería Nacional Francesa, junto con el Sistema de Desarrollo Policial (SIDEPOL).

El 6 de diciembre de 2013, una delegación de la Gendarmería Francesa, encabezada por el Coronel Didier Chipoy, visitó México con el propósito de articular mecanismos de colaboración para la creación de la nueva División de Gendarmería. Tres meses después, el 11 de marzo, otro grupo de siete mandos, encabezados por el Teniente Coronel Raymond Laffont, arribó al país para trabajar coordinadamente con el equipo de SIDEPOL en el diseño del programa de capacitación de mandos de la División de Gendarmería y en diferentes asesorías durante cuatro semanas.

Para el 28 de abril, la Academia Superior de la Policía Federal en San Luis Potosí fue sede de un curso para 195 aspirantes a mandos de la División de Gendarmería, impartido por 10 instructores de la Gendarmería Francesa.

Después de 2 años de su anuncio, finalmente el 21 de agosto, la Gendarmería Nacional vio la luz, integrada por 5 mil elementos con instrucción policial y militar, encargados de salvaguardar la vida, la integridad, la seguridad y los derechos de los ciudadanos, aplicar la política de seguridad pública en materia de prevención, garantizar la seguridad de “los ciclos productivos” en el campo, la industria y la minería, entre otras.

México y Francia, renace la amistad

Durante la visita de Estado del presidente François Hollande, en abril del año pasado, los mandatarios de México y Francia firmaron 41 acuerdos en los ámbitos académico, salud, desarrollo sustentable, cooperación territorial, seguridad pública, financiero, aeronáutico y energético; así como una Declaración Conjunta, con los que pretendían recordar los lazos de amistad y cooperación entre ambos países, además de mejorar las relaciones bilaterales en el marco de una alianza estratégica.