Cura a la francesa

Es limitada la presencia en México de empresas francesas del sector salud, por lo que el gobierno mexicano quiere ahora aumentar el ritmo de inversión, iniciando con un acercamiento diplomático
Desde hace cinco años, Sanofi inauguró en el Estado de México la planta de fabricación de vacunas más importante en América Latina.
Desde hace cinco años, Sanofi inauguró en el Estado de México la planta de fabricación de vacunas más importante en América Latina. (Foto: Cortesía Sanofi)

Con el reciente reencuentro diplomático entre el gobierno mexicano y Francia, el sector farmacéutico ayuda a sanar los roces experimentados el sexenio pasado, y para México significa un mayor impulso a la investigación científica.

Por un lado, nuestro país intenta captar la atención de los inversionistas galos con mejoras a su marco regulatorio y una posición comercial privilegiada en el continente, mientras que las empresas francesas ven al sector farmacéutico mexicano como idóneo para el desarrollo de vacunas para influenza y enfermedades tropicales como el dengue.

“Las asperezas con Francia quedaron atrás, ahora lo que falta es impulsar inversiones de ese país, sobre todo para que México, además de ser un fabricante, pueda importar centros de investigación en el sector farmacéutico, lo cual es de suma importancia para el país galo”, indicó en entrevista Manuel Valencia, director académico de Negocios Internacionales del ITESM Santa Fe.

Prueba de este mutuo interés es Sanofi, una de las diez farmacéuticas más grandes a nivel mundial, y que desde hace cinco años inauguró en el Estado de México la planta de fabricación de vacunas más importante en América Latina,  que satisface toda la demanda en el país, con  una inversión por 140 millones de dólares.

México observó los resultados de este tipo de inversiones en favor de la investigación. En mayo pasado, la Secretaría de Salud informó que la vacuna contra el dengue que desarrolla Sanofi –y en la cual México participó activamente– se encuentra ya en su fase clínica.

“Francia también tiene presencia de farmacéuticas dedicadas al cuidado de la piel que tienen una penetración importante en México con Laboratorios Pierre Fabre, Bioderma, e incluso L’Oreal”, dijo en entrevista Luis de la Calle, director general de la consultora De la Calle, Madrazo, Mancera.

Sin embargo, la presencia de Francia en este sector es limitado, y todavía no se desarrolla al nivel de otras industrias manufactureras, como el éxito de la industria automotriz y aeroespacial.

De estas empresas, solo L’Oreal fabrica productos en México e incluso realizan investigación para el cuidado de la piel y del cabello, con una planta en San Luis Potosí que requirió una inversión de 100 millones de dólares en 2012, y otra fábrica en la delegación Xochimilco, pero ambas están enfocadas a productos cosméticos, y no a medicamentos.  

En el caso de Laboratorios Pierre-Fabre y Bioderma, su línea de productos para el cuidado de la piel es importada de Francia, y actualmente sólo son distribuidores.

Por ello, el gobierno mexicano tiene el interés de aumentar el ritmo de inversión en este sector, primero con un acercamiento diplomático.

“En cuestión de regulación, México tiene un Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea, pero tiene que afianzar su relación bilateral con cada país para atraer inversión”, agregó Luis de la Calle. “Francia tiene interés en realizar investigación en materia de vacunas, y México puede ofrecer un  ambiente propicio para pruebas clínicas, sobre todo en influenza y enfermedades tropicales”.

La Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica (AMIIF) espera que la inversión en investigación a este sector pase de 160 millones de dólares en 2014, a 500 millones en 2015, y que la industria farmacéutica en Francia contribuya a este monto.

“México se ha convertido en un favorable destino para la industria farmacéutica en este sentido con investigadores de primer nivel, por lo que esperamos que Francia, así como otros países de la Unión Europea, pongan atención al potencial de investigación que se puede realizar en el país”, explica Cristóbal Thompson, director ejecutivo de la AMIIF.

La semana pasada, la Secretaria de Salud, Mercedes Juan, se reunió en Lyon, con  Marisol Turraine, Ministra de Asuntos Sociales, de la Salud y de los Derechos de las Mujeres de Francia, con motivo del Foro Franco Mexicano de la Salud, y firmaron dos acuerdos para impulsar la investigación, previo a la visita oficial de Enrique Peña Nieto a ese país.

En materia regulatoria, la Comisión de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y la Agencia Regulatoria de Francia, acordaron un intercambio de información de controles sanitarios para medicamentos y dispositivos médicos, en el mismo foro de salud.

Thompson aseguró que este tipo de acercamientos con Francia son cruciales para que el gobierno pueda presentar las mejoras en el ámbito regulatorio necesario para impulsar a la industria farmacéutica, sobre todo en materia de investigación, lo que es la base para la producción de medicamentos, y que en México no solo se fabriquen, sino que se descubran nuevas y poderosas fórmulas.