México y España: una relación como pocas

Ambos países no solo comparten historia, tienen una amistad intensa en todos los ámbitos, y su lazo bilateral va más allá de cualquier ciclo
Luis Fernández-Cid de las Alas Pumariño, Embajador español en México
Luis Fernández-Cid de las Alas Pumariño, Embajador español en México (Nelly Salas )

Para el Embajador español en México, Luis Fernández-Cid de las Alas Pumariño, la relación bilateral entre su país y México “va por muy buen camino, uno de multiplicación e intensificación conforme pasa el  tiempo”, dice, y asegura que cada vez habrá más inversión española en México y mexicana en España.

¿Hay una relación entre el crecimiento de la economía española y la inversión que se realizan en México?

Las relaciones bilaterales van más allá de los ciclos económicos, son intensas, estratégicas y sentimentales. Pero ciñéndome a lo económico, la inversión española en México desde 1999 es de 50 mil mdd. Hay más de 5 mil 300 empresas españolas en México en muchos sectores. Están presentes en el sector financiero y en otros como los de servicios y construcción, pero también en el sector hotelero, automotriz, de seguros, nuevas tecnologías, energías limpias y renovables.

Se conocen a muchas de las empresas grandes españolas en México, pero ¿qué pasa con las Pymes españolas?

También vienen a México pequeñas y medianas empresas, algunas por el efecto arrastre de las grandes y otras porque encuentran en México un mercado importante, un nicho, un ámbito en el que pueden desarrollar su actividad. La característica de la empresa española, es que se integran al mercado y en muchos casos se mexicaniza. Son empresas que crean valor, crean puestos de trabajo, dinamizan a la economía, pagan impuestos y hacen transferencia de know how y tecnología.

¿De qué forma se apoya a los emprendedores españoles para llegar a México? ¿También existe apoyo a la inversa?

La Embajada está para canalizar las relaciones bilaterales. Tenemos una potente Consejería Económica y Comercial, del brazo del Instituto de Comercio Exterior de España que ofrece información, servicios y orientaciones a inversores y empresas españolas que vienen a México como a empresarios y empresas que desean establecerse en España. Hemos reforzado la Embajada con la creación de una Consejería de Finanzas que, entre otras funciones, brinda información en aspectos fiscales. Además tenemos la Cámara de Comercio España y México que ha cumplido 125 años, quizá sea la más antigua que tenga España en el extranjero, y es muy activa. Estamos abriendo capítulos en Querétaro y Quintana Roo y en el horizonte tenemos destinos como Puebla y Monterrey.

¿Por qué es México un buen puerto para llegar a otros mercados en Latinoamérica?

México es un mercado de 120 millones de consumidores, solo por eso, es un puerto fundamental. Además hay razones históricas y una relación especial entre los dos países, que son también razones de peso. Pero México, además, es un país centroamericano, norteamericano, iberoamericano y parte de la Alianza del Pacífico -todo el mundo está interesado en ella- y que resulta en una libertad de tránsito dentro del continente. México también tiene una estructura empresarial envidiable, una fuerza laboral importante, por una mano de obra especializada. Hay empresas españolas implantadas en todos los sectores. Por ejemplo, en un sector de alta tecnología como es el aeronáutico en Querétaro hay una empresa española de vanguardia. Así mismo en un sector productivo tan importante como el automotriz hay una empresa española puntera en el ámbito de fabricación de autopartes con plantas en Puebla. Hay muchas razones para llegar a México y muchas oportunidades.

Finalmente, el empresario español viene porque es un país con una estabilidad macroeconómica envidiable, es el país del mundo con más tratados de libre comercio, solo le gana la unión europea, pero no es un país, somos 28.

La inversión española en México es importante, pero la mexicana en España ha crecido en los últimos ocho años, ¿a qué lo adjudica?

España es el segundo inversionista en México, la inversión directa el año pasado fue de 4 mil 400 mdd. México, por su lado, es es el sexto inversor a nivel mundial, el primero iberoamericano y el segundo fuera de Europa en España. Es un gran inversor.

El inversor y empresario mexicano, por la relación que tenemos, conoce bien a España, sabe que es una economía fuerte en crecimiento. España es un mercado que abre posibilidades no solo a Europa sino al arco mediterráneo y África. España ofrece una envidiable red de infraestructuras y fortalezas en sectores como alta tecnología en las que hay interés. Es un mercado en el que el inversor y empresario mexicano puede aportar y aprender.

Cuéntenos un poco más de la inversión mexicana en España, ¿cuál es el monto, los sectores y las empresas que han llegado al viejo continente?

La inversión mexicana en España anda por encima de los 20 mil mdd. Hay inversión en varios sectores como el de alimentos, y pienso en Gruma y Alsea. En el sector de ocio tenemos a Cinépolis que compró el grupo Yelmo de 400 cines. Pemex por medio de PMI adquirió un astillero llamado Hijos de J. Barreras, en Galicia. Carlos Slim invirtió en FCC, y hay un mexicano que es el máximo inversionista individual del Grupo Prisa. Las inversiones mexicanas en España son importantes y abarcan varios sectores. Es una inversión que vemos con los brazos abiertos y que dinamiza nuestra economía.

En materia de seguridad, ¿cómo es la relación?

Siempre ha habido una muy estrecha relación en seguridad. La Secretaría de Gobernación y la PGR mantienen un contacto directo e intenso con el Ministerio de Interior de España en intercambio de información. Pero también hay un intercambio en materia de formación con programas anuales para luchar contra la delincuencia organizada y el terrorismo internacional. Tenemos un programa específico de cooperación jurídica activo, de hecho, cuando el Presidente Peña Nieto realizó su visita a España el año pasado se firmó un acuerdo bilateral de lucha contra el crimen organizado.

En esta relación bilateral que nos ha relatado, ¿qué sigue?

Hay que seguir buscando oportunidades comerciales. Hay un elemento importante en el que estamos trabajando, el Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y México, que forma parte del Acuerdo de Asociaciòn global, que entró en vigor en el año 2000 y necesita renovarse. Europa y Bruselas ya trabajan en esto y España también, y tenemos un empeño especial por una pronta terminación de las negociaciones, que esperamos empezarán a principios del año que viene.