El petróleo offshore

La actitud de la industria mundial de servicios petroleros hacia la Reforma Energética de México puede ser descrita como de un optimismo cauteloso
Richard Sánchez. Analista Marítimo para las Américas de IHS Petrodata. Ha publicado en Oil Pro
Richard Sánchez. Analista Marítimo para las Américas de IHS Petrodata. Ha publicado en Oil Pro (Foto: Cortesía )

Se espera que la reforma energética en México atraerá nuevas inversiones, experiencia y conocimiento en los próximos años. Pero si bien los resultados de la primera subasta en aguas someras de la Ronda Uno han decepcionado, me siento optimista en cuanto a la licitación en aguas profundas. Sin embargo, el momento actual es difícil para la industria de los servicios offshore, ya que tanto la demanda como las tarifas han caído. Las petroleras empujan los “ahorros” y reducen la actividad offshore y el gasto al tiempo en que procuran descuentos y menores costos por parte de sus proveedores.

La industria marítima offshore enfrenta una sobreoferta de navíos de abastecimiento a plataformas (PSV) en todo el mundo y las órdenes actuales de construcción de más de 300 nuevas embarcaciones siguen vigentes. Quizá se den algunas cancelaciones a los astilleros y no se generen pedidos de nuevos navíos. Los dueños de embarcaciones de servicios offshore (OSV) en todo el mundo están buscando fuera de sus mercados regionales con la esperanza de colocar su capacidad de sobra, pero sólo encuentran más rivales. México está a punto de ofrecer nuevas oportunidades en la exploración y producción y los proveedores están tomando sus lugares de arranque en este nuevo mercado.

Los resultados de la primera licitación en aguas someras sugieren que la salida será lenta. Aunque los dos campos ofertados, de 14 potenciales, pudieran ser una mala señal, también podría significar que las petroleras están más interesadas en las concesiones de aguas profundas.

Así que hay que tener paciencia: a corto plazo, Pemex seguramente va a reducir sus actividades de perforación, recortando costos y gastos, como todos los demás. El mercado de servicios local se va a deteriorar mientras caen las inversiones internacionales, lo que sucederá en unos dos o tres años. Luego de que se entreguen las concesiones este mismo mes, seguirá un periodo de estudios sísmicos y planeación logística antes de que las plataformas comiencen a operar y generar un aumento en la demanda de servicios en los campos.

Durante una de las sesiones en la reciente conferencia del mercado de servicios offshore en México (OSV & Subsea Vessels Conference), Sergio Rivas Farías consejero en petróleo y gas de Intsok, una red noruega en donde los socios intercambian experiencias y conocimiento sobre los mercados internacionales, dijo: “México es un maratón. Hay que ser pacientes, estar presentes y encontrar un socio local para ser inteligentes”. Así que, viendo lo positivo para los operadores de perforaciones en México, es que tienen de su lado el poder del regateo por la abundancia de equipo disponible y proveedores de servicios muy competitivos. Bajo las actuales condiciones del mercado, seguro encontrarán costos favorables.