Y la industria petrolera se abrió

Aunque el resultado de la primera etapa de la ronda uno estuvo por debajo de las expectativas del gobierno, no fue tan negativa si se compara con el sector a nivel global
En esta primera licitación 39 empresas estuvieron interesadas desde el inicio aunque al final sólo quedaron nueve postores.
En esta primera licitación 39 empresas estuvieron interesadas desde el inicio aunque al final sólo quedaron nueve postores. (Foto: Mónica González)

Lograr la apertura del sector de los hidrocarburos en México con la reforma energética fue relativamente fácil. Hoy Statoil, Eni International, Exxon Mobbil, Shell, Pacific Rubiales o Petrobras pueden realizar la exploración y extracción del gas y petróleo en los yacimientos del Golfo de México que antes era tarea exclusiva de Petróleos Mexicanos.

Desde el 2013, cuando el monopolio de Pemex terminó gracias a la reforma, el gobierno federal se mantuvo optimista; esperaba que varias empresas locales e internacionales se interesaran, pero sobre todo que invirtieran en los proyectos de la primera licitación de la apertura del sector: la Ronda Uno.

Los resultados del fallo de la Comisión Nacional de Hidrocarburos para la licitación de 14 bloques o áreas contractuales de la primera fase de la Ronda Uno, estuvieron por debajo de la expectativa del gobierno federal: de los 14 bloques estimaban colocar al menos tres o cuatro y sólo se adjudicaron dos al consorcio conformado por las compañías Sierra Oil & Gas, Premier Oil y Talos Energy.

Tal vez uno de los factores que hicieron que la realidad no se apegara a las expectativas puede ser la geología: en los yacimientos de estos bloques licitación solo hay recursos prospectivos de gas o petróleo.

El gran ganador

El 18 de septiembre del año pasado, la firma mexicana Sierra Oil & Gas anunció que contaba con fondos por 525 millones de dólares (mdd) para desarrollar su proyectos. Así se pusieron en el mapa como la primera empresa independiente de exploración y producción petrolera del país.

Además, informaron que los fondos de inversión Riverstone Holdings y EnCap Investments les comprometieron 225 mdd cada uno y que la empresa mexicana Infraestructura Institucional aportó otros 75 millones de dólares.

Esos yacimientos que nadie quiso

Mientras Iván Sandrea, director general de Sierra Oil, y sus socios, dos ex banqueros de inversión de Goldman Sachs Group y Encap, planean los trabajos en los dos bloques que van a explorar, ¿qué pasará con los 12 bloques que nadie quiso?

Para Fluvio Ruiz, hasta 2014 consejero independiente de Pemex, hay dos escenarios para los bloques que quedaron desiertos. El primero es que la CNH adjudique a Pemex algunos de las áreas no licitadas, ya que es la única empresa que puede recibir adjudicación directa. Aunque requiere de la aprobación de la CNH, es un hecho que este organismo conoce la capacidad técnica y financiera de la empresa.

Otra opción es que los campos no licitados se consideren para una segunda ronda y que la Secretaría de Hacienda “vuelva más atractiva” la oferta definiendo si reconsidera el margen de utilidad que las empresas deberán compartir con el Estado, en caso de encontrar y extraer hidrocarburos de esos yacimientos.

Desdén o precaución

Durante el evento público en el que se dieron a conocer los resultados de la primera licitación de la apertura del sector de los hidrocarburos permeó una sola percepción: “el fracaso de la Ronda Uno”.

Para Arturo Carranza, experto del sector energético en Solana Consultores, aunque el resultado estuvo por debajo de las expectativas, está dentro de los parámetros de la industria internacional.

¿Qué factores pudieron bajar el número de interesados? La baja en el precio del petróleo y el regreso de Irán al negocio global energético pueden haber jugado en contra.

El 30 de septiembre la CNH abrirá los sobres que contienen las propuestas económicas de las empresas interesadas en otras cinco áreas de la segunda etapa de la Ronda Uno. Poco después, el 15 de diciembre se abrirán los sobres para conocer las propuestas de los interesados en la tercera fase (26 campos terrestres en Tamaulipas, Chiapas, Nuevo León, Tabasco y Veracruz).

Los otros socios de Sierra Oil & Gas

Son las primeras empresas en ingresar de lleno a la nueva era del negocio de los hidrocarburos mexicanos:

Premier Oil

Esta empresa británica data de 1934, cuando se fundó con el nombre Caribbean Oil Company. Entre 1998 y 2005, consolidó su presencia en los mercados asiáticos. En 2005 se reorganizó en cuatro unidades, por zonas: Asia, Medio Oriente, Mar del Norte y África Occidental. Esta empresa tiene 10% de la sociedad ganadora de las dos áreas.

Talos Energy

Es una empresa de Houston que tiene una amplia experiencia en yacimientos offshore. Una de sus especialidades es la compra de plataformas y en la optimización de yacimientos. Las operaciones principales de Talos están en el Golfo de México en las áreas del sur de Louisiana. Talos Energy cuenta con 45% de las acciones del consorcio y Sierra Oil & Gas el restante 45 por ciento.