El sector automotriz: la babel mexicana

No solo resulta en inversiones de más de 20 millones de mdd. También la llegada de terminales genera intercambios culturales y de idiomas que transforman varias ciudades del país.
Los foodtrucks son uno de los formatos de negocios de alimentos que han florecido como respuesta a la falta de servicios alrededor de la planta de Kia en Pesquería, Nuevo León, que sigue en construcción.
Los foodtrucks son uno de los formatos de negocios de alimentos que han florecido como respuesta a la falta de servicios alrededor de la planta de Kia en Pesquería, Nuevo León, que sigue en construcción.

México

México habla muchos idiomas y es mul­ticultural. Al norte hay una relación novedosa con Corea, en el centro es con los alemanes y en el Bajío los socios son japoneses. La constante: una planta automotriz, o, varias.

Esta es la historia de México que queremos contar, la de negocios creativos, la de sectores que impulsan la eco­nomía y empleados técnicos especializados y reconocidos.

Desde 2010 automotrices han anunciado 24.2 millo­nes mdd en inversión en México. Desde entonces han abierto 5 plantas de marcas como Ford, Honda y Nissan. Dos nuevas vienen pronto: Kia y Audi.

Ya no es solo salarios bajos lo que atrae a México a estas gigantes extranjeras, es la mano de obra especiali­zada y tratados de libre comercio con 40 otras naciones.

La inversión de Kia es de 1,000 mdd, la de Audi es de 1,300 mdd. Y en el Bajío están ya Honda, Mazda y Toyota, con otras 20 empresas proveedoras de estas japonesas.

En ese desarrollo, Celaya, Pesquería y San José Chiapa son poblaciones que se ven beneficiadas por la derrama económica de las plantas automotrices. En este contex­to, los poblanos de San José Chiapa ya saben que a los alemanes les gusta una kaltes bier. A Pesquería ya se le conoce como Pescorea, hay escuelas de coreano y dia­rios en ese idioma. En Celaya, hasta los letreros de las calles están en japón. Los negocios que entienden y aco­modan otras culturas ayudan a la comunidad a crecer. Así, hablamos alemán, coreano y japonés.