Telecom en espera del dinero

América Móvil, Grupo Imagen Multimedia y el mismo Estado mexicano comprometieron más de 16,600 mdd en inversiones.

México

El 14 de julio de 2014 se publicó una nueva Ley Federal de Telecomunicaciones (LFT) con el fin de crear un mercado de telecomunicaciones más competido, con mejores servicios a mejor precio para la población.

Año y medio después la legislación ha comenzado a mover el rumbo de un barco que mueve a 3.3% del PIB nacional, pero que ha estado sujeto a los vaivenes de la política y de un nuevo órgano regulador que todavía tiene una agenda llena de pendientes por resolver.

Compras arriba, ¿precios abajo?

De acuerdo con el mensaje del presidente Enrique Peña durante su tercer informe de gobierno, “el costo del servicio telefónico local fijo ha bajado 4.2%, el costo de la telefonía móvil se ha reducido 12.4% y el de larga distancia internacional disminuyó 40.7%”. Un análisis de la consultora en telecomunicaciones The CiU indica que, “la gestación de mejores condiciones competitivas con la llegada de nuevos participantes a los mercados, los procesos de consolidación de operadores y el lanzamiento de estrategias comerciales de servicios disruptivas, han propiciado la caída de precios de telefonía fija, servicios de larga distancia Internacional (LDI), internet y telefonía móvil”.

Una revisión hecha por Milenio de algunos paquetes de telecomunicaciones que componen el INPC y registrados mensualmente ante el INEGI, en cuatro ciudades del país -México, Monterrey, León y Tapachulase detectaron en el último año ligeras reducciones en el precio de la hora de uso en un café internet, dejando intactos los costos de paquetes de telecomunicaciones fijas y televisión de paga, aunque la competencia ha traído la eliminación de cargos como el roaming en llamadas nacionales, a Estados Unidos y Canadá, y algunas empresas incrementaron la cantidad de minutos de llamadas disponibles, mensajes de texto o agregado el acceso sin costo a servicios como redes sociales y servicios de música en línea.

Regulación: avances y pendientes El sector telecomunicaciones es quizá el más regulado después del sector bancario, por lo que el IFT tiene capacidad para moldear al sector. De acuerdo con Gerardo Soria, presidente del Instituto de Derecho de las Telecomunicaciones (IDET), “ha habido avances importantes, sobre todo en la regulación de las empresas preponderantes del sector”.

La regulación ha sido relevante pues la eliminación de cobros de larga distancia nacional habilitada desde inicios de año y una parte de la disminución de precios en telecomunicaciones móviles en los últimos meses tienen su origen en órdenes del IFT que obligaron a la empresa con más de 50% de participación en el mercado de telecomunicaciones, América Móvil, a no cobrar el uso de su red en llamadas originadas por otras empresas y estableció la obligación de poner a disposición de otros competidores infraestructura como sus torres de telecomunicaciones, postes y ductos de Telcel y Telmex.

Pero no todas las decisiones del IFT tendrían efectos benéficos para el sector según Clara Luz Álvarez, investigadora en la Universidad Panamericana y autora del libro Derecho de las telecomunicaciones, “decisiones del IFT como la declaratoria de no dominancia de Televisa como agente preponderante en el sector de las telecomunicaciones por cable le permitirá seguir adquiriendo empresas del sector sin necesidad de autorización del regulador, aún cuando tiene más de 50% del mercado”, señaló. Por otro lado, pese a la expectativa pública por licitar el pasado marzo dos cadenas nacionales de televisión abierta, sólo Grupo Imagen Multimedia concretó la operación, pagando 1,808 mdp, mientras que el otro ganador, Grupo Radio Centro, sólo pudo liquidar 415 de los 3,058 mdp que se comprometió a pagar.

El IFT está en proceso de tomar decisiones que podrían implicar grandes cambios en otros negocios del sector durante los próximos meses. En octubre inició una consulta pública para modificar la separación entre frecuencias de radio FM lo que podría resultar en la duplicación del espacio para emisoras en el dial, amén de numerosas decisiones técnicas para regular asuntos como la relación entre empresas de telecomunicaciones y los organismos de seguridad del Estado, así como la habilitación de un nú- mero telefónico nacional para emergencias. Tan sólo este año el IFT realizó consultas públicas para analizar 30 regulaciones y al cierre del presente artículo ya tenía agendadas cuatro consultas más para el primer trimestre de 2016.

Red de acceso compartido: gran inversión… si sucede

La reforma constitucional del sector de las telecomunicaciones publicada en 2013 ordenaba la construcción de una red inalámbrica de datos que debería comprender todo el territorio nacional con el fin de proporcionar a las empresas de telecomunicaciones la capacidad de cubrir la mayor cantidad de la población mexicana posible. A diferencia de lo que sucede hasta hoy, donde cada empresa opera sus propias redes, en este caso el Estado, a través de un operador paraestatal venderá datos y llamadas telefónicas al mayoreo a los operadores.

Este será probablemente uno de los proyectos más ambiciosos de inversión durante el presente sexenio ya que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) estima que la instalación de la red, de 12 mil antenas transmisoras, requerirá una inversión de unos 7,000 mdd. Sin embargo, el entorno económico complicó el desarrollo del proyecto: inicialmente la red estaba diseñada para cubrir 98% de la población mexicana con alrededor de 20, antenas, pero los documentos de referencia hechos públicos indican que la cobertura máxima será de 85% de la población.

Además la reforma constitucional que originó dicha red indica que deberá entrar en operaciones hacia el 2018, pero en los documentos publicados se estableció que su plena operación ocurrirá hasta marzo del año 2023. Gerardo Soria del IDET dijo que el gobierno emprendió una apuesta al vacío, “es un modelo de gestión de una red de telecomunicaciones que sólo se ha probado en lugares como Ruanda en África, amén de que las condiciones económicas han hecho que el gobierno tenga que reducir las expectativas y queda todavía por saber si realmente habrá empresas interesadas”. De hecho la SCT, quien organizará la licitación en este proyecto, no ha revelado el modelo de negocio bajo el que operará la red, aunque al cierre de este texto, nueve empresas entre las que se encuentran Total Play Telecomunicaciones y China Telecom Global Limited, enviaron solicitudes de información sobre el proyecto. En enero de 2016 se publicarán las bases de licitación.

Más compras, ¿mejores telecomunicaciones?

De acuerdo con las estadísticas del INEGI las medidas regulatorias de los últimos años han creado un sector de modesto crecimiento. Los índices del sector telecomunicaciones han mostrado un ligero crecimiento en los últimos meses: el personal ocupado en las telecomunicaciones inalámbricas se ha incrementado un 3.3% en lo que va del año (entre enero y agosto), aunque el empleado del sector fijo se ha reducido casi 6%. Los ingresos del sector se mantienen en un promedio anual de 427,000 mdp desde 2014, con un crecimiento de 4.7% este año.

Sin embargo, el crecimiento de las empresas en el sector ha sido disparejo; Milenio analizó el desempeño de los últimos doce meses en los ingresos de cinco empresas del sector que cotizan en mercados bursátiles: Grupo Televisa, TV Azteca, Megacable, Axtel y las operaciones mó- viles y fijas de América Móvil. Empresas como TV Azteca han sufrido descensos de hasta 25% de sus ingresos, otras como Megacable incrementaron sus ingresos hasta 25%, mientras que los ingresos de Televisa y América Móvil se mantuvieron estables.

De acuerdo con Salomón Padilla, vicepresidente de la Asociación de Telecomunicaciones Independientes de México (ATIM), que agrupa empresarios del sector, no todas las empresas pueden crecer en forma similar, “la regulación será nueva pero no resuelve problemas básicos como la falta de acceso a derechos de vía federales para expandir nuestras redes de telecomunicaciones o la resolución de controversias, que se resuelven sólo en tribunales de la Ciudad de México”. Adrián Ten Kate, economista especializado en el sector escribió en un ensayo que “las reformas probablemente tendrán un efecto redistributivo y benéfico para los usuarios finales en el corto plazo” pero en el largo, el investigador se muestra más escéptico y señala que probablemente las inversiones se contraerán debido a que la competencia estará limitada por las regulaciones que impiden que las empresas superen el umbral de 50% del mercado.

Sin embargo, las promesas de inversión ya están sobre la mesa: empresas como Amé- rica Móvil, Grupo Imagen Multimedia y el mismo Estado mexicano han comprometido más de 16,600 mdd en inversiones de aquí hacia el final de la década. Será cosa de tiempo y la voluntad de empresas y reguladores para convertir las adquisiciones realizadas este año en mejores servicios para los usuarios de telecomunicaciones del país.