Cuando Corea tomó Monterrey

La planta de la armadora coreana KIA detonó el desarrollo en Pesquería, un lugar que vive un boom principalmente en el área de servicios.

Nuevo León

Los estéticos trazos del hangul se han propagado por el municipio neoleonés de Pesquería. Los anuncios escritos en el alfabeto coreano, creado en el siglo XV, conviven con el español como la cultura toda del país asiático que desde hace un año se mezcla en olores, sabores y tradiciones con la atmósfera local, efecto de la inversión de 1,000 millones de dólares (mdd) que KIA Motors anunció en agosto de 2014 para la puesta en marcha de una planta en la entidad.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Migración (INM) a la fecha han ingresado al estado alrededor de 8,000 coreanos, cuando en el Censo de Población y Vivienda 2010 el Inegi apenas registró 3,960 en todo el país. En Pesquería, que cuenta con alrededor de 25,0000 habitantes, han tomado residencia alrededor de 3,000, lo que le ha ganado el apelativo de “Pescorea”. El resto se reparte entre Apodaca, Monterrey y San Pedro Garza García.

Con los coreanos ha llegado también una mayor actividad económica. Hasta hace unos meses, las casas abandonas y pocos negocios dominaban el panorama en un municipio primordialmente agropecuario. Hoy la bonanza es evidente gracias a la inversión de 2,500 mdd que en total inyectaron la armadora y su proveeduría (que incluye firmas como Top Metal, Hanil Tube, Dy Auto, Kumgang Chemical y LBS), que se estima generarán 20,000 empleos directos en los próximos años.

Los beneficios han alcanzado incluso a pequeños negocios. Ferreterías, farmacias, tiendas de abarrotes, panaderías y lavandería reportan un crecimiento exponencial en ventas. Aunque no existen una cifra oficial, estimaciones de los lugareños y autoridades municipales indican que la derrama económica por el “efecto KIA” ronda los 10 millones de pesos mensuales.

Muchas bocas que alimentar

El negocio de la comida es uno de los que más ha florecido. Sobre la carretera Santa María la Floreña que lleva al complejo de la armadora coreana y en frente de donde se construye la planta florecen negocios de comida. Puestos improvisados, camionetas y foodtrucks aprovechan la falta de regulación para operar libremente.

“Yo aquí no pago piso ni nada. Empiezo temprano para pescar buen lugar y también por el tráfico que registra esta parte de Pesquería”, afirma Vicente Cerda, quien desde Guadalupe llega para vender tortas de la barda, típicas de Tampico y con las que alcanza en promedio 3,000 diarios en ventas.

Pero no solamente los lugareños hacen negocio, también los coreanos están invirtiendo en el sector. Sobre la carretera siete establecimientos ofrecen comida coreana, locales sencillos en casas acondicionadas con una infraestructura modesta. Adicionalmente, de acuerdo con las autoridades municipales se han instalado 11 restaurantes con una inversión de 100 mdp.

En este contexto se espera que en diciembre empiece la construcción del Asia Pacific Park, centro comercial en el que se invertirán 200 mdd para edificar locales comerciales, bodegas, restaurantes y un hotel en un terreno de 25 hectáreas.

Los pendientes en puerta Para José Gloria López, ex alcalde de Pesquería, la construcción de la armadora automotriz cambió de golpe la fisonomía del municipio y genera una actividad econó- mica incalculable.

“Lo de KIA Motors fue una bendición, aunque como todo cambio implica resistencia y dificultades”, señaló.

Su ubicación (a 10 minutos del Aeropuerto Internacional de Monterrey), infraestructura hotelera, parques industriales, conectividad, vivienda y servicios fueron claves para que Pesquería fuera elegida sobre municipios como Salinas Victoria y Anáhuac.

Sin embargo, la zona aún enfrenta desafíos en infraestructura vial, hospitalaria y educativa, además de que requiere un eficiente sistema de transporte público.

El ex presidente municipal aseguró que se requieren 1,500 mdp para construir una nueva vialidad paralela a las vías del ferrocarril que ayudaría a desahogar la carga vehicular de Apodaca, que se intensificará cuando inicie operaciones la armadora.

Formación de talento

Otro desafío es la formación de recursos humanos para abastecer de mano de obra preparada no sólo a la armadora, sino a toda la cadena de suministros.

Las bases se han sentado al incorporar clases de coreano en el Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado (Cecyte), una escuela preparatoria técnica que en coordinación con la organización estadunidense Youth Foundation han integrado el idioma a su oferta académica.

Carlos Rubén Carrizales García, director del Cecyte, una escuela con bachillerato técnico con duración de 3 años, explicó que iniciaron a operar en Pesquería hace 2 años con 2 especialidades: técnico en mantenimiento industrial y técnico en procesos de gestión administrativa.

“Queremos ser la primera opción en la formación de técnicos de la zona”, indicó el director del plantel educativo.

Al respecto, Juan Hernández, director de Proyectos de la Secretaría de Desarrollo Social de Pesquería, comentó que la Secretaría de Educación Pública local y el Cecyte firmaron un convenio para que la institución educativa prestara al municipio la infraestructura para poder dar los cursos de coreano, inglés y francés para la comunidad en general.

“No podemos dejar esto en el aire y pensar que esto es para la comunidad si queremos tener verdaderos profesionistas exitosos que se puedan integrar a las cadenas productivas de lo que viene por KIA tenemos que empezar hacer algo más”, afirmó.

La planta de KIA Motors en Pesquería abrirá en 2016 y en 2017 alcanzará una producción de 300,000 unidades. Las operaciones de prueba están en marcha y sólo se afinan detalles. Como la propia armadora, las autoridades municipales y estatales, y la población, deben ponerse a punto para aprovechar las nuevas oportunidades, pues como dicta el dicho coreano, empezar es la mitad de la tarea.