Espacios comerciales se dificultan para franquicias

Algunas, como Black Coffee, han decidido tomar otro camino y buscar espacios en calle; otros, como La Borra del Café, invierten en inmobiliarias para encontrar los lugares.

Guadalajara

Encontrar espacios comerciales para desarrollar negocios locales se ha convertido en un dolor de cabeza para los empresarios jaliscienses, pues el acceso a centros comerciales grandes está cerrado y los locales en calle no son completamente rentables, aseguran. Algunos han buscado con insistencia hasta lograrlo y otros han aceptado la situación y han optado por buscar en otros nichos de mercado.

Para León Reffreger Alonso, director general de Espacios que Inspiran, marca que maneja La Borra del Café, 100 Montaditos y Preludio, lo primero es encontrar las “condiciones técnicas”, las cuales son sencillas, para después buscar la afluencia de personas.

“En los espacios lo primero es encontrar las condiciones apropiadas en base a lo que estás buscando, que tenga cierto metraje cuadrado, que esté en una zona con el segmento que estás esperando, que la zona cubra con el flujo necesario de personas para poder tener un buen negocio, etcétera, son los básicos, especificaciones técnicas, por decirlo de alguna manera”, señaló.

Las complicaciones vienen después, asegurá Reffreger Alonso, pues no es tan compicado encontrar un espacio en la calle que se venda o esté en renta e instalarse, “el tema de entrar en casa es que no tiene el mismo potencial económico que puede llegar a tener un centro comercial como tal, y no puedes estar todo el tiempo en la misma avenida comercial de siempre de la calle de tres cafeterías en el lugar. No es rentable. En calle es mucho más sencillo. En centros comerciales es donde es más complejo porque existen restricciones de giro, restricciones de marcas, de todo tipo”.

Para combatir eso, están centrando su inversión en agencias inmobiliarias que buscan acomodarlos, pues en su caso, con La Borra del Café, los espacios ya están vendidos, pero no hay dónde acomodar las cafeterías. “Lo que estamos haciendo es invertir. Actualmente estamos invirtiendo en dos despachos, en dos agencias inmobiliarias grandotas para que ellos mismos nos promuevan con los grandes desarrolladores, que tienen presencia de tiendas ancla impresionantes. […]  Al día de hoy tenemos 22 franquicias por abrir este año, ya firmadas, falta el lugar. En agosto abrimos cuatro al mismo tiempo, tampoco nos estamos estancando, ahí vamos, pero no estamos abriendo en los grandes centros comerciales”.

Como ejemplo, León Reffreger pone a Monterrey, donde un franquiciatario compró el concepto para toda la zona metropolitana y donde, por los usos de suelo a pie de calle, les ha costado abrir las primeras cafeterías.

TOMAR OTRO CAMINO

Ante las dificultades hay otras franquicias que han decidido tomar otro camino, tal es el caso de Black Coffee, que inició en Guadalajara y ya tiene 23 sucursales, con expansión a Puebla, Oaxaca, Aguascalientes, San Luis Potosí y Colima.

La intención de la marca nunca fue establecerse en grandes centros comerciales, señala Alfredo Soriano, director general de la marca, pues no concuerdan del todo con la filosofía de su negocio.

“Estamos en las ubicaciones en las que siempre hemos querido estar. Los dueños de las plazas comerciales ya nos identifican bien; es un hecho que para ellos, para su plaza, los viste más una marca mundialmente reconocida que conceptos locales. La verdad es que nuestro modelo de negocio cada día va a diferir más de estar en una plaza comercial, de ahora en adelante nosotros vamos a estar fuera de plazas comerciales que dentro, y no por otra cosa sino porque en una plaza tenemos una buena vitrina para exhibir el producto, pero tienes muchas restricciones”.

Soriano destaca el horario como una de las limitantes de los centros comerciales, pues es difícil conseguir una buena afluencia de personas temprano por la mañana, cuando la gente regularmente acude por su café.“Una plaza comercial comienza a tener actividad a las 11 de la mañana y tú para esa hora ya debiste haber hecho el 50 por ciento de tu venta. Si vendes café y productos calientes debe de estar relacionado con horarios muy tempranos o en la noche. Entonces, si ya perdiste la mitad de la venta pues ya para qué”, agrega el empresario.

Para Alfredo Soriano buscar espacios en un centro comercial es absurdo, pues la competencia es excesiva. “Ahora dentro de centros comerciales hay una gran competencia; por ejemplo, nosotros estamos en una plaza donde hay 16 negocios que venden café igual que nosotros y 32 negocios que venden bebidas al igual que nosotros. Es una competencia absurda, estar ahí para sólo tener presencia de marca. Yo lo veo de otra manera, estaremos en los lugares en los que la gente quiere que estemos”.

El siguiente paso para Black Coffee es buscar mercados fuera de la zona metropolitana de Guadalajara, pues con 18 sucursales en el área les parece suficiente.

EXISTE ASESORÍA

Aunque es complicado encontrar los espacios no es imposible hacer crecer el negocio y por eso la Asociación Mexicana de Franquicias (AMF) ofrece apoyo a quienes van empezando. José Ignacio García de la Paz, representante en occidente de la AMF y propietario de Todo para sus Pies, asegura que cuando un franquiciante se acerca a ellos reciben la orientación que necesitan.

“Obviamente la asesoría sí existe. La asesoría de empresas que han sobresalido ante otras, sí les brindamos esos tips; tenemos socios proveedores que están avalados por nosotros, que son empresas de bienes raíces, pero muy especializadas en franquicias; no es la típica que “te vendo una casa”. Es gente que tiene ya todo el logout comercial para tu giro, entonces, como parte de la Asociación Mexicana de Franquicias existen esos socios estratégicos, por así llamarles, que sí cuentan con el convenio de la asociación para poder dar asesoría a las nuevas franquicias o en nuevas zonas”, señaló García de la Paz.

:CLAVES

FRANQUICIAS

El mercado de franquicias en México es el segundo más grande de América Latina, sólo por detrás de Brasil.

En México operan más de 1,450 marcas de franquicias, con alrededor de 77 mil puntos de venta, mismos que generan arriba de 800 mil puestos de trabajo.

El 86 por ciento de las marcas de franquicias son nacionales.

El crecimiento de la industria ha sido constante y mayor al de la economía del país, sólo el año pasado fue de 10 por ciento.