Escasa construcción puede aumentar costo de las viviendas: SHF

Ya trabajan para impulsar el financiamiento a desarrolladoras y recuperar el nivel.
Se pretende elevar la oferta, dice el director general de la Sociedad Hipotecaria Federal.
Se pretende elevar la oferta, dice el director general de la Sociedad Hipotecaria Federal. (Mónica González)

México

La Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) ve en la escasa construcción de vivienda un factor de riesgo, ya que puede derivar en un aumento anormal de precios.

El peligro de una burbuja inmobiliaria está latente, luego de que la producción de vivienda cayó el año pasado por la incertidumbre dentro del sector, explicó a MILENIO Alberto Cano Vélez, director general de la SHF, y aseguró que para dar respuesta ya se trabaja para impulsar el financiamiento que lleve a la construcción a su curso normal.

¿El problema afectará a corto plazo?

Nuestro Departamento Socioeconómico vigila los precios de las viviendas, tanto nacionales como por región; vamos a cuidar mucho que no exista una burbuja, buscaremos financiar al sector; si hubiera escasez de producción puede tener ese efecto y es lo que estoy evitando.

Por otra parte, en el caso particular del Fovissste, platicaba con su vocal sobre el beneficio de bajar el plazo de pago por los créditos que colocan los desarrolladores, de 100 a 20 días. Con esto se disminuye el riesgo de la burbuja, porque las empresas tienen recursos de manera inmediata, entonces se busca mayor oferta y dar pagos oportunos para que no se cargue en la vivienda el costo del financiamiento.

¿Cúal ha sido la respuesta de los desarrolladores?

En septiembre les dije 'pónganse a construir, porque el año que viene va a ser bueno, habrá suficientes recursos, el programa de Infonavit contempla colocar 380 mil créditos, de Fovissste son 70 mil, mínimamente el año que entra va haber 450 mil casas nuevas y 150 mil usadas'.

Les pedí que me desembolsaran. Mi negocio es prestar y apoyarlos, pero ellos fueron más a la expectativa y te puedo decir que en enero, a mi juicio, faltaron viviendas porque se agotó el inventario en diciembre.

Veo que la construcción de viviendas se va a destapar este mes, lo digo porque estoy midiendo muy bien al recibir a todos los desarrolladores personalmente, ya llevamos 72 en la lista para algún crédito sindicado.

¿Cómo van a seguir operando los créditos sindicados?

Son tres modalidades, sindicado uno, que lo lanzamos en 2013; es decir, vamos la SHF y Nacional Financiera (Nafin) juntos, en ésta ya tenemos 15 empresas interesadas; el sindicado dos, donde también participamos ambos pero con un tercer banco, hasta el momento no muchos han levantado la mano, solo tenemos al Banco Inmobiliario Mexicano, ABC Capital, Banco Patrimonio y Metrofinanciera.

Hicimos un sindicado tres, igual entramos nosotros y Nafin, este es un fideicomiso grande, donde van a poder ingresar muchos desarrolladores pequeños, lo administra un banco; en este caso ya aprobamos 5 mil 600 millones de pesos a las cuatro
instituciones antes mencionadas.

¿Qué falta para que los grandes bancos participen?

Me estoy reunido con ellos, los estoy invitando a que nos vayamos juntos en estos créditos sindicados, que le entremos parejo 50 por ciento ellos y 50 por ciento la SHF, para que el sector vea que tanto los privados como los públicos vamos juntos a financiar créditos puente, ya tenemos a Bancomer como interesado y ojalá entre Banorte también.

En este momento estoy reconstituyendo el tejido de mis intermediarios financieros, pero lo estoy haciendo literalmente en primer piso por medio de fideicomisos, rescatando la virtuosidad del crédito puente, que es algo que la banca privada nunca debió abandonar, porque fue lo que desordenó al sector.

¿Perdió la SHF el rumbo en 2013 por arreglar los problemas de las vivienderas (Geo, Urbi y Homex) en crisis?

De ninguna manera, porque no teníamos exposición crediticia con éstas, solo con Urbi; más bien, digamos que la residencia estaba con problemas por una razón sencilla, en los últimos cuatro años las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Sofom) y las Sociedades Financieras de Objeto Limitado (Sofol), que eran los brazos financieros de la SHF, quebraron en su mayoría. Entonces la cartera que éstas administraban nos la dieron en dación de pago.

¿Cuál fue el resultado para la SHF?

Es como si le hubiera caído un aerolito a la SHF, porque no estaba preparado el banco para administrar una cartera de primer piso como la que dejaron esas sociedades, que fue por 46 mil millones de pesos, de 140 mil créditos individuales.

Se tuvo que tomar decisiones, buenas o malas, y se dio esta cartera en dación de pago a siete administradoras, pero, al entregársela, empezaron a aflorar los problemas que venían ocultos por aquellas (Sofom y Sofol) que quebraron, en términos de cartera vencida, de cobranza y sobreavalúos.

¿Qué medidas eran las que se tenían que tomar?

Tenía dos retos muy importantes: cómo contener la cartera vencida y cómo administrar bien la vigente, a través de profesionales, entonces estamos alineando los incentivos para que se cobre; en la primera se busca que la que tiene 48 meses de mora se cure rápidamente y deshacerse de la que ya pasa de este tiempo.

De nuestra cartera, en promedio 28 por ciento corresponde a vencida, ésta se compone de créditos individuales y comerciales, los primeros los recibimos con una cartera vencida de 50 por ciento y los segundos de 9 por ciento.

Pero el aerolito que mencioné no se despedazó, fue una gran piedra que cayó y empezó a rodar, porque todo lo que no se hizo en años anteriores, sobre todo en reservas, causó que en 2013 constituyéramos 5 mil 500 millones de pesos en reservas y empezar a limpiar la casa.

¿En qué otros puntos está retomando su papel la SHF?

Estamos actuando como verdadero regulador de avalúos. Es importante cuidar que no haya sobreavalúos. Antes había 104 unidades y ya cancelamos algunas de éstas que no han cumplido con la entrega de información como la ley lo dicta; hasta el momento hemos dado de baja a diez unidades.