“Inversiones de gas shale en Coahuila no desaparecen”

Las medidas de la federación en el recorte del gasto corriente han sido las adecuadas para contrarrestar los efectos en la caída del precio del petróleo y el incremento del dólar: Bancomext.

Torreón, Coahuila

Para Enrique de la Madrid Cordero, director General del Banco Nacional de Comercio Exterior, las medidas implementadas por la federación en el recorte del gasto corriente han sido las adecuadas para contrarrestar los efectos en el cambio del precio del barril de petróleo y el incremento en el del dólar.

Indicó que Coahuila va en la ruta correcta en el sentido de explotación del gas shale y aunque reconoció que los factores antes descritos retrasan la extracción de ese recurso natural terminará siendo en unos años un beneficio para la entidad y el país.

“La energía para una economía resulta como el alimento para el cuerpo, es decir, tener producción de energéticos competitivos y baratos no solamente le va ayudar a ese sector, sino que se va volver un insumo muy productivo para la industria y va hacer que más manufactura llegue al estado”, argumentó.

También habló de que México cuenta con varios factores para tener una economía más sólida que no únicamente depende del sector energético en 20 años, además de que habido una evolución en la calidad de vida de los pobladores en los últimas tres décadas.

Usted llega a la Comarca Lagunera para sostener una serie de reuniones con empresarios de la región, ¿a qué se debe esto?

"Una ventaja que tenemos en comparación a otros países, es que las grandes industrias ya están aquí, un ejemplo de eso es que en México 15 de las principales marcas mundiales de vehículos en 19 Estados".

Como parte del trabajo del Banco Nacional de Comercio Exterior, donde nuestra labor principal es financiar el comercio exterior tanto las exportaciones de las empresas como las importaciones.

Lo que hacemos es firmar una serie de convenios con los gobiernos de los Estados y lo hacemos en Coahuila para acercarnos más con las empresas y compartir información de nuestro lado, es decir, los productos y servicios que ofrecemos, además cómo podríamos prestar a la entidad.

Y el gobierno del Estado se compromete también a intercambiar información sobre las empresas que forman parte de esta zona.

Tenemos una cartera importante de clientes y el saldo de lo que nos deben al banco es casi de 500 millones de pesos y el año pasado prestamos cerca de 2 mil 500 millones, principalmente en la industria automotriz que una parte importante de la economía de Coahuila, la metalmecánica y la agroindustrial.

Acaba de abordar un tema importante que es una denominación de origen metalmecánico que es  a través de los clúster automotriz, pero está a punto de ingresar otra que es la generación de energía mediante el gas shale, ¿cómo va afectar el incremento del precio del dólar y el desplome en el precio del barril del petróleo?

Uno de los temas más importantes que tenemos en México como motor de desarrollo sin duda es el sector energético y sobre todo a partir de las reformas estructurales que se aprobaron en esa área, pues se va a permitir la inversión privada en lo que fue un monopolio del Estado. 

En el caso del gas es una buena noticia por lo que hemos venido haciendo en los últimos años es construir una serie de ductos que vengan de Texas, pasen a Coahuila y vayan a otras partes del país para que la industria mexicana tenga una energía mucho más barata y hay que recordar que las empresas en México pagan un 75 por ciento más cara la electricidad que las empresas similares en Estados Unidos.

Sin embargo no es tan buena noticia para el gobierno federal, debido a que una parte importante de sus ingresos todavía viene de los energéticos y para eso debemos seguir trabajando para que las finanzas dependan menos de esa área.  A la economía en su conjunto la noticia suele ser buena, porque le baja los costos de los insumos.

¿Cómo visualizar el Estado de Coahuila en unos años cuando comience a explotarse el tema de la energía mediante a la exploración de otros tipos de productos que se dan naturalmente?

Para que nos demos una idea de la dimensión el costo del gas en Centroamérica lo andan pagando a algo así como 24 dólares el BTU, mientras que en Texas esa misma cantidad cuesta tres dólares y eso quiere decir que la diferencia de costo resulta enorme.

Y México comparte geológicamente prácticamente la misma zona que la texana y la expectativa es que nosotros podremos en el futuro poder extraer ese gas a precios muy competitivos a beneficios nuestro.

En el corto plazo con la caída de los precios del petróleo se estima que quizá esas inversiones pudieran posponerse, pero de ninguna manera desaparecer y según algunos estudios, México tiene la cuarta o sexta reserva mundial más grande gas shale y está en estados como Coahuila y no pude ser más que una fortaleza.

¿Coahuila está en la senda correcta de apostarle en la mayor parte de su infraestructura al desarrollo del gas shale?

Creo que una economía será más sana en la medida que tenga también actividades más diversificadas y en el Estado la industria automotriz es muy importante y hay que recordar que México ya es el cuarto exportador de vehículos en el mundo, el sexto productor en vehículos ligeros y el séptimo en transportes pesados.

Incluso cifras del mes de enero nos indican que rompimos un récord en producción de vehículos y también en exportación.

La disminución de los precios del petróleo en los Estados Unidos ya ha traído como consecuencia la disminución en el precio de las gasolinas y ha generado una mayor demanda por los vehículos, entonces estar en la industria automotriz en Coahuila es buena señal y lo que hay que buscar es nuevos motores de desarrollo y sin duda los energéticos le va ayudar.

La energía para una economía resulta como el alimento para el cuerpo, es decir, tener producción de energéticos competitivos y baratos no solamente le va ayudar a ese sector, sino que se va volver un insumo muy productivo para la industria y va hacer que más manufactura llegue al Estado.

¿Completa o no la Reforma Energética de este país?

Lo que ya ocurrió y es una parte muy importante y me parece debe destacarse porque luego se nos olvida en México lo que hacemos y nos focalizamos más en nuestros obstáculos y retos, es una reforma de la mayor trascendencia y en tema que sabíamos que debimos haber enfrentado desde hace más de 20 años y finalmente se pudo hacer.

Ahora estamos en la etapa de la instrumentación, pero ya pasó la ronda cero que es donde se le asignan a Pemex los campos que puede explotar, luego viene la ronda uno que precisamente es abrirlo ahora sí a las empresas privadas para ver cómo pueden participar en lo que son las aguas someras y después en profundas.

Me parece que vamos a buen camino y de acuerdo con estudios como la OCD nos señalan que si estas reformas se instrumentan bien, eso nos debiera aportar en los próximos años un punto adicional del Producto Interno Bruto (PIB) y que es prácticamente un 50 por ciento de lo que hoy traemos, pues en promedio en los últimos 30 años hemos crecido 2.3 por ciento. 

Si además hiciéramos otras, como el fortalecimiento al Estado de Derecho y temas que tienen que ver con seguridad y pensiones, ellos estiman que eso nos daría otro punto adicional.

Usted ha dicho que en 25 años México podría ser una economía de avanzada, ¿qué significa esto y no es una declaración aventurada en estos tiempos?

No digo aventurada, pero sí un poco a contracorriente porque la percepción en general es que tenemos problemas de seguridad y que la economía no crece al ritmo que queremos.

Trato de demostrar prácticamente lo contrario a través de un libro (México en la generación del desarrollo) y lo que sostengo es la plataforma a la que hemos llegado con todo y sus rezagos tenemos una expectativa de vida de 74 años de edad, 28 millones de viviendas y un 90 por ciento de esas ya tienen una serie de servicios.

Y también contamos con ventajas comparativas, al lado de la economía más grande del mundo, una población joven, clases medias crecientes, recursos naturales, así como un entorno internacional que independientemente del precio del petróleo nos hemos vuelto más competitivos versus China o Brasil, y las reformas estructurales que hemos en los últimos dos años afirmo que podríamos y debiéramos aspirar a convertirnos en un país desarrollado en los próximos 25 años.

¿Suma esta declaración a contracorriente a la disminución al gasto corriente de algunas dependencias neurálgicas del país, tales como seguridad pública y otros rubros que de pronto se estancaron durante este año para el gobierno federal?

El gasto público en los últimos seis o siete años ha venido creciendo de manera importante y esto quizá representaba al gobierno federal 20 por ciento hace tiempo y ahora anda alrededor del 25.

La administración actual también se propuso un mayor gasto público y hasta de deuda para tratar de enfrentar lo que era la desaceleración a nivel internacional, pero ahorita con la caída del precio del petróleo hacer un ajuste al gasto representa una señal positiva y eso demuestra que no vamos a incurrir en errores del pasado.

Hay empresas norteamericanas que han vaticinado un desplome todavía importante en el petróleo hasta llegar a los 20 dólares el barril, ¿qué opina?

No tendría capacidad de vaticinar y creo que nadie. He oído de todo, pues hay quienes piensan que en el segundo semestre de este año podrían repuntar los precios entre 50 y 60 dólares el barril, pero hay quienes son más negativos y piensan que pudiera ser hasta dos años.

Una de las cosas que pongo como ejemplo para demostrar que hemos avanzado como país, resulta que los precios del petróleo ahora lo que ha tenido como consecuencia es un ajuste del gasto público, pues una disminución en el año 1981 generó casi la quiebra de nuestro país porque en ese entonces el 70 por ciento de nuestras exportaciones eran petróleo y un en día no son más del 12 por ciento.

Hay también quienes dicen que no hemos visto la cara más oscura todavía del tema del petróleo, es decir, su caída y el repunte del precio del dólar hasta el 2016

"La disminución de los precios del petróleo en los Estados Unidos ya ha traído como consecuencia la disminución en el precio de las gasolinas y ha generado una mayor demanda por los vehículos, entonces estar en la industria automotriz en Coahuila es buena señal".

Pudiera ser, pero repito que hoy en día el 85 por ciento de las exportaciones mexicanas son manufacturas y dentro de ellas la más importante son los vehículos. Es decir que el sector automotriz es uno de los sectores más dinámicos de nuestra economía y se va ver beneficiado con la caída de los precios del petróleo.

¿Qué nos puede decir respecto a su libro?

Aunque parezca irónico, los mexicanos de hoy estamos mucho mejor que los de hace 50 años y hemos alcanzado temas muy importantes como la expectativa de vida que es de 74 años de edad, la que resulta muy similar a la de los países más desarrollados.

En el caso de la educación, a pesar de lo que queda pendiente por hacer y los rezagos, tenemos 33 millones de mexicanos estudiando todos los días que es equivalente a la población de Nicaragua, Honduras y Guatemala toda junta.

Y en cuanto a las ventajas comparativas, estar al lado de la economía más grande del mundo y del consumidor con mayor propensión al gasto. A pesar de todo lo que ha crecido China, un chino tiene un poder adquisitivo de tan sólo un 13 por ciento de un norteamericano… estar nosotros a un lado de los norteamericanos es un beneficio para nosotros.

¿No nos habremos quedado atrás en el tema de la proveeduría de servicios o bienes? 

Creo que hemos avanzado, pero ese es el gran reto y oportunidad. Al preguntarnos cómo vamos a crecer, realmente una buena parte de la explicación va ser permitirle a las empresas pequeñas y medianas permitirles un nivel de productividad de las grandes. Lo vamos hacer conectándolas, por ejemplo en Coahuila lo que tenemos que generar es una mejor industria de proveeduría de la muy ya destacada industria automotriz.

Y una ventaja que tenemos en comparación a otros países, es que las grandes industrias ya están aquí, un ejemplo de eso es que en México 15 de las principales marcas mundiales de vehículos en 19 estados.