Enfrentarán empresarios cierre de negocios en 2014

Como consecuencia de las reformas fiscal, energética y financiera aprobadas por el gobierno federal, dijo el dirigente de la Unidem, Francisco Cuevas Dobarganes.
Industria metalmecánica.
(Foto: Andrés Lobato)

Ecatepec

Los empresarios del Estado de México enfrentarán un escenario desalentador durante el 2014 que provocará que la actividad se contraiga, genere cierre de empresas y el despido de trabajadores, ello como consecuencia de las reformas fiscal, energética y financiera aprobadas por las principales fuerzas políticas y el gobierno federal este año.

Francisco Cuevas Dobarganes, dirigente de la Unión Industrial de la entidad, resaltó que los financieros enfrentarán el incremento de muchos impuestos y servicios, como el impuesto sobre nóminas estatal, que subió de 2.5 a 3 por ciento, aumento de valores de referencia para el cálculo del valor catastral, que sirve de base para el pago del predial, y en el caso de los servicios, el incremento en los precios de la energía eléctrica y de las gasolinas que generan un país cada vez menos competitivo.

"Pensamos que no era adecuado el aumento de tantos impuestos, pues le pegas al sector industrial que hoy está en recesión; el panorama no pinta nada bien, podría haber recorte de personal y cierre de algunas empresas mexiquenses", dijo Cuevas Dobarganes.

Expresó que los sectores más afectados serán los de fabricación de muebles, siderurgia y materiales de construcción, y que éste último continuará con el mayor impacto negativo pues en 2014 ya no habrá más construcciones ante la bancarrota que enfrentan las principales empresas en este ramo, a consecuencia de la mala planeación para sus desarrollos durante el sexenio de Felipe Calderón.

"Consideramos que en el Estado de México no habrá venta de materiales de construcción para el próximo año, pues tan sólo en Ecatepec había una empresa con cuatro plantas que de dedicaban a la fabricación de cocinas y ya cerraron", afirmó.

Explicó que en el anterior sexenio hubo un incentivo desmedido y sin planeación al sector inmobiliario que generó la construcción de grandes desarrollos con miles de viviendas, ubicadas en municipios alejados de la ciudad como Tecámac, Zumpango, Chalco y Huehuetoca, donde hoy las casas son abandonadas por su propietarios ante el alto costo que representa el traslado y la fatiga de hasta cinco horas diarias hasta sus fuentes de empleo.

Dobarganes mencionó que a pesar de las reformas estructurales, no se verá el incremento en el empleo en el corto plazo y los efectos negativos de la reforma fiscal sí se experimentarán los próximos meses.