Energética mejorará perspectiva de crecimiento de México: Moody’s

La firma calificadora consideró que la reforma atraerá más inversiones en el sector petrolero y energético, terminando con los monopolios de Pemex y CFE y reducirá los costos.
Moody's
(Especial)

Ciudad de México

La aprobación de la reforma energética es un factor positivo para las calificaciones soberanas de México, pues atraerá inversiones y mejorará la perspectiva de crecimiento del país en los próximos tres a cinco años, estimó hoy Moody's Investors Service.

En un reporte, refirió que el lunes pasado la mayoría de las legislaturas estatales de México aprobaron una reforma integral del sector energético, que era el último paso legislativo necesario para completar una reforma constitucional aprobada previamente por el Congreso federal.

"Esperamos que esta legislación tenga un efecto significativo en Petróleos Mexicanos (Pemex, Baa1,estable) y la industria petrolera, atrayendo inversiones y mejorando las perspectivas de crecimiento de México durante los próximos tres a cinco años, todos ellos aspectos crediticios positivos para el soberano", añadió.

La calificadora internacional consideró que la reforma aprobada fue más amplia y de mayor alcance de lo que se esperaba, proporcionando las condiciones que serán muy similares a los ofrecidos por los países que han logrado atraer la inversión privada a su sector petrolero.

Señaló que la propuesta inicial del gobierno contemplaba únicamente los contratos de utilidades compartidas, una característica que el gobierno modificó en el proyecto final que aprobó el Congreso.

"La reforma elimina efectivamente la condición de monopolio de Pemex, la empresa petrolera estatal, permitiendo la participación del sector privado en la exploración y explotación de petróleo", apuntó.

Precisó que aunque el gobierno mantendrá la propiedad de las reservas de hidrocarburos, las empresas participantes podrán registrar el interés económico de sus contratos de acuerdo con las reglas de la Comisión de Valores y Cambios de Estados Unidos.

En un reporte por separado, la evaluadora internacional de riesgo crediticio también consideró que la aprobación de la reforma energética es un factor crediticio positivo para el sector eléctrico mexicano.

Mencionó que la aprobación en los congresos estatales fue el último obstáculo para que la tan esperada reforma constitucional terminara con el monopolio en la generación y comercialización de la energía eléctrica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE Baa1/ Aaa.mx, estable), la paraestatal de energía eléctrica.

"Esto es un factor crediticio positivo para compañías de electricidad privadas debido a que incrementará sus operaciones y también para CFE porque bajará sus costos de producción y necesidades de inversión", agregó.

Apuntó que la reforma incrementará la capacidad de generación de electricidad con tecnologías más limpias a través de la inversión privada, impulsará la eficiencia con mayor participación privada y reducirá los costos de electricidad.

Mencionó que el gobierno mantendrá el control del sistema nacional de electricidad y transmitirá y distribuirá la energía de manera exclusiva, pero CFE podrá contratar a otras compañías para proveer estos servicios.